Apar­ta­men­to DE PA­SO…

LA URBE CO­MO DES­TINO OCASIONAL

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO APARTAMENTO - Tex­to: Vianny So­lano Fotos: Mar­tín Ro­drí­guez

Des­de el interior a la ciu­dad. ¿Te has pre­gun­ta­do có­mo se­ría el cam­bio de vi­da?

Pa­ra que los sen­ti­dos no se dis­pa­ren y em­pie­ces a sen­tir sen­sa­cio­nes ex­tra­ñas, tra­tan­do de des­ci­frar có­mo se­ría ese cam­bio, te con­ta­mos, jun­to a la di­se­ña­do­ra/

de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res Fanny Lo­ra, có­mo es­tá vi­vien­do una pa­re­ja es­ta ex­pe­rien­cia. Su vi­da se desen­vuel­ve en el nor­te de país, pe­ro en es­tas pá­gi­nas co­no­ce­rás có­mo los re­ci­be “la ca­pi­tal” en una mo­ra­da di­se­ña­da

en su interior jus­to a la me­di­da de sus ne­ce­si­da­des.

¿Có­mo fue­ra tu vi­da, si en lu­gar de vi­vir en la ciu­dad so­lo va­ca­cio­na­ras en ella? ¿Te lo has pre­gun­ta­do? Ale­ja­dos del bu­lli­cio y el caos en ho­ras es­tra­té­gi­cas. Sin mu­cho tu­mul­to en lu­ga­res de com­pra y ca­lles donde to­da­vía se de­ja sen­tir esa bri­sa fres­ca sin olor a hu­mo. ¡Qué ma­ra­vi­lla! Siem­pre es­ta­mos bus­can­do ese lu­gar ideal de des­can­so que nos lle­ve a la paz, tran­qui­li­dad y con­fort com­ple­to, ale­ja­dos de la ciu­dad y to­do lo que ella pue­da im­pli­car.

Pe­ro si en lu­gar de eso bus­ca­ras un po­co de la ra­pi­dez de la ciu­dad, en­con­trar­te con per­so­nas que no co­no­ces y que tie­nen di­fe­ren­tes cos­tum­bres; y a la ho­ra de dor­mir, en lu­gar de gri­llos y pa­ja­ri­tos es­cu­ches bo­ci­nas y por­to­nes eléc­tri­cos… ¿no? Bueno, no tie­nes por qué ser tan caó­ti­co, sino que la me­tró­po­li guar­de sus bon­da­des pa­ra esas es­ca­pa­di­tas o com­pro­mi­sos, co­mo un re­ga­lo con una her­mo­sa en­vol­tu­ra y te brin­de la aven­tu­ra de ser des­cu­bier­ta y dis­fru­ta­da des­de otro án­gu­lo. En es­te ar­tícu­lo, que­re­mos con­tar­te con lu­jos y de­ta­lles, jun­to a la di­se­ña­do­ra/de­co­ra­do­ra de in­te­rio­res Fanny Lo­ra, có­mo es­tá vi­vien­do una pa­re­ja es­ta ex­pe­rien­cia. Su vi­da se desen­vuel­ve en el nor­te de país, pe­ro en es­tas pá­gi­nas co­no­ce­rás có­mo los re­ci­be “la ca­pi­tal”. Es­te apar­ta­men­to es de una ten­den­cia ecléc­ti­ca. Co­mo ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal tie­ne la mez­cla de va­rios es­ti­los, por ejem­plo, el co­me­dor tie­ne una ten­den­cia ha­cia lo retro y la sa­la de es­tar es de un es­ti­lo

La lámpara es el re­sul­ta­do de la com­bi­na­ción de va­rios ele­men­tos, donde po­de­mos pre­pon­de­rar las di­fe­ren­tes pie­les que la con­for­man. Es­tá com­pues­ta por un tam­bor donde es­tá con­te­ni­da una pla­ca en acrí­li­co blan­co y un man­da­la que sim­bo­li­za la pros­pe­ri­dad. He­cho en MDF de donde cuel­ga la lámpara ti­po chan­de­lier, la cual tie­ne a su al­re­de­dor una es­pe­cie de ca­de­nas de me­tal.

más mo­derno pe­ro nin­guno de los dos se an­te­po­ne al otro. “Es­ta vi­vien­da en par­ti­cu­lar es la se­gun­da mo­ra­da de es­ta fa­mi­lia, la cual re­si­de en el interior del país y la usan los fi­nes de se­ma­na, por lo tan­to, no tie­ne que guar­dar la for­ma­li­dad, ni las exi­gen­cias de una ca­sa per­ma­nen­te. Los es­pa­cio sue­len ser menos es­truc­tu­ra­dos y más li­ge­ros”, ex­pli­ca Lo­ra, quien tam­bién nos re­cuer­da que al mo­men­to de de­co­rar cual­quier vi­vien­da, lo pri­me­ro a tener en cuen­ta son las ne­ce­si­da­des del pro­pie­ta­rio y sus pre­fe­ren­cias, ya a par­tir de es­to, de­fi­nir el es­ti­lo y el uso de los es­pa­cios. En es­te ren­glón tam­bién se cir­cuns­cri­ben los to­nos y co­lo­res de las es­tan­cias, pues tie­nen que ver con la per­so­na­li­dad de los pro­pie­ta­rios, las ten­den­cias ac­tua­les y el es­ti­lo que se bus­ca plas­mar por do­quier. Es el ca­so de la am­plia sa­la, por ejem­plo, su ta­ma­ño se de­be a que se cam­bia­ron las dis­po­si­cio­nes de los es­pa­cios co­mo es­ta­ba di­se­ña­do ori­gi­nal­men­te, y el es­pa­cio des­ti­na­do al co­me­dor se in­te­gró a la sa­la ya exis­ten­te, crean­do así un gran am­bien­te pa­ra re­ci­bir mu­chas per­so­nas

Los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos co­lo­ca­dos en las pa­re­des fue­ron ele­gi­dos con el pro­pó­si­to de com­ple­men­tar el am­bien­te, sien­do es­tos de una es­ca­la y efec­tos im­pac­tan­tes. Des­ta­ca la fo­to­gra­fía en to­nos azu­les co­lo­ca­da en la pa­red del área que es des­ti­na­da co­mo lobby.

al mis­mo tiem­po, sien­do ex­ce­len­te pa­ra reunio­nes for­ma­les y/o so­cia­les. ¿Có­mo se ha­ce la tran­si­ción de un área a otra? La ex­per­ta pun­tua­li­za que la cla­ve es­tá en tener “un es­pa­cio to­tal­men­te abier­to, donde las áreas se in­te­gran unas con otras, sin qui­tar­le pro­ta­go­nis­mo a nin­gu­na es­tan­cia, dan­do así co­mo re­sul­ta­do un am­bien­te de una at­mós­fe­ra li­ge­ra y equi­li­bra­da”. En es­te apar­ta­men­to to­dos los es­pa­cios son muy oco­ge­do­res, co­mo el de la am­plia sa­la; tam­bién se ob­ser­va una tran­si­ción donde se ma­te­ria­li­za el co­me­dor que es­tá ubi­ca­do en un es­pa­cio con­ti­nuo a la co­ci­na y tie­ne la ca­pa­ci­dad pa­ra sen­tar cin­co co­men­sa­les. En la ban­que­ta pe­ga­da jun­to a la pa­red po­de­mos sen­tar tres per­so­nas y a los ex­tre­mos una a ca­da la­do. Si es ne­ce­sa­rio se dis­po­nen las ban­que­tas azu­les co­lo­ca­das de­ba­jo del au­xi­liar, ubi­ca­do a un ex­tre­mo y que pos­te­rior­men­te pue­den ser dis­pues­tas donde desee­mos, pro­por­cio­nán­do­nos dos lu­ga­res ex­tras, es de­cir, que las pie­zas del co­me­dor pue­den ex­pan­dir el es­pa­cio. ¿Qué de los mue­bles? Me pre­gun­ta­ba si el he­cho de es­tar en la ciu­dad opa­ca­ba un po­co ese de­seo de mue­bles con­for­ta­bles, con los que nos que­re­mos en­con­trar al mo­men­to de ir a esa ca­sa de des­can­so fue­ra de la ciu­dad. Re­gu­lar­men­te esos mue­bles pue­den pa­re­cer­nos pa­sa­dos de mo­da, pe­ro que nues­tras men­tes lo asi­mi­lan co­mo una pie­za in­va­lua­ble, lle­na de nos­tal­gias y re­cuer­dos que has­ta hue­len.

Pues re­sul­ta que en es­ta ca­sa ca­da pie­za fue mi­nu­cio­sa­men­te se­lec­cio­na­da pa­ra ca­da es­pa­cio y los mue­bles no po­dían ser la ex­cep­ción. Las es­ca­las de lo que ve­mos va­rían mu­cho por es­ta ra­zón. El mo­bi­lia­rio en su to­ta­li­dad fue con­fec­cio­na­do a la me­di­da, tan­to la par­te co­rres­pon­dien­te a los mue­bles ela­bo­ra­dos en ma­de­ra y la par­te de la ta­pi­ce­ría. No por es­to de­jan de ser có­mo­dos y vintage, pues al tiem­po que se ven mo­der­nos tie­nen ese to­que clá­si­co y de an­ta­ño. Hay unos so­fás en especial so­bre l os cua

les re­po­sa una man­ta. “La mis­ma nos in­vi­ta su­til­men­te a sen­tir­nos en ca­sa. Es de­cir, al mo­men­to de es­tar vien­do te­le­vi­sión po­de­mos ha­cer uso de es­ta, dán­do­nos co­bi­jo y ese an­he­la­do ca­lor de ho­gar. Es­tos de­ta­lles mar­can la di­fe­ren­cia y nos ha­cen sen­tir ver­da­de­ra­men­te en ca­sa”, afir­ma nues­tra es­pe­cia­lis­ta. Es mo­men­to de arries­gar­se y po­ner a prue­ba có­mo te iría a ti, si apos­ta­ras por es­te ti­po de cam­bios. ¡Es­pe­ra­mos que nos es­cri­bas y nos cuen­tes!

EL GRIS CO­MO PRO­TA­GO­NIS­TA. El gris es un co­lor neu­tro con el que pue­des con­tar a la ho­ra de com­prar o re­ta­pi­zar tus mue­bles y, co­mo co­lor de ba­se, acep­ta muy bien cual­quier to­na­li­dad con el cual quie­ras ju­gar. Otros to­nos de gris en la de­co­ra­ción le si­guen el pa­so, sien­do el ama­ri­llo quien da ese “a pop of co­lor” con las ma­ce­tas y bo­te­lla ama­ri­lla. El co­lor ver­de pro­por­cio­na un po­co más de vi­da y la fres­cu­ra vie­ne da­da por los he­le­chos di­se­mi­na­dos su­til­men­te en to­da la sa­la. ¿Quién di­ce que se ve frío y po­co acogedor?

JUN­TAS ES ME­JOR. Mu­chas de las pie­zas usadas en es­tos am­bien­tes son ver­da­de­ras obras de ar­te que ten­drían pro­ta­go­nis­mo es­tan­do so­las, pe­ro jun­tas han sa­bi­do enar­bo­lar el an­ti­guo re­frán de que la unión ha­ce la fuer­za.

LAS PIE­ZAS con­si­de­ra­das icó­ni­cas que se de­jan ver en ca­da es­tan­cia no pue­den pa­sar des­aper­ci­bi­das; so­bre to­do

las del lobby y co­me­dor. Los es­pe­jos en el re­ci­bi­dor, las pie­zas tro­que­la­das en acrí­li­co, la lámpara, cua­dros y de­más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.