EN­CAN­TO EN LA MON­TA­ÑA

El al­ma aco­ge­do­ra de es­ta ca­sa de mon­ta­ña si­gue des­per­tan­do emo­cio­nes a sus pro­pie­ta­rios en ca­da vi­si­ta. Cá­li­da, lu­mi­no­sa y con to­ques de ma­de­ra por to­dos la­dos... ¡Da gus­to es­tar aquí! La “ca­si­ta” se abre al pai­sa­je y a los re­fle­jos do­ra­dos del sol so­bre

Aldaba - - MORADAS ÍCONOS DE ESTILO Y ARQUITECTURA -

Un jar­dín es­pa­cio­so y si­len­cio­so. Lle­gar has­ta aquí ha va­li­do la pe­na. En­trar en es­ta ca­sa es dis­fru­tar del pai­sa­je y de unos es­pa­cios có­mo­dos, lu­mi­no­sos y lle­nos de en­can­to. El di­se­ña­dor de in­te­rio­res Tony Abreu, se in­vo­lu­cró en es­te pro­yec­to des­de los pla­nos, pa­san­do por la elec­ción de los ma­te­ria­les en la es­truc­tu­ra, has­ta lle­gar a la pro­pia de­co­ra­ción de in­te­rio­res. Pa­ra mues­tra un bo­tón; bas­ta con ver la fa­cha­da, en pri­me­ra ins­tan­cia pa­re­ce una re­si­den­cia de lo más tí­pi­ca, –es­to di­ce Ja­ra­ba­coa por to­das par­tes­la cer­ca de ma­de­ra con su puer­te­ci­ta to­da pin­ta­da de blan­co, los te­chos de te­jas a va­rias aguas, la pe­que­ña sa­lien­te de la chi­me­nea, la ga­le­ría con din­tel de ma­de­ra al na­tu­ral… Pe­ro en una mi­ra­da más cer­ca­na y de­ta­lla­da ve­mos un jue­go en­tre lo ba­rro­co y lo tro­pi­cal, un ver­da­de­ro ro­man­ti­cis­mo au­tóc­tono, donde el ex­ce­so se une a lo su­bli­me en bus­ca de la be­lle­za ideal. La ca­sa tie­ne la mar­ca in­con­fun­di­ble de los re­fu­gios de mon­ta­ña. Te­chos abuhar­di­lla­dos y a va­rias aguas de ma­de­ra de pino, una aco­ge­do­ra chi­me­nea de pie­dra vis­ta y mu­lli­dos mue­bles... Sin em­bar­go, hay

al­go que la dis­tin­gue, y es el uso del blan­co y el azul. El se­llo de Ja­ra­ba­coa se le ha lo­gra­do a la vi­vien­da, cu­brién­do­la de ma­de­ra, te­chos y sue­los. So­bre es­ta ba­se, muy aco­ge­do­ra, la de­co­ra­ción se ha cen­tra­do en el uso de la ma­de­ra pa­ra los mue­bles y en las ta­pi­ce­rías que con­tras­ta en to­nos co­lo­ri­dos y fres­cos. Por su par­te, los mue­bles ver­sá­ti­les y a la me­di­da apro­ve­chan el es­pa­cio. Des­de uno de los so­fás del salón, que el di­se­ña­dor Tony Abreu ha co­lo­ca­do sa­bia­men­te fren­te al gran ven­ta­nal, pue­de con­tem­plar­se las vis­tas in­creí­bles del tu­pi­do pai­sa­je. La luz en­tra por las nu­me­ro­sas ven­ta­nas de la ca­sa; en­tra sin más, no hay en to­da la vi­vien­da ni una so­la cor­ti­na que la cu­bra.

Con­tex­tua­li­zan­do el en­torno

Pe­ro an­tes de seguir con la ca­sa, vie­ne bien un po­co de con­tex­to: hay dos co­sas qué pen­sar de Ja­ra­ba­coa si nun­ca se ha ido, mon­ta­ñas y flo­res. Y sí, tie­ne de am­bas mu­cho, de es­tas úl­ti­mas bas­ta con ver el fes­ti­val de las flo­res, una ac­ti­vi­dad que vi­bra de co­lor y olor. La ve­ge­ta­ción en Ja­ra­ba­coa es im­pre­sio­nan­te,

En la pa­le­ta de co­lor uti­li­za­da,

hay al­go que dis­tin­gue es­ta mo­ra­da, y es el uso del blan­co y el azul. “El azul ha si­do des­de siem­pre mi co­lor, y es ex­ce­len­te

pa­ra la ca­sa; la ma­yo­ría de las pie­zas de­co­ra­ti­vas que hay por to­da la mo­ra­da han ido lle­gan­do a mí a lo lar­go de mi vi­da, hay pie­zas re­cien­tes y

pie­zas muy an­ti­guas”.

por el cli­ma y la tie­rra in­creí­ble­men­te fér­til, por lo que no es ra­ro en­con­trar fes­ti­va­les co­mo ese. Un pe­que­ño de­ta­lle que no es tan co­no­ci­do y que por eso no se le aso­cia con Ja­ra­ba­coa es la gas­tro­no­mía tí­pi­ca: las are­pas. Dé­ca­das atrás, cuan­do el tra­mo ca­rre­te­ro en­tre Ja­ra­ba­coa y La Vega era otra co­sa, los ven­de­do­res am­bu­lan­tes ini­cia­ron su acam­pa­da dia­ria y has­ta es­tos días es una cos­tum­bre que se man­tie­ne. Han so­bre­vi­vi­do por so­bre to­dos los de­más ne­go­cios la ven­ta de are­pas. Pue­de ver­se du­ran­te va­rios ki­ló­me­tros las ca­se­tas con humean­tes man­ja­res, lla­man­do al tran­seún­te y sin em­bar­go es di­fí­cil que quien no ha vi­si­ta­do la re­gión co­noz­ca es­te am­plio co­mer­cio.

Las mon­ta­ñas son una co­sa apar­te… es co­mo an­dar el lo­mo de un gi­gan­tes­co dro­me­da­rio. Ob­via­men­te la ve­lo­ci­dad no es al­go re­co­men­da­ble, por lo que es un ca­mino he­cho sin du­da pa­ra dis­fru­tar­se; ora se ve el pue­blo, ora no, ora se ve el pai­sa­je, ora se ve un bos­que tu­pi­do. ¿In­flu­ye to­do es­to en el di­se­ño? Cla­ro que sí, en el via­je, el re­co­rri­do va crean­do un áni­mo, va al­te­ran­do la per­cep­ción del des­tino. ¿Y qué es to­do es­te via­je si no es un pro­ce­so de des­in­to­xi­ca­ción de la vi­da afa­no­sa de las ciu­da­des? Pues al lle­gar uno, ya es­tá pre­pa­ra­do pa­ra dis­fru­tar to­do lo que una ca­sa es­con­di­da en una de las más be­llas mon­ta­ñas tie­ne pa­ra ofre­cer.

Aho­ra bien, an­tes ha­blá­ba­mos de “El se­llo de Ja­ra­ba­coa”, pe­ro ¿qué es es­to? Los ho­ga­res de las mon­ta­ñas de es­ta re­gión tie­nen unos

La fa­cha­da de pa­re­des blancas y las te­jas re­cu­pe­ra­das le dan un in­con­fun­di­ble es­ti­lo. “Es­ta es una zo­na de al­to in­te­rés pai­sa­jís­ti­co y cla­ro, las vi­vien­das de­ben agre­gar be­lle­za al pai­sa­je sin im­po­ner­se”, cuen­ta el in­terio­ris­ta Tony Abreu.

muy mar­ca­dos có­di­gos ar­qui­tec­tó­ni­cos. Ja­ra­ba­coa tie­ne su es­ti­lo y es vi­sual­men­te más ob­vio que el de la ma­yo­ría de los asen­ta­mien­tos del país. Es­to vie­ne da­do, sin lu­gar a du­da, por to­do lo an­tes men­cio­na­do. Es in­ne­ga­ble que por es­te cli­ma exis­tan las po­cas ca­sas con chi­me­neas del país, tam­bién lo es el he­cho de que el pai­sa­je sea tan im­po­nen­te, que “exi­ja” ven­ta­na­les y bal­co­nes en to­das las ca­sas, y co­mo es­tos, mu­chí­si­mos otros ele­men­tos que tam­bién se ve­rán más ade­lan­te.

Ho­gar fa­mi­liar

Los pro­pie­ta­rios tie­nen cla­ro qué le gus­ta más de su ca­sa de cam­po. “El pa­tio es mi san­tua­rio. Su be­lle­za se pue­de dis­fru­tar to­do el año”. La fa­cha­da de pa­re­des blancas y te­jas re­cu­pe­ra­das, le dan el in­con­fun­di­ble es­ti­lo de las ca­sas de Ja­ra­ba­coa. “Es­ta es una zo­na de al­to in­te­rés pai­sa­jís­ti­co y cla­ro, las vi­vien­das de­ben agre­gar be­lle­za al pai­sa­je sin im­po­ner­se”, cuen­ta el in­terio­ris­ta Tony Abreu.

Las me­sas del pa­tio fue­ron re­ga­los de amis­ta­des del pro­pie­ta­rio, tie­nen la pro­pie­dad de tener una ba­se de hie­rro que se man­tie­ne, mien­tras que el to­pe pue­de ser cam­bia­do por cual­quier jue­go de ce­rá­mi­ca. Ca­be ha­cer no­tar en es­te pun­to, que los mue­bles en su ma­yo­ría fue­ron traí­dos de apar­ta­men­tos an­te­rio­res de los pro­pie­ta­rios, pe­ro que en­ca­jan per­fec­ta­men­te en el di­se­ño.

En la plan­ta ba­ja, hay un pe­que­ño cuar­to de es­tar que da ac­ce­so a los dor­mi­to­rios. Es aquí donde se en­cuen­tra el úni­co te­le­vi­sor de la ca­sa. ¿Ca­sua­li­dad? No, ¿ex­cen­tri­ci­dad? Mu­cho menos… es una pe­que­ña téc­ni­ca que ma­gis­tral­men­te apli­có el di­se­ña­dor; por un la­do, le re­cuer­da a to­da la fa­mi­lia que han ve­ni­do a com­par­tir y fra­ter­ni­zar y por otro la­do, los in­vi­ta a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des dis­tin­tas a las acos­tum­bra­das en la bu­lli­cio­sa ca­pi­tal. A él se accede por una es­ca­le­ra en “ele” que tie­ne en el des­can­so una agra­da­ble co­lec­ción

Abreu no so­lo es un di­se­ña­dor de in­te­rio­res au­to­di­dac­ta, sino que tam­bién es de­co­ra­dor de even­tos y di­se­ña­dor de jo­ye­ría. Es­to úl­ti­mo pue­de ver­se en los di­se­ños de los es­pe­jos de la chi­me­nea, en los ba­ños, y en las mam­pa­ras de las dis­tin­tas lám­pa­ras de la ca­sa.

de por­ce­la­na. La “sa­li­ta”, co­mo le di­cen ca­ri­ño­sa­men­te al es­pa­cio sus pro­pie­ta­rios, es un es­pa­cio de con­tras­tes; los mue­bles Art Nou­veau y es­ti­lo Im­pe­rio com­par­ten con pie­zas tra­di­cio­na­les y au­tóc­to­nas de mim­bre te­ji­do. Así mis­mo un ma­ce­te­ro afri­cano se ilu­mi­na con una lámpara de lí­neas fran­ce­sas y am­bos des­can­san so­bre una “cof­fe ta­ble” es­ti­lo in­glés, y a la de­re­cha de es­ta una cre­den­za de es­ti­lo ita­liano de pos­gue­rra.

Bus­can­do la luz del blan­co

Cuan­do se plan­teó la de­co­ra­ción, el di­se­ña­dor Abreu te­nía cla­ro que que­ría una ca­sa prác­ti­ca, aco­ge­do­ra y muy ví­vi­da. Por eso mez­cló sin mie­do, mue­bles de lí­neas mo­der­nas con pie­zas más “an­ti­ques”. La prac­ti­ci­dad de la ca­sa se ha­ce evi­den­te en mu­chos de­ta­lles. El sue­lo, de ma­de­ra de pino pu­li­da con un tra­ta­mien­to especial an­ti­man­chas, uni­fi­ca el es­pa­cio com­par­ti­do por el salón y la co­ci­na. Las pa­re­des de la ca­sa, se han pin­ta­do tam­bién de blan­co. Una idea sen­ci­lla que re­ga­la am­pli­tud a to­dos los es­pa­cios. Por esas mis­mas pa­re­des va­mos des­cu­brien­do gra­ba­dos y pin­tu­ras que aña­den to­ques de co­lor a to­da la ca­sa. Así ve­mos que el blan­co en sus di­fe­ren­tes ga­mas es uno de los de­no­mi­na­do­res co­mu­nes de es­ta mo­ra­da.

So­bre el din­tel de la en­tra­da hay un pe­que­ño mu­ral que es crea­ción del di­se­ña­dor de in­te­rio­res Tony Abreu. Así tam­bién se pue­den en­con­trar en to­da la ca­sa, co­mo se ha vis­to, mu­chas otras pie­zas de di­se­ño úni­co que per­so­na­li­zan los es­pa­cios de es­ta mo­ra­da.

Pe­ro no es un blan­co “im­po­lu­to”, sino que tie­ne una sua­ve pá­ti­na. Si uno se fi­ja en las si­llas del co­me­dor, des­cu­bre que su es­truc­tu­ra de ma­de­ra fue pin­ta­da y pos­te­rior­men­te li­ja­da pa­ra “en­ve­je­cer­la” en un li­ge­ro “de­ca­pa­do”. La me­sa por su par­te es una rús­ti­ca la­ja de sa­mán. “Es­ta pie­za de ma­de­ra– el to­pe de la me­sa de co­me­dor– es de cuan­do hi­cie­ron la ca­rre­te­ra a Sa­ma­ná, sin em­bar­go, la de la sa­la –la me­sa de cen­tro– fue de un ár­bol que ca­yó en el ci­clón Da­vid”.

“Ele­gi­mos es­te blan­co cre­mo­so, que da am­pli­tud y cla­ri­dad y ali­ge­ra el peso de la ma­de­ra. De he­cho, las te­las y mue­bles van en es­ta mis­ma lí­nea: tex­tu­ras na­tu­ra­les y to­nos sua­ves, ma­de­ras de­ca­pa­das... las si­llas del co­me­dor, por ejem­plo, an­tes eran os­cu­ras”. De las que ha­bla son Tho­net del 1876 ori­gi­na­les y el pro­pie­ta­rio agre­ga: “yo iba a com­prar ma­te­ria­les y veo en una ca­mio­ne­ta, por el par­que En­ri­qui­llo, es­te gru­po de si­llas, yo co­no­cía las Tho­net des­de ha­cía mu­chos años, pa­ro al cho­fer con la es­pe­ran­za de que las ven­die­ra y ¡oh ma­ra­vi­lla!, te­nía mu­chí­si­mas si­llas, lo úni­co ma­lo es que la ma­yo­ría es­ta­ba de­te­rio­ra­da y so­lo pu­de com­prar seis… y des­de ese tiem­po las es­toy usan­do.”

El de­ca­pa­do de es­tas ha si­do na­tu­ral. Sin em­bar­go, otras pie­zas pin­ta­das en blan­co fue­ron tra­ba­ja­das por el mis­mo Abreu, co­mo por ejem­plo, la me­si­ta de cen­tro de la sa­la del bal­cón. “Una vez en ca­sa, la de­ca­pa­mos. Sí, me en­can­ta ha­cer ma­nua­li­da­des. ¿Ves las mam­pa­ras de las lám­pa­ras? Las he he­cho yo, así co­mo el es­pe­jo de la ha­bi­ta­ción de in­vi­ta­dos o el que es­tá so­bre la chi­me­nea”, cuen­ta.

Nos va­mos y re­gre­sa­mos a la bu­lli­cio­sa ciu­dad con la sen­sa­ción de ha­ber es­ta­do en una ca­sa di­fe­ren­te al res­to de re­fu­gios de mon­ta­ña. Abierta a lo na­tu­ral, es aco­ge­do­ra y ra­dian­te.

“...veo en una ca­mio­ne­ta, es­te gru­po de si­llas... yo co­no­cía las Tho­net des­de ha­cía mu­chos años, pa­ro al cho­fer con la es­pe­ran­za de que las ven­die­ra y ¡oh ma­ra­vi­lla! te­nía mu­chí­si­mas si­llas… y des­de ese tiem­po la es­toy usan­do.”

Tex­to: En­ma­nuel Pe­ña Fotos: Sil­ve­rio Vidal

La ve­ge­ta­ción y el di­se­ño Ja­ra­ba­coa es una tie­rra muy fér­til ade­más de tener gran­des tra­mos de te­rreno po­co po­bla­do, donde pro­li­fe­ran li­bre­men­te to­do ti­po de ár­bo­les. Es por es­to que mu­chas per­so­nas la han ele­gi­do co­mo lu­gar de des­can­so y re­la­ja­ción. Al mo­men­to de cons­truir es­to de­be ser to­ma­do en cuen­ta, y fue por es­to que el di­se­ña­dor Tony Abreu es­tu­vo in­vo­lu­cra­do en el pro­ce­so des­de la elec­ción de los ma­te­ria­les.

El es­pa­cio y su uso La ca­sa es­tá muy bien apro­ve­cha­da. Los mue­bles son es­pa­cio­sos, pe­ro jus­tos. En la plan­ta al­ta son po­cas las pa­re­des in­ter­nas, por el con­tra­rio la di­vi­sión del es­pa­cio es mí­ni­ma. “Tam­bién, pa­ra ali­ge­rar, he­mos ele­gi­do el blan­co pa­ra las pa­re­des y la ma­yor can­ti­dad de ven­ta­na­les po­si­bles”. La prac­ti­ci­dad de la ca­sa se ha­ce evi­den­te en mu­chos de­ta­lles. El sue­lo de ma­de­ra, por ejem­plo, uni­fi­ca el es­pa­cio com­par­ti­do por el salón y la co­ci­na.

Es­pa­cio co­mún

En la plan­ta ba­ja es donde se en­cuen­tra el úni­co te­le­vi­sor de la ca­sa. ¿Ca­sua­li­dad? No, es una pe­que­ña téc­ni­ca que apli­có el di­se­ña­dor; por un la­do, le re­cuer­da a to­da la fa­mi­lia que han ve­ni­do a com­par­tir y fra­ter­ni­zar y por otro la­do, los in­vi­ta a rea­li­zar ac­ti­vi­da­des dis­tin­tas a las de la bu­lli­cio­sa ca­pi­tal.

Si­lla Tho­net

Co­no­ci­da co­mo “la Si­lla de las si­llas” su le­yen­da las pre­ce­de. Su ma­de­ra de Ha­ya cur­va­da, su es­truc­tu­ra li­via­na y de en­sam­ble, y su mé­to­do de pro­duc­ción en se­rie mar­ca­ron un an­tes y un des­pués en la historia del di­se­ño in­dus­trial. Y si con eso no es su­fi­cien­te im­pre­sión, se cuen­ta que se con­fir­mó su in­des­truc­ti­ble com­po­si­ción al ser arro­ja­da al va­cío des­de lo al­to de la To­rre Eif­fel (otras ver­sio­nes más humildes afir­man que el pro­pio Mi­chael Tho­net la arro­jo de la ven­ta­na de su ta­ller y sa­lió ile­sa. Cien­tos de ellas han so­bre­vi­vi­do a lo lar­go de los años.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.