Lo­ren­zo Castillo di­se­ña­dor de in­te­rio­res

Ha­blar de Lo­ren­zo Castillo es to­car el te­ma de las an­ti­güe­da­des, de la fu­sión; es ha­blar so­bre la au­da­cia de mez­clar pa­ra con­se­guir re­sul­ta­dos inima­gi­na­bles… Ha­blar de es­te re­co­no­ci­do y des­ta­ca­do de­co­ra­dor es­pa­ñol es aden­trar­se en la nue­va in­ter­pre­ta­ció

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Tex­to: Re­dac­ción Al­da­ba Fo­tos: Ar­chi­vo Lo­ren­zo Castillo

Ala en­tra­da, jus­to en la plan­ta ba­ja, es­tá el her­mo­so pa­tio. El lu­gar de la ca­sa que se lle­va el mé­ri­to de ser el más fres­co y aco­ge­dor. Sí, es­ta­mos ha­blan­do del her­mo­so pa­tio de la ca­sa de Lo­ren­zo Castillo, un pa­la­ce­te del si­glo XIX, que el in­terio­ris­ta con­vir­tió en ca­sa-ta­ller (la ca­sa per­te­ne­cía al con­de de To­rri­jos, se­gún fuen­tes de In­ter­net).

El pa­tio tie­ne una gran can­ti­dad de plan­tas que se mez­clan de ma­ne­ra ma­jes­tuo­sas con las obras de ar­te; y no es­pe­ra­ría­mos me­nos del fa­mo­so an­ti­cua­rio que ha sa­bi­do muy bien mez­clar lo clá­si­co con lo mo­derno. Y es­ta es pre­ci­sa­men­te una de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de su tra­ba­jo. Ya aden­tra­dos en la ca­sa, se no­ta las enor­mes pro­por­cio­nes de las ha­bi­ta­cio­nes. Lám­pa­ras de di­fe­ren­tes es­ti­lo y épo­cas, prin­ci­pal­men­te de los años 40 y 50, son las en­car­ga­das de dar el to­que de luz don­de sea ne­ce­sa­rio. Es­pe­jos, pin­tu­ras y an­ti­güe­da­des co­mo una con­so­la años 30, ha­cen una com­po­si­ción per­fec­ta jun­to a las téc­ni­cas de en­ve­je­ci­mien­to con que se tra­ba­ja­ron las pa­re­des. Si ha­bla­mos de su tra­ba­jo, la lis­ta de obras co­mo car­ta de pre­sen­ta­ción es am­plia, pe­ro ca­be men­cio­nar al­gu­nos tra­ba­jos de los que po­dría­mos lla­mar obras maes­tras. Men­cio­ne­mos por ejem­plo el res­tau­ran­te es­pa­ñol si­tua­do en la an­ti­gua se­de del Lloyd's Bank en Lon­dres; el Pa­la­cio San­to Mau­ro y Mu­seo del Tra­je, am­bos pro­yec­tos en Ma­drid, Es­pa­ña. Por su tra­yec­to­ria y tra­ba­jo, es con­si­de­ra­do co­mo uno de los de­co­ra­do­res y di­se­ña­do­res de in­te­rio­res más im­por­tan­te de su tie­rra na­tal. Pe­ro Lo­ren­zo

El gran es­pe­jo. Una pie­za que en­ga­la­na la ga­le­ría que sir­ve de en­tra­da lo es el gran

es­pe­jo. Una con­so­la en hie­rro, plan­tas con di­fe­ren­tes al­tu­ras y pie­zas de co­lec­ción ador­nan la es­tan­cia, que con su gran in­ge­nio, Lo­ren­zo lo­gró más allá de los es­que­mas tra­di­cio­na­les de la de­co­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.