UN ES­TI­LO DE VI­DA

La vi­da al ai­re li­bre se ha con­ver­ti­do en un es­ti­lo de vi­da. ¿Cuál es el día de ve­rano per­fec­to? Pa­ra mu­chos, es uno per­di­do en en­sue­ño. En un en­sue­ño, so­lo re­cor­dan­do ese úl­ti­mo via­je al sur de Fran­cia, las is­las grie­gas, Tos­ca­na o el Ca­ri­be. O sim­ple­men

Aldaba - - COCINA EXPERTOS ORIENTAN - Tex­to: Elai­ne Mar­kout­sas Tra­duc­ción/edi­ción Al­da­ba

Hoy más que nun­ca, via­jes, fo­tos de Ins­ta­gram y ta­blas de Pin­te­rest, pu­bli­ca­cio­nes de di­se­ño y blogs es­tán ayu­dan­do a dar for­ma a es­ti­los de vi­da al ai­re li­bre. Re­crear ex­pe­rien­cias o es­ce­na­rios, es­pe­cial­men­te de lu­ga­res de lu­jo, es su me­ta prin­ci­pal. El fo­co es se­duc­ción, con la in­ten­ción de di­ri­gir la mi­ra­da a los pro­duc­tos que le ayu­da­rán a for­mar su pro­pio san­tua­rio lleno de fres­cu­ra. Un lu­gar pa­ra des­co­nec­tar­se, en­tre­te­ner­se y re­la­jar­se. La fir­ma RH, co­no­ci­da por sus ca­tá­lo­gos va­ria­dos, tie­ne por su­pues­to uno en­te­ra­men­te de­di­ca­do a mo­bi­lia­rio al ai­re li­bre, en el que abar­ca to­das las ca­te­go­rías de ma­te­ria­les (te­ca, te­ji­dos, me­ta­les...), con los di­se­ño esen­cia­les con for­mas dis­tin­ti­vas, a me­nu­do en gran es­ca­la. Me­sas y ac­ce­so­rios im­pre­sio­nan­tes, in­clu­yen­do lin­ter­nas ar­qui­tec­tó­ni­cas de te­ca o la­tón, com­ple­tan las so­fis­ti­ca­das co­lec­cio­nes. En un ca­tá­lo­go de West Elm se mues­tra mon­ta­je al ai­re li­bre, con el te­ma exó­ti­co, con un mo­derno so­fá en un en­torno en­mar­ca­do por

la ve­ge­ta­ción exu­be­ran­te. Y en el si­tio web de Front­ga­te, hay una es­ce­na idí­li­ca, exu­be­ran­te de se­tos flo­re­cien­tes y una pis­ci­na re­flec­tan­te. Ese es pre­ci­sa­men­te el pun­to: es pres­tar más aten­ción a los es­pa­cios al ai­re li­bre y el con­cep­to de am­pliar nues­tros es­pa­cios de vi­da y es­ti­los más allá de las pa­re­des de nues­tros ho­ga­res. “Pa­ra mí, la ‘sa­la' al ai­re li­bre nun­ca fue real­men­te una ten­den­cia, sino que es un es­ti­lo de vi­da”, di­ce Ri­chard Fri­nier. “La gen­te es­tá vol­vien­do al pla­cer de en­tre­te­ner­se en ca­sa, que ha si­do ali­men­ta­do no so­lo por las ten­den­cias de re­sor­tat-ho­me, sino por otros con­cep­tos ins­pi­ran­do pa­ra que las per­so­nas dis­fru­ten”.

LO­COS POR LOS MO­DU­LA­RES

Los mue­bles sec­cio­na­les tam­bién es­tán en boga. Son mue­bles que fá­cil­men­te se adap­tan a las ne­ce­si­da­des y gus­tos en lo que tie­ne que ver con can­ti­da­des, mo­de­los, et­cé­te­ra.

Por la co­mo­di­dad, el es­ti­lo y el atrac­ti­vo de las te­las, tam­bién tie­nen a mu­chos con­su­mi­do­res tras es­tas pie­zas pa­ra in­te­rio­res.

Vuel­ta a los clá­si­cos Frances Iron es una de las dos co­lec­cio­nes lan­za­das

por el si­tio de ven­ta de de­co­ra­ción pa­ra el ho­gar, One Kings La­ne. Las pie­zas

tie­nen la ele­gan­cia del hie­rro for­ja­do, pe­ro es­tán

cons­trui­das en alu­mi­nio re­sis­ten­te a la in­tem­pe­rie.

(Fo­to: One Kings La­ne).

Al ai­re li­bre

Las te­las son de la co­lec­ción de Thi­baut’s Por­ti­co y ofre­cen una ga­ma de im­pre­sio­nes muy va­ria­das. El so­fá ro­sa po­ne el con­tras­te en el am­bien­te. (Fo­to:

Thi­baut / Sun­bre­lla).

Pa­ra el uso al ai­re li­bre El mim­bre sin­té­ti­co ma­rrón tie­ne re­fle­jos gri­ses, y su te­la, una ra­ya en di­fe­ren­tes to­nos crea­da por los aco­pla­mien­tos on­du­lan­tes,

mez­cla los co­bri­zos; y no­tas mas­cu­li­nas y fe­me­ni­nas. (Fo­to: La­ne­ven­tu­re). En la fo­to de la de­re­cha: No es de ex­tra­ñar que la plu­ma de pa­vo real ha­ya ins­pi­ra­do es­ta sor­pren­den­te si­lla es­cul­tó­ri­ca del di­se­ña­dor fi­li­pino Ken­neth Co­bon­pue. La si­lla es li­ge­ra, he­cha a

mano. (Fo­to: Ken­neth Co­bon­pue).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.