EL SA­MÁN: INS­PI­RA­CIÓN DEL JAR­DÍN

Aden­trar­se en es­te jar­dín don­de un par de sa­ma­nes se mi­ran a dis­tan­cia, fren­te a fren­te, es su­mer­gir­se en un mun­do de se­re­ni­dad y paz. Es ale­jar­se del bu­lli­cio y las ten­sio­nes. Es es­tar con­si­go mis­mo.

Aldaba - - JARDINES EXTERIORES - Tex­to: Car­men­chu Bru­sí­loff Fo­tos: Ju­lio Cé­sar Pe­ña

las plan­tas res­pon­den al ca­ri­ño. Prue­bas hay mu­chas. Co­mo es­te jo­ven e idí­li­co jar­dín, a es­ca­sos me­tros del trá­fa­go ci­ta­dino, crea­do por el amor a las plan­tas de una jo­ven dama. En un es­pa­cio abier­to a los cua­tro pun­tos car­di­na­les, tu­vo su ins­pi­ra­ción y pun­to de par­ti­da en un sa­mán sem­bra­do en lo que tiem­po atrás era un pe­que­ño pa­tio. Las grue­sas ra­mas de es­te ár­bol con me­dio si­glo a cues­tas sir­ven, cual muscu­losos bra­zos, de so­por­te a otras plan­tas. Con­for­man un es­plén­di­do con­jun­to con el in­men­so y bien cui­da­do cés­ped y otros ár­bo­les y plan­tas en mu­chas de las cua­les pun­tean las flo­res de di­ver­sos ma­ti­ces, en un equi­li­brio cro­má­ti­co do­mi­na­do por el ver­dor de la ve­ge­ta­ción. Di­ría­se que has­ta aquí se ha tras­la­da­do el Edén. Más aún cuan­do, al ano­che­cer, un refrescante ai­re­ci­llo es­par­ce el aro­ma sen­sual de la que lla­man “dama de día, pu­ta de no­che” (es una es­pe­cie de azu­ce­na: Pol­yant­hes tu­be­ro­sa), mien­tras en con­ta­das oca­sio­nes se es­cu­chan las can­ta­ri­nas vi­bra­cio­nes de so­na­je­ros ja­po­ne­ses que, es­tra­té­gi­ca­men­te col­ga­dos de di­fe­ren­tes ra­mas, son me­ci­dos por el vien­to.

En tan plá­ci­do am­bien­te, pro­yec­ta­do a par­tir del sa­mán, al otro ex­tre­mo del mu­lli­do cés­ped sem­bra­ron otro. Tie­ne ape­nas cin­co años. Aquí o acu­llá re­sal­tan iris blan­cos y ama­ri­llos, or­quí­deas, al­he­líes, ore­jas de ele­fan­te, palmeras, cuerno de ar­ce (Pla­ti­se­nio) mo­ra­dos y uno que otro blan­co que, pa­ra su due­ña, se con­vier­te en una jo­ya pues es po­co co­mún. Son mues­tras del amor a la na­tu­ra­le­za de quien con ellas con­ver­sa en si­len­cio. Otros apa­sio­na­dos de las plan­tas les ha­blan en voz al­ta. Ca­da cual tie­ne con ellas su re­la­ción pe­cu­liar. Lo pri­mor­dial es in­ter­cam­biar con ellas, co­mo se­res vi­vos.

“Yo ha­blo en si­len­cio, pa­ra mí. Soy muy es­pi­ri­tual. Dios mío, ¿qué le pa­sa a es­tas plan­tas?” Y las plan­tas es­cu­chan sus pa­la­bras y reac­cio­nan por igual a ese cons­tan­te y amo­ro­so cui­da­do “que obli­ga a ir adap­tan­do la plan­ta o cam­biar­la se­gún avan­za la ve­ge­ta­ción. La plan­ta te va di­cien­do lo que quie­re”. Y cuan­do quie­re agua, co­mo el iris, “rie­go en la no­che. A las 24 ho­ras es­tá lle­na de flo­res. Las plan­tas reac­cio­nan. Yo ne­ce­si­to ver que las flo­res sal­gan, por­que ese es el lo­gro que he he­cho de ellas. Es el hi­jo. El ver­las flo­re­cer es lo má­xi­mo”. El es­fuer­zo da sus fru­tos. El jar­dín, trans­for­ma­do en bu­có­li­ca es­tam­pa, in­vi­ta a com­par­tir en so­se­ga­do en­torno.

EQUI­LI­BRIO Y CONTRASTES Las ver­des to­na­li­da­des equi­li­bran el pai­sa­jis­mo y crean contrastes que re­sal­tan la be­lle­za na­tu­ral e in­di­vi­dual de las plan­tas. Del Sa­man sa­ma­nea cuel­gan he­le­chos cuerno de ar­ce y or­quí­deas Den­dro­bium anos­mun. Al fon­do, pal­ma Ptys­chos­per­ma ma­cart­hu­rii. A la som­bra del sa­mán: fi­lo­den­dro con­go ver­de y ore­ja de ele­fan­te (al fon­do), cu­yas ho­jas gran­des y com­pac­tas crean un des­can­so vi­sual y de con­tras­te con otras es­pe­cies de ho­jas de me­nor ta­ma­ño. La gra­ma es ber­mu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.