En San­to Do­min­go, el ve­rano es eter­na pri­ma­ve­ra

Un as­pec­to del pa­tio tra­se­ro de la vi­vien­da, con la bar­ba­coa de la­dri­llo ar­te­sa­nal en pri­mer plano. Un Bon­sái de ro­sa del de­sier­to so­bre la me­sa y al fon­do un lu­ju­rio­so Planty­ce­rium, ado­sa­do a la pa­red. Ma­ce­te­ros de pe­que­ño ta­ma­ño, con di­ver­sas plan­tas, a

Aldaba - - MORADAS ÍCONOS DE ESTILO Y ARQUITECTURA - Cé­sar Iván Fe­ris Igle­sias Ar­qui­tec­to Ma­ría Cris­ti­na de Ca­rías Mu­seó­lo­ga Fo­tos: Ale­jan­dro Gon­zá­lez

re­sul­ta una in­tere­san­te cir­cuns­tan­cia que en me­dio de nues­tro am­bien­te se pro­duz­can con­di­cio­nes de uni­dad, som­bra y fres­cor tro­pi­cal que be­ne­fi­cien la pro­duc­ción bo­tá­ni­ca, tan­to en jar­di­nes a ras de tie­rra co­mo en ma­ce­te­ros pa­ra el ex­te­rior e in­te­rior de ca­sas, ga­le­rías y ga­ze­bos en vi­vien­das y apar­ta­men­tos. Hay que te­ner en cuen­ta que en ca­da ca­so, se de­be pro­veer la alimentación ade­cua­da así co­mo con­ser­var la hu­me­dad re­que­ri­da por las di­ver­sas es­pe­cies. Tam­bién hay que su­mar las po­das que de­ben ha­cer­se en pe­río­dos pos­te­rio­res a la flo­ra­ción. Nues­tro país, des­pués de la crea­ción del Jar­dín Bo­tá­ni­co Na­cio­nal, ha re­ci­bi­do un gran nú­me­ro de plan­tas pro­ve­nien­tes del ex­tran­je­ro,

las que se han acli­ma­ta­do a la per­fec­ción. Se pue­de afir­mar que, en los úl­ti­mos, se ex­por­ta gran­des can­ti­da­des de plan­tas or­na­men­ta­les que se pro­du­cen en nues­tro te­rri­to­rio.

Por es­te mo­ti­vo, las uni­ver­si­da­des lo­ca­les han de­bi­do ins­ti­tuir cá­te­dras so­bre el te­ma de pai­sa­jis­mo, pa­ra for­mar pro­fe­sio­na­les que pue­dan res­pon­der a la de­man­da que ca­da día cre­ce más en nues­tro país.

Los jar­di­nes de la fa­mi­lia cu­ya ca­sa ex­pu­si­mos en el nú­me­ro an­te­rior, son ob­je­to de nues­tro es­tu­dio. A la en­tra­da del an­te­jar­dín de la vi­vien­da, se en­cuen­tra una tre­pa­do­ra es­pec­ta­cu­lar, lla­ma­da po­pu­lar­men­te “pé­trea”; es­ta se ca­rac­te­ri­za por la abun­dan­cia de fo­lla­je y flo­ra­ción en dos co­lo­res, el azul mal­va y el blan­co gris, me­nos co­mún que el pri­me­ro. Una ca­rac­te­rís­ti­ca de es­ta en­re­da­de­ra es su rá­pi­do cre­ci­mien­to y la fa­ci­li­dad de su man­te­ni­mien­to, ya que con po­ca hu­me­dad, flo­re­ce abun­dan­te­men­te. La pé­trea, cu­bre fun­da­men­tal­men­te los ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos, pro­du­cien­do la sen­sa­ción de que la mis­ma co­bi­ja a las per­so­nas que se acer­can a la vi­vien­da.

In­me­dia­ta­men­te se pe­ne­tra al es­pa­cio pri­va­do, la pa­red nor­te des­apa­re­ce co­mo con­se­cuen­cia de una im­pre­sio­nan­te agru­pa­ción de Planty­ce­rium que, co­lo­ca­dos so­bre so­por­tes de tron­cos de he­le­chos ar­bó­reos, se re­pro­du­cen con fir­me­za y se­gu­ri­dad y apor­tan la más fres­ca sen­sa­ción de tró­pi­co an­ti­llano. Es­ta plan­ta pa­rá­si­ta es ele­gi­da no so­lo por su be­lle­za, sino tam­bién por la fa­ci­li­dad de man­te­ni­mien­to, ya que bas­ta con hu­me­de­cer­la fre­cuen­te­men­te.

Ha­cia el sur del an­te­jar­dín, con­tem­pla­mos una ar­tís­ti­ca com­bi­na­ción de to­pia­rios de siem­pre­vi­vas, rea­li­za­do en ar­mo­nía con el es­pa­cio cir­cun­dan­te, es­pe­cial­men­te con el mu­ro de

Planty­ce­rium y una pal­ma ver­ti­cal que le apor­ta es­ca­la al con­jun­to. La siem­pre­vi­va es una plan­ta fuer­te y de fá­cil man­te­ni­mien­to, pe­ro al ser uti­li­za­da co­mo to­pia­rio, re­quie­re de una per­ma­nen­te po­da pa­ra con­ser­var im­pe­ca­bles las for­mas geo­mé­tri­cas de los mis­mos. De­be­mos des­ta­car

El pa­tio re­cu­bier­to con la­jas de pie­dra, pre­sen­ta un as­pec­to fres­co y tro­pi­cal que in­vi­ta a re­la­jar­se y des­can­sar. La com­bi­na­ción del la­dri­llo ar­te­sa­nal, la ve­ge­ta­ción y los di­ver­sos mue­bles de me­tal, en es­te pa­tio ci­ta­dino que no re­quie­re de gra­nes cui­da­dos, brin­da so­laz y es­par­ci­mien­to a los due­ños de ca­sa y sus in­vi­ta­dos.

que den­tro de las áreas pai­sa­jís­ti­cas se pue­den in­cluir ele­men­tos ar­qui­tec­tó­ni­cos y ob­je­tos, co­mo una cam­pa­na me­tá­li­ca, cer­ca de la puer­ta prin­ci­pal.

Uno de los de­ta­lles más im­por­tan­tes en la vi­vien­da es un jar­dín in­te­rior a lo lar­go del es­tar prin­ci­pal. Una se­rie de pér­go­las pa­ra­le­las sos­tie­nen una me­dia cu­bier­ta en hor­mi­gón, de­jan­do to­tal­men­te abier­to al sol y al ai­re la mi­tad res­tan­te del es­pa­cio que que­da pro­te­gi­do del ex­te­rior me­dian­te re­jas me­tá­li­cas. Un gru­po mix­to de plan­tas or­na­men­ta­les, ta­les co­mo dra­cae­nas, raf­fias ex­cel­sas, are­cas y ore­ga­ni­llos, apor­tan na­tu­ra­le­za al am­bien­te. Al fon­do, una pa­red re­ves­ti­da de la­dri­llo, sos­tie­ne fa­ro­las pa­ra la ilu­mi­na­ción, en ar­mo­nía con otras que cuel­gan de las pér­go­las. Es­te jar­dín cuen­ta con una se­rie de co­lum­nas de pie­dra que sos­tie­nen un to­pe de la­ja na­tu­ral en el que apo­yan bo­yas ma­ri­nas de glo­bos de cris­tal azul mar, in­te­gra­das a agru­pa

cio­nes de ele­men­tos lí­ti­cos de di­fe­ren­tes for­mas y ta­ma­ños, en­tre los que se en­tre­mez­clan he­le­chos en ma­ce­te­ros di­si­mu­la­dos den­tro de es­tos. El jar­dín pos­te­rior cuen­ta con dos es­pa­cios, en don­de los mu­ros es­tán tra­ba­ja­dos con la­dri­llos ar­te­sa­na­les que for­man ar­que­rías cie­gas, com­bi­na­das con otras dos pro­yec­ta­das con cu­bier­tas de te­jas, en don­de en la pri­me­ra fun­cio­na una fuen­te y, en la se­gun­da al fon­do, una bar­ba­coa. Es­ta pa­vi­men­ta­do con lo­sas de pie­dra. La ve­ge­ta­ción se en­cuen­tra sem­bra­da en ma­ce­te­ros de di­ver­sos ta­ma­ños que com­bi­nan plan­tas de­co­ra­ti­vas con Platy­ce­riums ado­sa­dos a los mu­ros. So­bre el mo­bi­lia­rio de si­llas y me­sas en me­tal, exis­te una im­pre­sio­nan­te va­rie­dad de bon­sáis de plan­tas di­ver­sas, ta­les co­mo tri­ni­ta­rias, ro­sa­les y otros de flo­ra­ción, que apor­tan la no­ta de co­lor, agra­da­ble al am­bien­te ge­ne­ral.

El jar­dín a lo lar­go del es­tar prin­ci­pal cons­ti­tu­ye el ma­yor atrac­ti­vo de la ca­sa. Con vi­gas pa­ra­le­las y en­re­ja­do a cie­lo abier­to, la luz pe­ne­tra a rau­da­les, per­mi­tien­do el sano cre­ci­mien­to de ra­ca­neas, raf­fias ex­cel­sas y are­cas. Fa­ro­las cuel­gan de las vi­gas.

OTRO AS­PEC­TO DEL PA­TIO con un her­mo­so pa­ra­sol al la­do de una me­sa. En pri­mer plano, la pa­red de la­dri­llo con di­ver­sos ador­nos de ce­rá­mi­ca pin­ta­da a mano. Una me­se­ta de pie­dra, ado­sa­da a la pa­red, sos­tie­ne un bon­sái. Los Planty­ce­rium le dan un lu­ju­rio­so as­pec­to al mu­ro. Al fon­do la

bar­ba­coa y otro jue­go de mue­bles.

Vis­ta de la en­tra­da de la vi­vien­da con la es­pec­ta­cu­lar pé­trea arro­pan­do al vi­si­tan­te, mien­tras los Plan­ti­ce­rium le dan una lu­jo­sa y tro­pi­cal bien­ve­ni­da. Los to­pia­rios del an­te­jar­dín mues­tran sus atrac­ti­vas lí­neas geo­mé­tri­cas. Una es­bel­ta pal­me­ra con­fie­re es­ca­la al con­jun­to.

LA ME­SE­TA DE PIE­DRA con­tie­ne ele­men­tos lí­ti­cos y bo­yas ma­ri­nas de cris­tal azul mar, jun­to a he­le­chos en ma­ce­te­ros, di­si­mu­la­dos den­tro de las pie­dras. Al fon­do, la pa­red de la­dri­llos apor­ta co­lo­ri­do al atrac­ti­vo con­jun­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.