el es­plen­dor de la pri­ma­ve­ra

Pa­ra los aman­tes de la na­tu­ra­le­za no hay una co­sa más her­mo­sa que los pri­me­ros bro­tes ver­des de pri­ma­ve­ra. Ca­da es­ta­ción del año es im­pre­sio­nan­te y la po­de­mos apre­ciar a tra­vés de los jar­di­nes ex­te­rio­res, que no son más que lu­ga­res úni­cos, aco­ge­do­res e

Aldaba - - EXTERIORES EXPERTOS ORIENTAN - Ma­no­li­ta Me­jía Pai­sa­jis­ta Fo­tos: Cor­te­sía de Ar­qui­flo­ra

El co­lor de las plan­tas, com­bi­na­do con los ele­men­tos del en­torno, crea es­pa­cios des­ta­ca­dos, ade­más de fun­cio­na­les. Las va­rie­da­des de plan­tas, ca­mi­nos de pie­dras, pis­ci­nas, fuen­tes, ga­ze­bos, es­tan­ques que ha­cen de es­pe­jo y uti­li­zan la luz a fa­vor de la es­té­ti­ca del jar­dín; la­jas, pi­sos de ma­de­ra, lu­mi­na­rias... son ele­men­tos que de­be­mos in­cluir, de mo­do que se adap­ten a las ne­ce­si­da­des y ac­ti­vi­da­des co­ti­dia­nas. El agua, so­bre to­do, tie­ne un lu­gar im­por­tan­te en la con­cep­ción del es­pa­cio ex­te­rior. La po­de­mos in­cluir a tra­vés de pis­ci­nas, cho­rre­ras o, sim­ple­men­te, un be­be­de­ro pa­ra los pá­ja­ros. Las flo­res, en

to­do su es­plen­dor y ga­ma de co­lo­res, apa­re­cen co­mo ar­te de ma­gia en ár­bo­les, ar­bus­tos, flo­res exó­ti­cas o, sim­ple­men­te, en una hier­ba de di­mi­nu­ta flor, dán­do­le la bien­ve­ni­da a la pri­ma­ve­ra. Es im­por­tan­te cla­si­fi­car las flo­res y ar­bus­tos por su co­lor y per­fu­me en el jar­dín, por lo agra­da­ble que es el pa­so en­tre ellas y per­ci­bir su aro­ma. De no exis­tir plan­tas o flo­res aro­má­ti­cas, po­dría­mos co­lo­car al fon­do del mis­mo una agra­da­ble plan­ta co­mo el ilán ilán, her­mo­so ar­bus­to que, al atar­de­cer, nos des­pier­ta con su fra­gan­cia. Ade­más de que la pri­ma­ve­ra nos trae co­lor, luz, ale­gría, tri­nar de aves; no po­de­mos ol­vi­dar que tam­bién nos traen unos bi­chi­tos que nos pue­den da­ñar la fies­ta, co­mo los áca­ros, co­chi­ni­llas, mos­qui­tas blan­cas, ba­bo­sas, hor­mi­gas, etc., por lo que de­be­mos rea­li­zar una fu­mi­ga­ción pe­rió­di­ca por lo me­nos ca­da quin­ce días. En cuan­to a los ár­bo­les, de­be­mos te­ner pen­dien­te su po­da in­ter­na, así co­mo ro­sear y ba­ñar nues­tras plan­tas ca­da día pa­ra que es­tas pue­dan flo­re­cer.

El con­jun­to de có­leos o to­ca­do­res co­mo le lla­ma­mos aquí, ar­mo­ni­zan per­fec­ta­men­te en su gran de­gra­da­ción de co­lo­res y en com­bi­na­ción con las su­cu­len­tas jas­pea­das y el co­lor cao­ba de ma­de­ra.

Com­bi­na­ción de tex­tu­ras. Pin­ce­la­das de co­lor en las plan­tas, pie­dras blan­cas y ma­de­ra; nos de­ja di­cho que pa­ra que un jar­dín ten­ga co­lor no ne­ce­sa­ria­men­te ne­ce­si­ta flo­res.

Co­lo­res en equi­li­brio. El equi­li­brio del co­lor es lo que ha­ce el mar­co del rin­cón.

La pie­dra uti­li­za­da en su má­xi­mo es­plen­dor y en com­bi­na­ción con las gra­vas, es la par­te fuer­te y fo­co prin­ci­pal de es­te aco­ge­dor rin­cón.

Mo­vi­mien­to. Es la com­bi­na­ción per­fec­ta de ma­te­ria­les, plan­tas, ma­de­ras, flo­res; ex­ce­len­te so­lu­ción pa­ra de­li­mi­tar un pa­si­llo de plan­tas con el área de te­rra­za pro­pia­men­te. Nó­te­se el mo­vi­mien­to de los ma­te­ria­les pa­ra rom­per con las lí­neas

ho­ri­zon­ta­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.