una mez­cla en­tre Rús­ti­co y mo­derno

La crea­ti­vi­dad y la in­no­va­ción son par­te de la im­por­tan­cia de es­tos mue­bles. Pa­ra su fa­bri­ca­ción se uti­li­zan ma­te­rias pri­mas lo­ca­les co­mo la aca­cia, las fi­bras de guano, pal­ma, plá­tano, en­tre otros.

Aldaba - - SOLUCIONES MOBILIARIO - Tex­to: Al­da­ba Fo­tos: Ju­lio Cé­sar Pe­ña Am­bien­tes de: Rat­tan Do­mi­ni­cano SRL

El con­cep­to de es­ta pro­pues­ta po­dría de­fi­nir­se co­mo pri­ma­ve­ral. El ori­gen eti­mo­ló­gi­co del ter­mino se re­fie­re al “pri­mer ver­dor” en re­fe­ren­cia a que en la épo­ca pri­ma­ve­ral, las plan­tas re­ver­de­cen. Po­de­mos aso­ciar la pri­ma­ve­ra a la ju­ven­tud y la vi­da, ya que las plan­tas re­na­cen y la flo­ra re­cu­pe­ra su es­plen­dor.

Es por es­to que el con­cep­to uti­li­za­do evo­ca la pri­ma­ve­ra, tan­to por sus co­lo­res y te­las es­tam­pa­das, que brin­dan fres­cu­ra y ver­sa­ti­li­dad. En cuan­to a los mue­bles, una de sus prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas es que son fa­bri­ca­dos ar­te­sa­nal­men­te por ma­nos do­mi­ni­ca­nas, usan­do te­ji­dos de fi­bras co­mo tam­bién es­ti­los rús­ti­cos, con téc­ni­cas de pin­tu­ra pa­ra di­fe­ren­ciar­los de los de­más fa­bri­can­tes, di­se­ña­dos es­pe­cial­men­te pa­ra vi­llas y pro­yec­tos tu­rís­ti­cos. Son fa­bri­ca­dos pa­ra usar­se en in­te­rio­res, es­pe­cial­men­te en te­rra­zas te­cha­das. “Es­tos mue­bles son en ma­de­ra y te­ji­dos, con un es­ti­lo rús­ti­co. Tra­ta­mos de ha­cer una mez­cla en­tre lo rús­ti­co y lo mo­derno”, ex­pli­ca Bre­sai­ris Pe­ral­ta de Rat­tan Do­mi­ni­cano SRL, quien de­ta

lla, ade­más, la im­por­tan­cia que tie­nen las flo­res en los am­bien­tes: “las flo­res nos per­mi­ten crear un es­pa­cio con­for­ta­ble y lleno de ener­gía. Pro­vo­can sen­ti­mien­tos po­si­ti­vos y ha­cen que el am­bien­te se lle­ne de co­lor y vi­ve­za, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de co­lo­res co­mo los que he­mos co­lo­ca­do. Uti­li­zar flo­res, es co­mo lle­var la na­tu­ra­le­za a nues­tro ho­gar, nos apor­ta fres­cu­ra y be­lle­za”. Des­de su pun­to de vis­ta, co­mo di­se­ña­do­ra, Pe­ral­ta re­sal­ta la im­por­tan­cia de que los mue­bles sean de ma­nu­fac­tu­ra do­mi­ni­ca­na: “es im­por­tan­te que apo­ye­mos lo nues­tro, siem­pre tra­ta­mos de re­sal­tar es­to, ya que con­su­mien­do pro­duc­tos he­chos aquí, da­mos va­lor a nues­tro tra­ba­jo y a la ca­pa­ci­dad que te­ne­mos co­mo país, así co­mo tam­bién apor­ta­mos a nues­tra eco­no­mía”.

“Me ins­pi­ré en es­tos co­lo­res, ya que cuan­do pen­sa­mos en pri­ma­ve­ra, lo que nos lle­ga a la ca­be­za es la na­tu­ra­le­za. Es por es­to que nos ins­pi­ra­mos en sus co­lo­res, que van des­de el ama­ri­llo del sol, el ver­de de las ho­jas, el azul del mar, el vio­le­ta que le da un to­que di­fe­ren­te y lla­ma­ti­vo. Son co­lo­res vi­vos, ale­gres y que brin­dan po­si­ti­vis­mo a la vis­ta, es­to nos per­mi­te crear un am­bien­te to­tal­men­te fres­co, pe­ro a la vez di­ver­ti­do”.

Rat­tan Do­mi­ni­cano

SRL, que na­ce en 1982 (en las ma­nos de Por­fi­rio Pe­ral­ta, un ar­te­sano del mue­ble), re­co­mien­da lim­piar los mue­bles con un pa­ño hú­me­do y, al ca­bo de 5 años, re­pu­lir la pin­tu­ra vie­ja pa­ra re­vi­ta­li­zar su co­lor ori­gi­nal o dar­le un nue­vo co­lor. No es re­co­men­da­ble la­var­lo con abun­dan­te agua.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.