opa! Gre­cia, Flo­ri­da

Siem­pre que lan­zo la pin­chi­ta ima­gi­na­ria en el ma­pa de mis des­ti­nos, Gre­cia es el blan­co. Qui­zás sea por ser la cu­na de la ci­vi­la­ción oc­ci­den­tal, por el jue­go de blan­cos, tur­que­sas y pin­ce­la­das de co­lo­res bri­llan­tes que ca­rac­te­ri­zan sus cos­tas, por su ric

Aldaba - - SOLUCIONES MIRADAS -

Es­ta­ba en Or­lan­do, dis­fru­tan­do de mis se­ma­nas de li­ber­tad tras meses in­ten­sos de tra­ba­jo. Allí es­ta­ba, con mi tía Mar­ti­na, pre­pa­ran­do unas co­pas de li­mo­na­da con fre­sas y arán­da­nos pa­ra nues­tra tar­de de chi­cas. Ho­nes­ta­men­te, ya ha­bía­mos de­cla­ra­do el día si­guien­te co­mo el "Día In­ter­na­cio­nal del Des­can­so" has­ta que: "¿Cuán­do va­mos a Tar­pon Springs?", di­jo Ja­mie (la me­nor de mis pri­mas) mien­tras co­lo­ca­ba los sor­be­tes de es­pi­ral en nues­tras be­bi­das; y nos to­mó so­lo se­gun­dos re­bo­tar los pla­nes de re­la­ja­ción por un "¡ma­ña­na tem­prano!". La alar­ma fue pro­gra­ma­da pa­ra las 6:00 a. m., pe­ro no reac­cio­na­mos has­ta las 10:00. Yo iba por la pá­gi­na 85 de Cap­tu­re your Sty­le, el li­bro-guía de la blo­gue­ra de es­ti­lo Ai­mee

Song; así que el tiem­po pa­ra ma­qui­lla­je y coor­di­na­ción de ves­tua­rio nos ro­bó unos 45 mi­nu­tos más. Eran las 12:00 m. y al fin íba­mos en ca­rre­te­ra, con­ver­san­do so­bre pre­vias ex­pe­rien­cias de mis pri­mas (Ai­mee y Ja­mie) en la "ciu­dad grie­ga". Pa­ra mí se­ría la pri­me­ra vez, así que es­ta­ba emo­cio­na­da. Tar­pon Springs, (que ven­ga el "OPA!") es una ciu­dad ubi­ca­da en­tre Tampa y Clear­wa­ter, a so­lo dos ho­ras de Or­lan­do. Es co­no­ci­da tam­bién co­mo "La Ciu­dad de las Es­pon­jas" por­que, a pe­sar de que la zo­na ini­ció co­mo un pro­yec­to de re­sort de in­vierno, su desa­rro­llo lo de­ter­mi­nó la lle­ga­da de bu­zos grie­gos con­tra­ta­dos por nor­te­ame­ri­ca­nos pa­ra en­con­trar es­pon­jas, por los 1905, po­nien­do así en el ma­pa a es­ta re­gión que al­can­zó su má­xi­mo es­plen­dor eco­nó­mi­co pa­ra la dé­ca­da de 1930. Mo­vi­dos por la

cu­rio­si­dad de ver las es­pon­jas, per­so­nas na­cio­na­les y ex­tran­je­ras em­pe­za­ron a vi­si­tar el puer­to con fre­cuen­cia, has­ta que el in­te­rés lle­vó a la com­pra y po­co a po­co na­ció y fue cre­cien­do el tu­ris­mo de la zo­na. El nom­bre, "Tar­pon", ha­ce re­fe­ren­cia a la gran can­ti­dad de pe­ces que lle­van el mis­mo nom­bre y que ha­bi­tan en las aguas del lu­gar. Hoy por hoy es­te se ha con­ver­ti­do en el ho­gar de la ma­yor po­bla­ción grie­ga de los Es­ta­dos Uni­dos, por lo que más del 90 por­cien­to de ven­de­do­res y per­so­nal de sus tien­das y res­tau­ran­tes son grie­gos o des­cen­dien­tes di­rec­tos de ellos. Ade­más de las ta­ber­nas y co­mer­cios que bor­dean el puer­to, exis­ten otras atrac­cio­nes, co­mo la Ca­te­dral Or­to­do­xa Grie­ga San Ni­co­lás, que es una ré­pli­ca de la Ca­te­dral de San­ta So­fía de Cons­tan­ti­no­pla y el es­ce­na­rio de la fies­ta más gran­de de la Epi­fa­nía en Es­ta­dos Uni­dos; el pa­seo en bo­te por el Gol­fo de Mé­xi­co e, in­clu­so, el tu­ris­mo de aven­tu­ra por el "Pi­ne­lla Trail"; sen­de­ro de 38 mi­llas en­tre Tar­pon Springs y St. Pe­ters­burg y fa­vo­ri­to de ca­mi­nan­tes y ci­clis­tas. A es­to su­ma­mos su ca­lle prin­ci­pal, el Do­de­ca­ne­se Bou­le­vard, ca­mino pa­ra­le­lo al mue­lle y es­pa­cio don­de se con­cen­tra la esen­cia cul­tu­ral más pu­ra de la Re­pú­bli­ca he­lé­ni­ca. De­ja­mos nues­tro vehícu­lo a me­nos de un ki­ló­me­tro y nos en­tre­ga­mos a la ca­mi­na­ta, y co­mo fui con pla­nes fo­to­grá­fi­cos, me lle­vé los ta­co­nes, co­sa de la que si no fue­ra por ha­ber lo­gra­do bue­nas to­mas, me hu­bie­se arre­pen­ti­do bas­tan­te, con­si­de­ran­do las ma­ra­vi­llo­sas dis­tan­cias. Bi­ci­cle­tas con flo­res en ca­nas­tas, pe­rri­tos en co­che y fa­mi­lias cá­li­das y nu­me­ro­sas fue­ron las tres va­rian­tes que más lla­ma­ron mi aten­ción. Eso y la gas­tro­no­mía, que en­tre el Gy­ro (re­lleno por lo ge­ne­ral de car­ne de cor­de­ro y en­sa­la­da fres­ca), las “spa­na­ko­pi­tas”, (pas­te­li­llos re­lle­nos con mez­cla de es­pi­na­cas, ce­bo­lla y que­so fe­ta), los de­li­cio­sos ca­la­ma­res em­pa­ni­za­dos y el que­so fla­mea­do, hi­cie­ron de nues­tra de­gus­ta­ción un mo­men­to fas­ci­nan­te. So­bre to­do el úl­ti­mo pla­ti­llo, que es el más so­li­ci­ta­do de to­dos sus res­tau­ran­tes (Ma­ma Ma­ria's Greek Cuisine, He­llas y My­ko­nos son so­lo al­gu­nas de sus pro­pues­tas), por ser lle­va­do a la me­sa en lla­mas. Lue­go de las be­bi­das y los pla­tos, dis­fru­ta­mos de un mo­men­to de pues­ta de sol en el puer­to, don­de pu­di­mos apre­ciar, en me­dio del vai­vén de las em­bar­ca­cio­nes an­cla­das, de las edi­fi­ca­cio­nes y vi­bras que te trans­por­tan a un au­tén­ti­co pue­blo grie­go.

A pe­sar de que el fuer­te de la zo­na son las es­pon­jas, en sus tien­das tam­bién pue­des en­con­trar re­cuer­dos de to­do ti­po. Por su­pues­to, la ma­yo­ría ha­cen alu­sión al mar.

Tex­to y fo­tos: Na­ta­lia Na­chón

Con la pues­ta del sol, los tu­ris­tas se reú­nen en

el mue­lle, don­de en­tre ban­de­ras y ya­tes, los ra­yos

del sol des­pi­den el día. Lo pre­fe­ri­do de quie­nes vi­si­tan

es la ca­mi­na­ta por el bu­le­var.

No son dos, son tres y es­ta es so­lo uno de los cua­tro co­ches pa­ra pe­rri­tos, don­de es­tos pre­cio­sos mal­te­ses die­ron pa­seo al­re­de­dor del bu­le­var.

El va­lor de la fa­mi­lia es muy pal­pa­ble en los grie­gos. Los ne­go­cios de la zo­na han ido de ge­ne­ra­ción en

ge­ne­ra­ción.

Su pro­pues­ta gas­tro­nó­mi­ca es­tá en­tre las prin­ci­pa­les atrac­cio­nes tu­rís­ti­cas de la zo­na.

Mien­tras ca­mi­na­ba con di­rec­ción

al mue­lle, en el Do­de­ca­ne­se Bou­le­vard.

Es­ta pin­to­res­ca tien­da de jabón ha es­ta­do en la fa­mi­lia des­de fi­na­les de los 1800. Allí pue­des en­con­trar tam­bién esen­cias y acei­tes na­tu­ra­les.

“Ja­bo­nes de cítricos pa­ra las ma­las vi­bras”, nos se­ña­ló la pro­pie­ta­ria de la tien­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.