SE­LLO DE DI­SE­ÑO

Pa­ra nues­tro pri­mer pro­yec­to gas­tro­nó­mi­co, en­ten­di­mos que el pri­mer pa­so pa­ra lo­grar al­go or­gá­ni­co y cón­sono con la idea del clien­te era co­no­cer al chef, quien es la pie­za cla­ve.

Aldaba - - SUMARIO - Cé­sar Pian­ti­ni Ar­qui­tec­to Fo­tos: @Am­bar­pau­lap­ho­to­graphy

Con­tem­po­rá­neo y di­ná­mi­co, di­se­ña­do por Pa­tri­cia Ro­mano y Jor­ge G. Kou­rie, es­ta mo­ra­da po­see una com­bi­na­ción de es­pa­cios abier­tos don­de in­ter­ac­túan la ar­qui­tec­tu­ra y na­tu­ra­le­za.

Par­tien­do de ahí, tu­vi­mos la ta­rea de ex­plo­rar el mun­do gas­tro­nó­mi­co pa­ra no ser uno más en el mon­tón, ya que de una for­ma u otra tra­ta­mos de de­jar una hue­lla a la ho­ra de in­ter­pre­tar el ar­te del di­se­ño. Un res­tau­ran­te ya no es so­lo un lu­gar pa­ra co­mer, pues, con los años, las per­so­nas se han tor­na­do más exi­gen­tes, y co­mo la co­mi­da ha evo­lu­cio­na­do y crea­do ten­den­cias, el pú­bli­co, a su vez, bus­ca nue­vas ex­pe­rien­cias.

El bar fue con­ce­bi­do con la idea de ser­vir en dos ex­tre­mos, y efi­cien­ti­zar la lí­nea de tra­ba­jo. El to­pe es un but­cher

block de ro­ble con la mis­ma tonalidad de las ma­de­ras uti­li­za­das en to­do el res­tau­ran­te.

Uti­li­za­mos an­gu­la­res me­tá­li­cos en las es­qui­nas y pa­re­des, mez­clan­do el me­tal con sub­way ti­le blan­co, pe­ro al co­lo­car ma­de­ras uti­li­za­mos to­nos ama­ri­llen­tos a los fi­nes de acen­tuar aún más el con­tras­te del blan­co con el ne­gro. Las tu­be­rías eléc­tri­cas no so­la­men­te fue­ron con­ce­bi­das en el pro­ce­so de re­mo­de­la­ción, sino que fue una so­lu­ción rá­pi­da a un obs­tácu­lo que, al fi­nal, se in­te­gró a la per­fec­ción con el pro­yec­to y le dio más ca­rác­ter a los te­chos.

Ahí es don­de en­tra la ar­qui­tec­tu­ra, el di­se­ño y el ar­te, pues to­dos sa­be­mos que la co­ci­na es una for­ma más de ex­pre­sión ar­tís­ti­ca.

Y es que cuan­do se com­bi­na la bue­na co­ci­na con bue­na ar­qui­tec­tu­ra to­do sa­be bien. Otro pa­so, no me­nos im­por­tan­te, es sa­ber ele­gir ma­te­ria­les que va­yan acor­des con la te­má­ti­ca, es de­cir, que se sien­tan par­te de un so­lo mo­ti­vo y no una ca­sua­li­dad en el lu­gar. En es­te pro­yec­to uti­li­za­mos la ten­den­cia in­dus­trial chic, al­go que se es­tá uti­li­zan­do ca­da día más.

Muy im­por­tan­te fue la uti­li­za­ción de jar­di­nes col­gan­tes a lo lar­go del tra­ga­luz. La ra­zón de es­ta idea, ini­cial­men­te, fue dar­le una en­tra­da to­tal de luz al res­tau­ran­te, ya que

el mis­mo ca­re­ce de ven­ta­nas.

Los es­pa­cios To­dos es­tos ele­men­tos en con­jun­to crean un am­bien­te es­pec­ta­cu­lar, y es­ta­mos muy fe­li­ces con el re­sul­ta­do fi­nal. Aho­ra que­re­mos que sean los clien­tes quie­nes nos com­par­tan sus ex­pe­rien­cias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.