LU­GA­RES DE EN­CUEN­TRO

ar­qui­tec­tu­ra del nue­vo mi­le­nio Con un di­se­ño atre­vi­do, ac­tual y vi­vaz, ca­paz de in­ser­tar­se en­tre gran­des di­se­ña­do­res, Lucky Ma­nuel Ji­mé­nez y Adria­ne Ji­mé­nez, equi­po de pa­dre e hi­jo do­mi­ni­ca­nos, han ga­na­do el pri­mer lu­gar en la Com­pe­ten­cia In­ter­na­cio­nal de

Aldaba - - SUMARIO - Coor­di­na­ción: En­ma­nuel Pe­ña Fo­tos: Fuen­te ex­ter­na

Ubi­ca­do en la zo­na me­tro­po­li­ta­na de la ciu­dad de San­to Do­min­go, hay un ho­tel que tie­ne una su­ges­ti­va ofer­ta cu­li­na­ria pa­ra to­dos los gus­tos y di­ri­gi­do tan­to al tu­ris­ta co­mo al vi­si­tan­te lo­cal.

la cien­cia con­tem­po­rá­nea es ca­paz de generar tec­no­lo­gías que an­tes so­lo eran ima­gi­na­bles en el cam­po de la cien­cia fic­ción. ste­ve Jobs ex­pre­só: “yo pien­so que las más gran­des in­no­va­cio­nes del si­glo XXI se en­cuen­tran en la in­ter­sec­ción de la bio­lo­gía con la tec­no­lo­gía. Una nue­va era es­tá co­men­zan­do”. Las ten­den­cias de di­se­ño con­tem­po­rá­neas al­re­de­dor del mun­do pa­re­cen apun­tar ha­cia un nor­te co­mún: la tec­no­lo­gía co­mo ace­le­ra­dor de nue­vas ti­po­lo­gías. La ar­qui­tec­tu­ra no es­tá aje­na a to­dos es­tos cam­bios que im­pli­can una in­no­va­ción, no de es­ti­lo, sino de la pro­pia de­fi­ni­ción. Los ar­qui­tec­tos lucky y adria­ne ji­mé­nez lo sa­ben

muy bien y han apos­ta­do a es­to pa­ra ga­nar. Usan­do co­mo ins­pi­ra­ción los co­ra­les, se sir­ven de es­tos pa­ra de­ter­mi­nar mor­fo­lo­gías que po­drían au­men­tar la be­lle­za y la fun­cio­na­bi­li­dad de las edi­fi­ca­cio­nes en te­rre­nos ad­ver­sos.

¿Qué pa­rá­me­tros de di­se­ño de­fi­nen la for­ma de las co­sas vi­vas? ¿Có­mo fun­cio­nan los di­se­ños de la na­tu­ra­le­za? ¿Cuán­to más eco­ló­gi­cas se­rían las es­truc­tu­ras si fue­ran con­ce­bi­das co­mo par­te del eco­sis­te­ma na­tu­ral? es­tas in­te­rro­gan­tes con­for­man la ba­se teó­ri­ca de la nue­va ar­qui­tec­tu­ra. La bio­mi­me­sis, que guía es­te nue­vo con­cep­to de di­se­ño que emu­la la adap­ta­ción y el pro­ce­so mor­fo­ge­né­ti­co, es una fi­lo­so­fía que ha in­cur­sio­na­do en mu­chas fir­mas de di­se­ño y ar­qui­tec­tu­ra emer­gen­tes, ex­pli­can los ar­qui­tec­tos. asi­mis­mo, la doc­to­ra ra­chel arms­trong, de la es­cue­la de ar­qui­tec­tu­ra de Bar­lett en lon­dres, apues­ta a que “cual­quier ci­vi­li­za­ción su­fi­cien­te­men­te avan­za­da es in­dis­tin­gui­ble de la na­tu­ra­le­za”. una ar­qui­tec­tu­ra sus­ten­ta­ble es aque­lla que con­si­gue for­mar par­te del eco­sis­te­ma na­tu­ral, só­lo así mi­ni­mi­za su im­pac­to so­bre el mis­mo. pa­ra que un di­se­ño for­me par­te de ese eco­sis­te­ma, en­ton­ces de­be imi­tar su com­por­ta­mien­to, uno que –por de­fi­ni­ción– es bio­ló­gi­co o vi­vo. ar­qui­tec­tos des­ta­ca­dos en el mun­do ima­gi­nan edi­fi­ca­cio­nes di­ná­mi­cas, ca­pa­ces de cam­biar su con­fi­gu­ra­ción en res­pues­ta a cam­bios del con­tex­to. La bio­mi­me­sis im­pli­ca tra­du­cir di­se­ños bio­ló­gi­cos en es­tra­te­gias de tec­no­lo­gía. del aná­li­sis pre­li­mi­nar se des­pren­de que la geo­me­tría del co­ral, por ejem­plo, po­dría po­ten­ciar el di­se­ño de me­jo­res es­truc­tu­ras en te­rreno irre­gu­lar y en pi­ca­da. Lucky ji­mé­nez, el ar­qui­tec­to de­trás de im­po­nen­tes obras co­mo la pla­za no­vo cen­tro y el bou­le­vard de la ave­ni­da 27 de Fe­bre­ro, cuen­ta que en pri­me­ra ins­tan­cia con­si­de­ró la idea de una es­truc­tu­ra ba­sa­da en los hon­gos pues se es­ca­lo­nan en su­per­fi­cies irre­gu­la­res, pe­ro apro­ve

“La idea prin­ci­pal de es­te pro­yec­to es mez­clar las es­truc­tu­ras nue­vas con el me­dio am­bien­te que las ro­dean y crear una for­ma úni­ca que ins­pi­re los arre­ci­fes de co­ral y las es­truc­tu­ras na­tu­ra­les”.

chan­do la luz so­lar. Ca­be des­ta­car que pa­ra la cons­truc­ción de un ho­tel, la luz na­tu­ral es im­por­tan­tí­si­ma. pe­ro su hi­jo an­dria­ne op­tó por un or­ga­nis­mo pa­re­ci­do, pe­ro más cer­cano al le­cho ma­rino: el co­ral. Co­ral Fo­rest, co­mo se lla­ma el pro­yec­to, es un di­se­ño for­mu­la­do co­mo una ma­triz, ins­pi­ra­da en la for­ma or­gá­ni­ca del co­ral. Una tra­ma ho­te­le­ra que pue­de cre­cer en una lon­gi­tud in­de­ter­mi­na­da, ane­xán­do­se a la ma­triz ba­se y en­tre los blo­ques. Un eco­sis­te­ma tro­pi­cal pa­ra la fau­na y la flo­ra com­ple­ta­ría el con­jun­to. los arre­ci­fes son es­pías na­tu­ra­les que con­sis­ten en cien­tos o cien­tos de mi­les de pó­li­pos, que re­co­pi­lan in­for­ma­ción so­bre su en­torno y lo uti­li­zan pa­ra dar for­ma a sus pa­tro­nes de cre­ci­mien­to y, en con­se­cuen­cia, la for­ma del pro­pio arre­ci­fe. En cier­to mo­do, sus es­truc­tu­ras son un pro­duc­to de la vi­gi­lan­cia del me­dio am­bien­te.

La pro­pues­ta ofre­ce una va­rie­dad de ca­sas de ve­rano, ro­dea­das de te­rra­zas con vis­tas a las aguas, con un com­ple­jo ho­te­le­ro y una pla­ta­for­ma con bri­sas

pa­ra la in­ter­ac­ción so­cial. Las te­rra­zas se con­vier­ten en una pla­ta­for­ma so­cial y fle­xi­ble, con una dis­tan­cia de es­pa­cios co­mu­nes, que pue­den ser usa­das pa­ra pro­pó­si­tos di­fe­ren­tes por los usua­rios, de­pen­dien­do del mo­men­to del día o de la no­che.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.