Sue­ños in­fan­ti­les

En la ha­bi­ta­ción de Oli­via ve­mos un am­bien­te mo­derno; mien­tras que en la ha­bi­ta­ción de Se­bas­tian, pri­ma el es­ti­lo clá­si­co; pe­ro am­bos tie­nen al­go en co­mún: a su crea­do­ra la ar­qui­tec­ta Pao­la Li­ran­zo, quien nos mues­tra es­tos aco­ge­do­res am­bien­tes.

Aldaba - - ESPACIOS PROPIOS DORMITORIOS - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Ha­rold Lam­ber­tus

Des­de que en­tra­mos a la ha­bi­ta­ción de Oli­via, nos en­con­tra­mos con el ma­pa de Amé­ri­ca, y mien­tras nos aden­tra­mos más, nos en­con­tra­mos de fren­te con una cu­na gris mar­ca baby­let­to, ador­na­da con un vi­si­llo blan­co y a su vez acom­pa­ña­da en la pa­red con unos cua­dros alu­si­vos a lu­ga­res del mun­do que fue­ron pin­ta­dos ex­clu­si­va­men­te pa­ra es­ta ha­bi­ta­ción. Dos me­sas de no­che en es­pe­jos a los la­dos de la cu­na. “A la de­re­cha ve­mos un day­bed con un to­que mo­derno y muy fe­me­nino, di­se­ña­do y fa­bri­ca­do por no­so­tros es­pe­cial­men­te pa­ra es­ta ha­bi­ta­ción, y que cuen­ta con

una va­rie­dad de co­ji­nes con los mis­mos to­nos de la ha­bi­ta­ción y un fo­rro he­cho a la me­di­da pa­ra el col­chón, pa­ra que el day­bed luz­ca co­mo un mue­ble den­tro de la ha­bi­ta­ción”, de­ta­lla Pao­la Li­ran­zo. Fren­te al day­bed nos en­con­tra­mos con una me­ce­do­ra gris, acom­pa­ña­da de un

ot­to­man te­ji­do en co­lor ro­sa­do y, so­bre la me­ce­do­ra, te­ne­mos unos ca­jo­nes con unas mol­du­ras vin­ta­ge de la tien­da Res­to­ra­tion Hard­wa­re. “Ya fren­te a la cu­na po­si­cio­na­mos el cam­bia­dor, el cual fue pin­ta­do con una téc­ni­ca de en­ve­je­ci­do por el ar­tis­ta Pedro Ovie­do. El mis­mo es­ta acom­pa­ña­do por el cua­dro Pes­can­do fan­ta­sías del ar­tis­ta Sil­vio Ávi­la y en la mis­ma pa­red, ha­cia la sa­li­da, se en­cuen­tran unos re­lo­jes con la hora de 3 ciu­da­des dis­tin­tas del mun­do”. En es­ta ha­bi­ta­ción to­do es muy fun­cio­nal y prác­ti­co: el day­bed se con­vier­te de mue­ble a ca­ma so­lo con qui­tar los co­ji­nes de­co­ra­ti­vos. En el fu­tu­ro, la me­ce­do­ra podrá ser uti­li­za­da por la ni­ña co­mo si­llón de lec­tu­ra acom­pa­ña­do del ot­to­man exis­ten­te co­mo re­po­sa­piés o co­mo si­llón pa­ra ver TV. Ya aden­trán­do­nos un po­co en la ha­bi­ta­ción de Se­bas­tian, hay que re­sal­tar que es­tá ins­pi­ra­da en ani­ma­li­tos. “Se de­ci­dió que una de las pa­re­des no lle­va­ra boi­se­rie

La pa­le­ta de co­lo­res que se usó es muy fe­me­ni­na. La ha­bi­ta­ción es­tá ins­pi­ra­da en viajes al­re­de­dor del mun­do.

ni pa­pel ta­piz, sino que se de­ja­ra en­te­ra pa­ra un mu­ral pin­ta­do a mano con el te­ma de ani­ma­li­tos ju­gan­do jun­to a un ár­bol, en el cual se uti­li­zó la mis­ma pa­le­ta de co­lo­res pas­te­les que tie­ne la ha­bi­ta­ción”, nos di­ce la ar­qui­tec­ta. El dor­mi­to­rio es­tá con­for­ma­do por tres cam­bios de te­chos y los mis­mos tie­nen dis­tin­tas for­mas de ilu­mi­na­ción, to­do es­to pa­ra que los pa­dres del be­bé eli­jan la ilu­mi­na­ción que en­tien­dan el be­bé ne­ce­si­te en un mo­men­to de­ter­mi­na­do. “El te­cho cen­tral tie­ne una par­ti­cu­la­ri­dad y es que de la for­ma en que es­tán co­lo­ca­das las lu­mi­na­rias, cuan­do lo mi­ra­mos des­de el pi­so po­de­mos per­ci­bir la sen­sa­ción de que es­ta­mos mirando las es­tre­llas, y la ver­dad que es muy agra­da­ble, so­bre to­do pa­ra com­par­tir ese mo­men­to con el be­bé”. Es in­tere­san­te re­sal­tar que el te­cho y el pi­so la­mi­na­do se pue­den que­dar pa­ra to­das las eta­pas de vida de Se­bas­tian, sin ne­ce­si­dad de ser cam­bia­dos, y son fá­ci­les de adap­tar a cual­quier es­ti­lo.

Por el mun­do. Co­mo la ha­bi­ta­ción es­tá ins­pi­ra­da en viajes al­re­de­dor del mun­do, qui­si­mos ubi­car el apli­que de pa­red de madera en la en­tra­da,

de for­ma tal que fue­ra lo pri­me­ro que se vie­ra y se fue­ra en­ten­dien­do el con­cep­to. En cuan­to a la al­fom­bra, es el ele­men­to que uni­fi­ca to­da la

ha­bi­ta­ción, ade­más, sir­ve pa­ra dar con­fort e in­vi­ta al des­can­so.

Es­ta ha­bi­ta­ción tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad que cuan­do ya no se ne­ce­si­te la cu­na, so­lo se de­be re­ti­rar y cam­biar­la por una ca­ma o por el mis­mo day­bed; y to­da la de­co­ra­ción se pue­de uti­li­zar per­fec­ta­men­te co­mo es­ta pa­ra una ni­ña de hasta 6 años. Su es­ti­lo es mo­derno con pe­que­ños to­ques

vin­ta­ge que se re­fle­jan en el mue­ble cam­bia­dor, en el mar­co de los cua­dros y en los ca­jo­nes de la

pa­red de la me­ce­do­ra.

La ha­bi­ta­ción de

Se­bas­tian. Es­te mu­ral pin­ta­do a mano se­ría la má­xi­ma ex­pre­sión del con­cep­to en el cual fue ins­pi­ra­da la ha­bi­ta­ción; pre­sen­ta a una se­rie de ani­ma­li­tos ju­gan­do fe­li­ces jun­to a un ár­bol.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.