Nue­vo look pa­ra el ba­ño

La Aso­cia­ción Na­cio­nal de Co­ci­na y Ba­ño (NKBA) reali­zó una en­cues­ta en es­te año 2017 so­bre te­mas de ba­ño, po­nien­do de ma­ni­fies­to que los di­se­ña­do­res se es­me­ran ca­da vez más en pre­sen­tar di­se­ños y ten­den­cias con lí­neas lim­pias, pa­ra que la ex­pe­rien­cia sea

Aldaba - - BAÑOS - Tex­to: Mary G. Pe­pi­to­ne Tra­duc­ción/edi­ción: Al­da­ba

En to­tal, unas 562 per­so­nas de la in­dus­tria del ho­gar fue­ron en­cues­ta­das con re­la­ción al te­ma de las nue­vas ten­den­cias en ba­ños, so­bre to­do en lo que con­cier­ne a la­va­ma­nos y ba­ñe­ras. “Es­ta­mos pa­san­do más tiem­po desean­do re­la­jar­nos y bus­car lu­ga­res de con­fort en nues­tros ho­ga­res”, di­ce Adam Gib­son, un di­se­ña­dor de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Co­ci­na y Ba­ño (NKBA), cer­ti­fi­ca­do ha­ce más de 22 años, y due­ño de una fir­ma de di­se­ño que lle­va su nom­bre cer­ca de Indianápolis. “Co­mo re­sul­ta­do, el ba­ño prin­ci­pal de una ca­sa se ha con­ver­ti­do en un lu­gar don­de la gen­te quie­re sen­tir­se mi­ma­da”.

Gib­son di­ce que los cuar­tos de ba­ño prin­ci­pa­les es­tán ocu­pan­do un por­cen­ta­je más gran­de de la su­per­fi­cie to­tal de una ca­sa. A me­nu­do, los ba­ños prin­ci­pa­les tie­nen ac­ce­so di­rec­to a los dor­mi­to­rios y ar­ma­rios; de igual mo­do, los ar­ma­rios se es­tán cons­ti­tu­yen­do di­rec­ta­men­te en par­te de

los ba­ños, y en lu­ga­res pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to. “An­tes de que las per­so­nas se en­fren­ten al día, quie­ren po­der pre­pa­rar­se y ves­tir­se en un her­mo­so es­pa­cio que es­té bien ilu­mi­na­do”, di­ce. “Mien­tras que la sui­te prin­ci­pal ocu­pa más es­pa­cio, el di­se­ño ge­ne­ral de un ba­ño prin­ci­pal es más ele­gan­te y minimalista”. El pri­mer pa­so pa­ra un di­se­ño de ba­ño es ase­gu­rar­se de que per­ma­ne­ce­rá lim­pio y se­co; así que de­be bus­car­se el con­tra­pun­to per­fec­to: “luz, bri­llan­te y blan­co”, que si­gue sien­do el man­tra mo­no­cro­má­ti­co pa­ra los ba­ños.

Las en­ci­me­ras o topes de már­mol son una op­ción po­pu­lar. Gib­son di­ce que las su­per­fi­cies de pie­dra o cuar­zo de in­ge­nie­ría son im­permea­bles y re­sis­ten­tes a man­chas, ca­lor y ara­ña­zos, y pue­den ser fa­bri­ca­das pa­ra imi­tar pie­dras. De­bi­do a que una en­ci­me­ra de cuar­zo ca­re­ce de agu­je­ros de su­per­fi­cie, no re­quie­re se­lla­do, ni con­tri­bu­ye al cre­ci­mien­to de bac­te­rias.

TEN­DEN­CIAS EN MA­TE­RIA­LES Y AHO­RRO

Gib­son di­ce que ca­da vez más pro­pie­ta­rios in­vier­ten en ins­ta­lar sis­te­mas eléc­tri­cos de ca­len­ta­do en el pi­so. “Las es­te­ras ca­le­fac­to­ras es­tán di­se­ña­das pa­ra ope­rar co­mo una manta eléc­tri­ca ba­jo el sue­lo y es­tán cons­trui­das con bo­bi­nas de ca­bles re­sis­ten­tes al ca­lor, que se unen a un ma­te­rial de so­por­te”, di­ce. “Con­tro­la­dos por un ter­mos­ta­to; los pi­sos del ba­ño pue­den lo­grar una tem­pe­ra­tu­ra có­mo­da en me­nos de una hora”.

El uso de un inodo­ro de al­ta efi

cien­cia y dis­po­si­ti­vos de aho­rro de agua, es un te­ma im­por­tan­te. El di­se­ño de un inodo­ro de 1,28 ga­lo­nes por des­car­ga (o me­nos) de al­ta efi­cien­cia fuer­za el agua por el fren­te del ta­zón y pue­de aho­rrar­le a una fa­mi­lia de cin­co más de 20 mil ga­lo­nes de agua al año. “Ch­ro­me es­tá ac­tua­li­za­do cuan­do se tra­ta de ac­ce­so­rios en el ba­ño”, di­ce Gib­son con re­la­ción al te­ma. Los ac­ce­so­rios no só­lo in­clu­yen gri­fos, sino tam­bién la ilu­mi­na­ción. “Los es­pe­jos con lu­ces in­te­gra­das en am­bos la­dos son ge­nia­les si se quie­re co­lo­car ac­ce­so­rios en la par­te su­pe­rior de los mis­mo”.

Más di­se­ña­do­res es­tán pen­san­do en ‘di­se­ño universal’ co­mo un con­cep­to pa­ra que la gen­te pue­da en­ve­je­cer en su lu­gar”, di­ce. “La clave es ha­cer ac­ce­si­bles los cuar­tos de ba­ño prin­ci­pa­les sin que pa­rez­ca de­ma­sia­do ins­ti­tu­cio­nal”, se­ña­la Gib­son.

Y des­pués de aten­der a los de­ta­lles en el ba­ño, es­te de­be oler tan bien co­mo pa­re­ce. Te­ner un sis­te­ma de ven­ti­la­ción ade­cua­do es im­pres­cin­di­ble pa­ra li­be­rar el ba­ño de la hu­me­dad y los olo­res. Mu­chos sis­te­mas, a me­nu­do, es­tán ata­dos a un hu­mi­dis­tat, que se ac­ti­va cuan­do la hu­me­dad en el aire al­can­za cier­to ni­vel.

Las ve­las co­lo­ca­das en el cuar­to de ba­ño prin­ci­pal, o en cual­quier otro cuar­to de ba­ño, tam­bién pue­de ser una bue­na op­ción pa­ra man­te­ner­lo con olo­res agra­da­bles. “Más que nun­ca, el ba­ño prin­ci­pal es una par­te in­te­gral del es­ti­lo de vida del pro­pie­ta­rio”, di­ce Gib­son.

Qué bri­lle con luz pro­pia. Es­te ba­ño prin­ci­pal (fo­to arri­ba) es­tá di­se­ña­do pa­ra ser ele­gan­te y lu­mi­no­so, con un es­ti­lo con­tem­po­rá­neo. La luz na­tu­ral, una ba­ñe­ra in­de­pen­dien­te y una ducha sin um­bral son ele­men­tos de es­te ba­ño, una crea­ción de TRG Ar­chi­tec­tu­re +

In­te­rior De­sign, en San Ma­teo, Ca­li­for­nia. (Fo­to: Ber­nard An­dre).

Las ba­ñe­ras in­de­pen­dien­tes se han con­ver­ti­do en las fa­vo­ri­tas pa­ra ba­ños prin­ci­pa­les. La mi­tad de los miem­bros de la Aso­cia­ción Na­cio­nal de Co­ci­na y Ba­ño es­pe­ci­fi­ca­ron que es­te ti­po de ba­ñe­ra ha to­ma­do gran au­ge. En la fo­to: ba­ño de De­sig­ner Ho­mes In­te­riors en Coeur d’ale­ne, Idaho. (Fo­to: Molly Hus­toft).

(Fo­to: Ber­nard An­dre).

El ba­ño prin­ci­pal, a me­nu­do, tie­ne ac­ce­so di­rec­to a walk-in clo­sets, con lu­ga­res de al­ma­ce­na­mien­to; co­mo es­te ba­ño TRG Ar­chi­tec­tu­re + In­te­rior De­sign en San Ma­teo, Ca­li­for­nia.

La for­ma si­gue la fun­ción. Hoy día abun­dan en el mer­ca­do ele­gan­tes op­cio­nes de la­va­ma­nos pa­ra cuar­tos de ba­ños. Big­ger se ha con­ver­ti­do en una de las pre­fe­ri­das, si­guien­do las úl­ti­mas ten­den­cias, tal y co­mo se pue­de ver en es­te cuar­to de ba­ño de Schans­tra In­te­rior De­sign bath­room in Mel­ro­se Park, Illi­nois. (Fo­to: Eric Haus­man).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.