APOS­TAN­DO POR UNA CIU­DAD VER­DE

Crear es­pa­cios es­ti­mu­lan­tes, agra­da­bles a la vis­ta, al oí­do, al tac­to... a to­dos los sen­ti­dos, es sin du­da una ta­rea en la que to­dos de­be­mos ser par­tí­ci­pes pa­ra que esas zo­nas frías y des­cui­da­das pue­dan con­ver­tir­se en es­pa­cios cá­li­dos, for­man­do gran­des ve

Aldaba - - EXTERIORES EXPERTOS ORIENTAN - Escribe: Ma­no­li­ta Me­jía, pai­sa­jis­ta

Las múl­ti­ples ven­ta­jas que ofre­cen los ajar­di­na­mien­tos ur­ba­nos y la fle­xi­bi­li­dad de trans­for­mar o per­fec­cio­nar es­pa­cios tan­to pú­bli­cos co­mo pri­va­dos, es sin du­da la razón prin­ci­pal por la que de­be­mos ser par­te de es­te com­pro­mi­so, apor­tan­do bue­nas so­lu­cio­nes, pa­san­do de ser una ciu­dad de pie­dra a una ciu­dad más ver­de por me­dio de la ve­ge­ta­ción. La ve­ge­ta­ción ur­ba­na no de­pen­de de la can­ti­dad de me­tros cua­dra­dos li­bres, ni de los me­dios dis­po­ni­bles. La ve­ge­ta­ción ur­ba­na no su­po­ne un pro­ble­ma a la hora de ajar­di­nar, más bien es una cues­tión de ac­ti­tud. Nues­tra ciu­dad, en la que la ma­yo­ría de las per­so­nas son pea­to­nes,

Crear es­pa­cios con­for­ta­bles uti­li­zan­do plan­tas, no es cues­tión de su­per­fi­cie. Lo im­por­tan­te es coor­di­nar las plan­tas, for­mar gru­pos, en vez de re­par­tir­las ais­la­da­men­te. Una su­per­fi­cie ho­mo­gé­nea no so­lo es más bo­ni­ta, sino que es más fá­cil de cui­dar y brin­da la sen­sa­ción de equi­li­brio na­tu­ral.

ne­ce­si­ta som­bras, es­pa­cios pa­ra ca­mi­nar, ace­ras ajar­di­na­das, lu­ces, ban­cos don­de le per­mi­tan al pea­tón des­can­sar en sus an­dan­zas y dis­fru­tar del paisaje ur­bano. Las plan­tas de cre­ci­mien­to ver­ti­cal, así co­mo los ár­bo­les, ar­bus­tos, flo­res, pla­zas y ca­mi­nos, fuen­tes de agua, pa­tio co­mo es­pa­cio vi­tal pa­ra animales, jue­gos, zo­nas mul­ti­fun­cio­na­les, ve­ge­ta­ción en fa­cha­das, son al­gu­nas de las op­cio­nes que rin­den una va­lio­sa con­tri­bu­ción pa­ra me­jo­rar el cli­ma ur­bano. Las ven­ta­jas de la ve­ge­ta­ción en la ciu­dad es que, ade­más de que las plan­tas ex­traen el pol­vo y las to­xi­nas del aire, aís­lan el rui­do, ofre­cen pro­tec­ción con­tra cli­ma fuer­te, hu­me­dad, ca­lor, frío, es de­cir re­gu­la­ri­zan la tem­pe­ra­tu­ra. A su vez, el cam­bio de es­ta­cio­nes es una mues­tra de vida na­tu­ral que pro­por­cio­na un es­pe­cial en­can­to pre­ci­sa­men­te en el cen­tro de las ciu­da­des.

El den­so fo­lla­je anida los pá­ja­ros; el co­lo­ri­do del ver­de y el la­dri­llo le da un to­que lla­ma­ti­vo. Los ca­mi­nos se pue­den in­te­grar en la ve­ge­ta­ción, de tal for­ma, que lle­guen a ser par­te im­por­tan­te del con­jun­to. Un pa­tio ajar­di­na­do se in­te­gra en su to­ta­li­dad a cual­quier lu­gar.

Fo­tos: Cor­te­sía de Ar­qui­flo­ra

Na­tu­ra­le­za en la

ciu­dad. Un jar­dín na­tu­ral que nos per­mi­te dis­fru­tar de su oasis de co­lor, ela­bo­ra­do con la pu­ra in­ten­ción de dar­le un to­que de fres­cu­ra y be­lle­za a es­te es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.