LO ME­JOR DE IBI­ZA

Es­ta her­mo­sa is­la me sor­pren­dió de mu­chas ma­ne­ras. La be­lle­za de sus pai­sa­jes y lo cris­ta­lino de sus aguas in­vi­tan a re­co­rrer­la por to­dos sus rincones. Hay de to­do pa­ra to­dos. Des­de una agi­ta­da vida noc­tur­na hasta la paz y tran­qui­li­dad de sus pla­yas y cal

Aldaba - - SOLUCIONES MIRADAS -

Las es­ca­sas ho­ras que es­tu­ve en es­ta bella is­la no fue óbi­ce pa­ra dis­fru­tar­la de prin­ci­pio a fin. Lle­ga­mos en bar­co pro­ce­den­te de Má­la­ga y de in­me­dia­to pro­ce­di­mos a com­pro­bar por no­so­tros mis­mos las bon­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas que la han he­cho fa­mo­sa en to­do el mun­do. La me­jor op­ción, si que­ría­mos re­co­rrer sus ca­lles y co­no­cer más que su cen­tro his­tó­ri­co, era ren­tar un vehícu­lo; y así lo hi­ci­mos. Con ma­pa en ma­nos y GPS en el ce­lu­lar nos lan­za­mos a la aven­tu­ra. Un lu­gar a vi­si­tar era, des­de lue­go, una de sus her­mo­sas pla­yas. Mu­chas eran las op­cio­nes, es­co­gi­mos Ca­la Sa­la­da por co­men­ta­rios en una fa­mo­sa página de In­ter­net. No nos arre­pen­ti­mos. Me lla­mó po­de­ro­sa­men­te la aten­ción lo cris­ta­lino de sus aguas, los di­ver­sos to­nos de azu­les y la be­lle­za al­re­de­dor de es­ta ma­ra­vi­lla de la na­tu­ra­le­za. La zo­na de pla­ya es pe­que­ña y su te­rreno es abrupto pa­ra lle­gar a ella. Fui­mos en abril, por lo que el agua es­ta­ba, li­te­ral­men­te, he­la­da. Lo pen­sé dos ve­ces pa­ra en­trar, pe­ro no po­día per­der la opor­tu­ni­dad de ba­ñar­me en Ibi­za. Con­fie­so que al ini­cio es in­có­mo­do, pe­ro tan pron­to el cuer­po re­gu­la la tem­pe­ra­tu­ra, se dis­fru­ta de es­te ba­ño si­ni­gual. Eso sí, no hay ras­tro de som­bra, por lo que es in­ne­go­cia­ble tam­bién dar­se un ba­ño de sol. Un ami­go te­nía una cá­ma­ra a prue­ba de agua y fue la atrac­ción del mo­men­to, to­mar­se la ins­tan­tá­nea de­ba­jo de sus cris­ta­li­nas aguas. El re­loj apre­mia­ba y era ne­ce­sa­rio al­go pa­ra co­mer. Nos fui­mos al cen­tro, don­de es­tá la ma­yor vida de la is­la y las op­cio­nes eran muy va­ria­das. Los res­tau­ran­tes de la is­la man­tie­nen un alto ni­vel y su­po­nen un atrac­ti­vo im­por­tan­te pa­ra el tu­ris­mo. Un res­tau­ran­te

ita­liano lla­mó nues­tra aten­ción y de­ci­di­mos su­cum­bir an­te los ricos pla­tos de es­ta cultura. El si­guien­te pa­so era ca­mi­nar pa­ra co­no­cer sus más im­por­tan­tes te­so­ros ar­qui­tec­tó­ni­cos. Pa­ra es­to ha­bía que de­jar la co­mo­di­dad y ca­mi­nar por sus ca­lles. Un ob­je­ti­vo era la Ca­te­dral de Ibi­za, don­de se en­cuen­tra la ima­gen de la Vir­gen de las Nie­ves (pa­tro­na de Ibi­za) y la se­de de la dió­ce­sis de Ibi­za. Lle­gar hasta allí exi­ge mu­cho por las em­pi­na­das ca­lles que hay que tran­si­tar hasta su ubi­ca­ción. El ca­mino se ha­ce lar­go pues­to que ca­da paisaje que la ca­mi­na­ta te re­ga­la es digno de una fo­to, so­bre to­do si vas en gru­po, y ca­da uno tie­ne una idea o una po­se dis­tin­ta a la que hay que com­pla­cer. Sin em­bar­go, ca­da pa­ra­da va­le la pe­na, pues un paisaje supera al an­te­rior. La is­la go­za de re­nom­bre internacional por las fies­tas y dis­co­te­cas, que atraen a nu­me­ro­sos turistas. La zo­na del puer­to de Ibi­za tam­bién atrae a mu­chos vi­si­tan­tes por su vida noc­tur­na, aun­que es­to es más pro­ba­ble en los me­ses de ve­rano don­de los ba­res y lu­ga­res de di­ver­sión co­bran vida. Fui en ple­na pri­ma­ve­ra, por lo que no pu­de cons­ta­tar la al­ga­ra­bía de sus no­ches ya que la tem­po­ra­da de fies­tas tra­di­cio­nal­men­te co­mien­za en ju­nio con las fies­tas de aper­tu­ra y ter­mi­na en oc­tu­bre con las fies­tas de clau­su­ra. Sor­pren­de que en to­da la is­la tie­ne un so­lo río, el de Santa Eu­la­lia del Río, úni­co río de Ba­lea­res, que des­de ha­ce bas­tan­tes años per­ma­ne­ce se­co en bue­na par­te de su lon­gi­tud por la ex­ce­si­va ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos acuí­fe­ros de la is­la. La má­xi­ma al­ti­tud es Sa Ta­laia con 475 me­tros de al­tu­ra. Los ibi­cen­cos ha­blan el ca­ta­lán, pe­ro el cas­te­llano tam­bién es el idio­ma ofi­cial. Los re­cur­sos na­tu­ra­les, a tra­vés de los cua­les se man­tie­ne la eco­no­mía de la is­la son la agri­cul­tu­ra y la pes­ca; sin em­bar­go, el tu­ris­mo apor­ta un gran por­cen­ta­je de sus in­gre­sos, de he­cho, ma­yor que los tra­di­cio­na­les. La is­la se en­cuen­tra di­vi­di­da en cin­co mu­ni­ci­pios y es­tos a su vez en pa­rro­quias. Es­tos son: Ibi­za, Santa Eu­la­lia del Río, San Jo­sé, San Antonio Abad y San Juan Bau­tis­ta, to­dos ellos su­man una po­bla­ción estimada de más de 134,000 ha­bi­tan­tes, sien­do Ibi­za y Santa Eu­la­lia del Río, las que re­gis­tran ma­yor den­si­dad po­bla­cio­nal.

Va­le la pe­na dar­se la vuel­ta por es­ta bella is­la, su­cum­bir a sus en­can­tos y de­jar­se se­du­cir por to­do lo que tie­ne pa­ra ofre­cer a to­dos los que la in­clu­yan en sus lis­tas de des­ti­nos por descubrir.

Des­de aquí es fá­cil lle­gar a las otras is­las ve­ci­nas co­no­ci­das co­mo Is­las Ba­lea­res, ellas

son: Pal­ma de Ma­llor­ca, Me­nor­ca

y For­men­te­ra. Ca­da una tie­ne un en­can­to par­ti­cu­lar.

To­das las ca­lles es­tán de­bi­da­men­te se­ña­li­za­das; es­to, por su­pues­to, fa­ci­li­ta la vi­si­ta del tu­ris­ta.

Tex­to y fo­tos:

Ri­car­do Pi­char­do Vi­ñas

Pa­ra su­bir a la Ca­te­dral hay que as­cen­der va­rios me­tros so­bre el ni­vel del mar. Es­ta subida

se ha­ce, en oca­sio­nes, en tú­ne­les co­mo es­tos.

es­ta is­la, de Ca­da ca­lle y rin­cón de

pa­ra ca­mi­nar. ape­nas 572 km², es ideal

Vis­ta pa­no­rá­mi­ca de gran par­te del cen­tro. Lla­ma la aten­ción el co­lor blan­co de

to­das las ca­sas, co­no­ci­das co­mo

ca­sas pa­ye­sas. To­dos los pai­sa­jes son sen­ci­lla­men­te es­pec­ta­cu­la­res. Los dis­tin­tos to­nos de azul de sus aguas,

son inol­vi­da­bles.

Si­tua­da en el mar Mediterráneo, for­ma jun­to a Ma­llor­ca, Me­nor­ca, For­men­te­ra y va­rios is­lo­tes de me­nor ta­ma­ño el ar­chi­pié­la­go y comunidad au­tó­no­ma de las Is­las Ba­lea­res. Los vi­si­tan­tes apro­ve­chan sus her­mo­sos pai­sa­jes pa­ra to­mar­se fotografías pa­ra la his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.