DOR­MI­TO­RIOS

Aldaba - - ALDABA SUMARIO - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­to: Miguel Yer­ga

Un dor­mi­to­rio es el nom­bre que re­ci­be una ha­bi­ta­ción usa­da, so­bre to­do, pa­ra el sue­ño o el des­can­so; pe­ro pa­ra la re­vis­ta Al­da­ba es­tos es­pa­cios son mu­cho más que eso, por lo que he­mos pre­pa­ra­do un edi­to­rial es­pe­cial don­de te in­vi­ta­mos a descubrir el ver­da­de­ro con­cep­to de los dor­mi­to­rios.

Li­te­ral­men­te, un dor­mi­to­rio es el nom­bre que re­ci­be una ha­bi­ta­ción usa­da, so­bre to­do, pa­ra el sue­ño o el des­can­so del re­si­den­te u ocu­pan­te; pe­ro pa­ra la re­vis­ta Al­da­ba es­tos es­pa­cios son mu­cho más que eso, por lo que he­mos pre­pa­ra­do un edi­to­rial es­pe­cial don­de te in­vi­ta­mos a descubrir el ver­da­de­ro con­cep­to de los dor­mi­to­rios.

Una edi­ción es­pe­cial con es­te te­ma te­nía que ini­ciar con una pro­pues­ta muy sin­gu­lar. Se tra­ta de un es­ce­na­rio en el que “el cliente que­ría re­crear un dor­mi­to­rio de un ar­tis­ta o es­cri­tor, un es­pa­cio de­sen­fa­da­do y con mue­bles re­cu­pe­ra­dos”, nos de­ta­lla el ar­qui­tec­to Ro­dol­fo Madera, crea­dor y res­pon­sa­ble de que es­te pro­yec­to se ma­te­ria­li­za­ra. Es­te am­bien­te, que es al mis­mo tiem­po industrial, aco­ge­dor, bohe­mio y con mu­cha per­so­na­li­dad, per­te­ne­ce a una vi­vien­da ubi­ca­da en Bar­ce­lo­na, Es­pa­ña. Su par­ti­cu­lar ilu­mi­na­ción, sin du­da, es un tó­pi­co inevi­ta­ble de con­ver­sa­ción. “Fue un te­ma muy im­por­tan­te en es­te pro­yec­to; pri­me­ro por­que las lám­pa­ras son ele­men­tos re­cu­pe­ra­dos, son unos “bra­zos” que van mo­vién­do­se por el te­cho, y es­to da la op­ción de ge­ne­rar mu­chos am­bien­tes dis­tin­tos. Se­gun­do, las tu­be­rías eléc­tri­cas son vis­tas, com­ple­tan­do la es­té­ti­ca industrial de es­te es­pa­cio”, di­ce el ex­per­to do­mi­ni­cano ra­di­ca­do en Es­pa­ña.

De la ha­bi­ta­ción, hay que des­ta­car que era una an­ti­gua fá­bri­ca de bom­bo­nas de oxí­geno, “y cuan­do se hi­cie­ron los in­te­rio­res, de­ci­di­mos man­te­ner al­gu­nos mue­bles y ele­men­tos ori­gi­na­les pa­ra dar­le per­so­na­li­dad al es­pa­cio”, men­cio­na Madera.

Es­te es­pa­cio es mo­derno, có­mo­do, prác­ti­co... y sin du­da cum­ple con los re­que­ri­mien­tos de quien dis­fru­ta de él, y eso es pre­ci­sa­men­te lo que se bus­ca en un dor­mi­to­rio de ensueño.

La al­fom­bra de gran di­men­sión,

que cu­bre par­te del pi­so del dor­mi­to­rio, es de tono neu­tro, con lo cual se bus­có no cau­sar nin­gún ti­po de rui­do vi­sual. La al­fom­bra en­mar­ca to­da el área de la ca­ma, ha­cien­do esa zo­na más cá­li­da y, al mis­mo tiem­po, un es­pa­cio más có­mo­do al ca­mi­nar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.