EX­TE­RIO­RES

Sí, es cier­to que, li­te­ral­men­te, el día más cla­ro llue­ve; pe­ro no es me­nos cier­to que nues­tro país es­tá en una pri­vi­le­gia­da zo­na tro­pi­cal, don­de se pue­de dis­fru­tar de un ra­dian­te sol; y por ello te in­vi­ta­mos a sa­car­le el má­xi­mo a los ex­te­rio­res.

Aldaba - - ALDABA SUMARIO - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Co­la­bo­ra­ción: Hil­da Ma­tos de Ro­me­ro

La pai­sa­jis­ta Ma­no­li­ta Me­jía nos trae una pro­pues­ta pa­ra crear es­pa­cios es­ti­mu­lan­tes, agra­da­bles a la vis­ta, al oí­do, al tac­to... a to­dos los sen­ti­dos; es sin du­da una ta­rea en la que to­dos de­be­mos ser par­tí­ci­pes.

Ál crear ale­gres es­ce­na­rios pa­ra des­can­sar, po­dre­mos dis­fru­tar de nues­tras te­rra­zas, pa­tios y/o jar­di­nes. Ma­te­ria­les co­mo el mim­bre y ra­tán siem­pre se­rán los fa­vo­ri­tos pa­ra los mue­bles. Exis­te, ade­más, el ra­tán sin­té­ti­co, un ma­te­rial muy re­sis­ten­te que pue­de es­tar a la in­tem­pe­rie du­ran­te lar­gos pe­río­dos de tiem­po; pe­ro no hay que ob­viar otros ma­te­ria­les co­mo la te­ca, una madera muy re­sis­ten­te, ideal pa­ra co­lo­car­los fue­ra de la ca­sa. La te­ca ca­si siem­bre da un to­que tra­di­cio­nal y rús­ti­co al jar­dín, y es un ma­te­rial pre­pa­ra­do pa­ra es­tar a la in­tem­pe­rie sin su­frir da­ños. Hay di­ver­sos mue­bles de es­ta madera: me­sas, si­llas, tum­bo­nas… las op­cio­nes son in­fi­ni­tas en el mer­ca­do.

Otro ma­te­rial lo es la fi­bra sin­té­ti­ca que es­tá ga­nan­do ca­da día más es­pa­cio en el mer­ca­do por ser, tam­bién, re­sis­ten­te al cli­ma. Los mue­bles de es­ta fi­bra son fá­ci­les de lim­piar y ofre­cen una in­men­sa va­rie­dad de di­se­ño, ta­ma­ños y co­lo­res. La fi­bra sin­té­ti­ca co­mo la re­si­na pue­den emu­lar ma­te­ria­les co­mo la madera, mim­bre o ra­tán, lo que ha­ce que es­te ma­te­rial sea aún más ver­sá­til.

Otra op­ción de ma­te­ria­les pa­ra mue­bles de ex­te­rior se­ría el alu­mi­nio. Es­te es muy co­mún, ver­sá­til y, al mis­mo tiem­po, po­dría

Los ta­pi­za­dos a ra­yas y los co­ji­nes con di­se­ños geo­mé­tri­cos se­rán los pro­ta­go­nis­tas; y cla­ro, pa­ra crear ese am­bien­te ale­gre, pue­des agre­gar los to­ques de co­lor gree­nery, que aña­de fres­cu­ra y ha­ce una co­ne­xión con la na­tu­ra­le­za. Co­ji­nes de co­lo­res son idea­les pa­ra mue­bles de co­lo­res neu­tros. Y re­cuer­da que los to­nos tie­rra nun­ca pa­san de mo­da.

de­cir­se que, en oca­sio­nes, es un po­co más eco­nó­mi­co que otros ma­te­ria­les. El alu­mi­nio tie­ne mu­chas ven­ta­jas: es li­viano, no pier­de co­lor, es per­fec­to pa­ra el aire li­bre, y es muy fá­cil su man­te­ni­mien­to.

El hie­rro es uno de los ma­te­ria­les que no se pue­den ob­viar si ha­bla­mos de mo­bi­lia­rio pa­ra el ex­te­rior de la ca­sa. Es­te ma­te­rial pue­de te­ner apa­rien­cia pe­sa­da, pe­ro la reali­dad es que el mer­ca­do ofre­ce lí­neas de mue­bles en hie­rro de po­co pe­so. Los hay ple­ga­bles, de di­fe­ren­tes mo­de­los y co­lo­res. Y lo me­jor de to­do es que es­ta­rá lis­to pa­ra aguan­tar las in­cle­men­cias del cli­ma.

Cuan­do se habla de ma­te­ria­les de es­tos ti­pos de mue­bles, la me­jor no­ti­cia es que se pue­den com­bi­nar en­tre sí. Por sus lí­neas y di­se­ños, al­gu­nos en­ca­jan a me­di­da que se va for­man­do una ar­mo­nía en el di­se­ño; de he­cho, al­gu­nos ya vie­nen con ma­te­ria­les com­bi­na­dos de fá­bri­ca. Lo im­por­tan­te de to­do es­to es que pue­des ad­qui­rir o bien ya sea re­mo­de­lar los mue­bles de for­ma tal que se ada­ten a tus es­pa­cio y al res­to del es­ti­lo de la ca­sa. Si no es­tás muy se­gu­ra o se­gu­ro, lo me­jor se­rá bus­car ayu­da de un ex­per­to en la ma­te­ria, pues no se tra­ta de po­ner so­lo mue­bles fue­ra de la ca­sa, más bien la idea es crear un am­bien­te có­mo­do y fun­cio­nal pa­ra dis­fru­tar de di­chas áreas. De­jan­do un po­co atrás el te­ma de los ma­te­ria­les, en­fo­qué­mo­nos aho­ra en el ti­po de man­te­ni­mien­to que re­quie­ren ca­da uno de ellos, y pa­ra eso, lo me­jor es cer­cio­rar­te muy bien a la hora de ad­qui­rir­los. Pre­gún­ta­le a tu pro­vee­dor cuá­les son los li­nea­mien­tos a se­guir pa­ra man­te­ner­los siem­pre en buen es­ta­do. Al­gu­nos mue­bles ne­ce­si­ta­rán re­to­que de pin­tu­ra ca­da cier­to tiem­po; otros ne­ce­si­tan agua pa­ra su man­te­ni­mien­to; mien­tras que al­gu­nos ten­drán su­fi­cien­tes con un pa­ño se­co. Es­tos de­ta­lles son pe­que­ños, pe­ro muy im­por­tan­tes pa­ra que tu in­ver­sión val­ga la pe­na, y pa­ra que, al fi­nal, pue­das dis­fru­tar por lar­go tiem­po de tu mo­bi­lia­rio.

Fo­tos: is­tock

Co­lo­res fres­cos y

lu­mi­no­sos. Pue­des ju­gar con los co­lo­res com­bi­nan­do el bei­ge, con el ro­jo, el blan­co y el ama­ri­llo. Aun­que no sue­le ser

usual aña­dir una al­fom­bra en al­gu­nas

áreas de ex­te­rior, hay es­pa­cios que sí lo re­quie­ren. Tra­ta de iden­ti­fi­car si la ne­ce­si­tas o no; y lo más im­por­tan­te, que la mis­ma sea pa­ra usar fue­ra de la ca­sa. Los mue­bles ti­po ha­ma­ca

apor­tan di­ver­sión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.