ES­TI­LO PER­SO­NAL

Es­te pro­yec­to es­tá ubi­ca­do en el co­ra­zón de Pian­ti­ni. Real­men­te es una zo­na vi­bran­te que con­ju­ga vi­vien­das, la vida ci­ta­di­na lle­na de movimiento, ac­tua­li­dad y di­fe­ren­tes am­bien­tes, así que po­dría de­cir que es­to se re­fle­ja en el di­se­ño de es­ta mo­ra­da.

Aldaba - - ALDABA SUMARIO - Tex­to: Ka­ri­na Fa­bián Fo­tos: Mar­tín Ro­drí­guez

Es­te pro­yec­to es­tá ubi­ca­do en una zo­na vi­bran­te que con­ju­ga vi­vien­das, la vida ci­ta­di­na lle­na de movimiento, ac­tua­li­dad y di­fe­ren­tes am­bien­tes, así que po­dría de­cir­se que es­to se re­fle­ja en el di­se­ño de es­ta her­mo­sa mo­ra­da.

Ca­da pro­yec­to es es­pe­cial y vi­vo ex­pe­rien­cias úni­cas en ca­da ca­so. Es­te en par­ti­cu­lar ha si­do muy gra­ti­fi­can­te, el sa­ber que los pro­pie­ta­rios que­da­ron com­pla­ci­dos y fi­nal­men­te con­si­guie­ron lo que tan­to an­he­la­ban; pues ha­bían te­ni­do ex­pe­rien­cias pre­vias don­de no se lo­gra­ba cap­tar sus ne­ce­si­da­des. Y es que de eso pre­ci­sa­men­te se tra­ta el tra­ba­jo: cuan­do asu­mes es­ta res­pon­sa­bi­li­dad, lo más im­por­tan­te es cum­plir con las ex­pec­ta­ti­vas de quie­nes ha­rán uso de los es­pa­cios.

Po­dría de­cir que to­das las de­ci­sio­nes que tie­ne que ver con los cam­bios y re­mo­de­la­cio­nes de es­te pro­yec­to fue­ron to­ma­das en con­jun­to. Ellos, los pro­pie­ta­rios, se in­vo­lu­cra­ron mu­cho, y lo más im­por­tan­te es que, al fi­nal, siem­pre en­con­trá­ba­mos có­mo lle­gar a un acuer­do. To­do es­to sin de­jar de con­fiar en no­so­tros y dán­do­nos li­ber­tad pa­ra tra­ba­jar. Lo que ha­ce a es­te pro­yec­to más in­tere­san­te aún es que tra­ba­ja­mos re­uti­li­zan­do pie­zas que ya ellos ha­bían ad­qui­ri­do pre­via­men­te; al­gu­nas las re­ubi­ca­mos, otras se res­tau­ra­ron. Tam­bién se ad­qui­rie­ron nue­vos ele­men­tos, se di­se­ña­ron otros y se rea­li­za­ron cam­bios co­mo re­ves­ti­mien­tos en madera, es­tu­co y te­la. To­dos es­tos tra­ba­jos pue­den ver­se en ca­da es­pa­cio.

Si hay que de­fi­nir el es­ti­lo de es­te apar­ta­men­to, de­fi­ni­ti­va­men­te hay que re­su­mir­lo con una so­la pa­la­bra: ecléc­ti­co. ¿Por qué? Aquí se fu­sio­na­ron di­fe­ren­tes pie­zas, sin se­guir nin­gu­na re­gla, pa­ra con­se­guir un es­ti­lo per­so­na­li­za­do y úni­co. Es­ta co­rrien­te de di­se­ño es la

Es­ta mo­ra­da po­see pie­zas ca­pa­ces de atra­par más de una mi­ra­da. El bronce, el dorado y los to­nos pla­tea­dos se ha­cen sen­tir, al igual que las ba­ses de las lám­pa­ras en for­ma de co­ral que apor­tan elegancia y, al mis­mo tiem­po, movimiento al di­se­ño. Un am­bien­te mo­derno y con­tem­po­rá­neo, pe­ro so­bre to­do muy aco­ge­dor.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.