MICKY HUR­LEY EN­TRE AR­TE, LUZ Y MAR

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO -

El di­se­ña­dor, cu­ra­dor y es­ti­lis­ta mues­tra su ex­ce­len­te di­se­ño que se com­bi­na con su ex­pe­rien­cia co­mo mar­chand d’art en es­te “pent­hou­se con vis­ta al mar”. Ubi­ca­do en Key Bis­cay­ne, don­de se rea­li­za uno de los más im­por­tan­tes even­tos de ar­te en el mun­do, el co­no­ci­do Art Ba­sel Mia­mi Beach, es­ta her­mo­sa mo­ra­da es­tá re­bo­san­te de ar­te.

El ar­te, en to­dos los lu­ga­res y mo­men­tos, tie­ne una gran im­por­tan­cia cultural… el ar­te nos con­tie­ne y nos ins­pi­ra, es nues­tro legado y nues­tro pre­sen­te”. Micky Hur­ley. El di­se­ña­dor de in­te­rio­res, es­ti­lis­ta y mar­chand d’art es­tá fe­liz con el pro­yec­to y con sus re­sul­ta­dos pues los pro­pie­ta­rios que­rían te­ner lis­to el de­par­ta­men­to pa­ra Art Ba­sel Mia­mi Beach, pa­ra el que fal­ta­ban ape­nas unos po­cos me­ses. Co­mo es bien co­no­ci­do, Mia­mi se ha con­ver­ti­do en un des­tino fa­mo­so que atrae a los ar­tis­tas más im­por­tan­tes del mun­do. Des­de el sofisticado y ya men­cio­na­do evento Art Ba­sel pa­ra los co­no­ce­do­res de la cultura, hasta los gra­fi­tis de Wyn­wood pa­ra los mu­ra­lis­tas emer­gen­tes. Art Ba­sel se tra­ta de sor­pren­der y en­can­tar. Un sim­ple pa­seo a pie por South Beach du­ran­te la fe­ria bas­ta­rá pa­ra enamo­rar­se del ar­te pú­bli­co y de las per­so­nas in­com­pa­ra­bles que dis­fru­tan la vis­ta y es­pec­tácu­los. Los pro­pie­ta­rios con­fia­ron ple­na­men­te en Hur­ley: “Me die­ron to­da la confianza pa­ra po­der crear tran­qui­la­men­te… eso sí, cum­plien­do con el re­qui­si­to del tiem­po”, re­cor­dán­do­le los po­cos me­ses que te­nía pa­ra desa­rro­llar el di­se­ño. Pe­ro no fue el tiem­po el ma­yor reto, sino “con­ven­cer al due­ño de re­ga­lar el 90 % de los mue­bles que te­nía y po­der re­uti­li­zar el 10 % que que­da­ba de la me­jor ma­ne­ra”, el res­to de

Si los pin­to­res im­pre­sio­nis­tas, en su bús­que­da de pai­sa­jes y co­lor, en­con­tra­ran es­ta vis­ta, se­ría jus­ta­men­te des­de aquí des­de don­de la pin­ta­rían. La paz y la ca­li­dez ho­ga­re­ña que ge­ne­ra es­ta mo­ra­da di­se­ña­da por Hur­ley es tal, que in­vi­ta a la con­tem­pla­ción y a la bús­que­da artística de la be­lle­za.

los mue­bles ha­bían si­do “re­ci­cla­dos” de otra ca­sa y no le ve­nían bien al es­pa­cio. Un apar­ta­men­to en la pla­ya tie­ne ca­rac­te­rís­ti­cas y ne­ce­si­da­des muy dis­tin­tas a las de una vi­vien­da ci­ta­di­na, y es por es­to que el di­se­ño del mis­mo es, en pa­la­bras del pro­pio Hur­ley, un desafío agra­da­ble. Los gran­des ven­ta­na­les, el ha­bi­tual uso de acon­di­cio­na­do­res de aire en el sec­tor, la lu­mi­no­si­dad del sol y su re­fle­jo en la are­na así co­mo en el mar,

Pa­ra res­guar­dar­se del in­quie­tan­te sol sin per­der la gran vis­ta, es­tá

es­ta sa­li­ta, un es­pa­cio de lí­neas

que guían al mar la mi­ra­da.

Un mi­ra­dor con mo­bi­lia­rio de po­ca al­tu­ra pa­ra que na­da in­ter­fie­ra con el her­mo­so paisaje.

la pri­va­ci­dad en un es­pa­cio con­ti­nua­men­te tran­si­ta­do, fue­ron desafíos en los que tu­vo que pen­sar y sor­tear Micky Hur­ley. En los apar­ta­men­tos de pla­ya se ne­ce­si­ta lo bá­si­co pa­ra lle­var una vida có­mo­da. Ya sea pa­ra un uso más o me­nos tem­po­ral, un apar­ta­men­to en la pla­ya de­be es­tar bien di­se­ña­do, pen­sa­do pa­ra fa­ci­li­tar la luz na­tu­ral así co­mo las en­can­ta­do­ras vis­tas del mar, un es­pa­cio que ins­pi­re re­la­ja­ción y so­sie­go pe­ro que

sea del to­do fun­cio­nal y be­llo. Micky Hur­ley apos­tó por to­ques de es­ti­lo ma­rino, es de­cir, creó con­tras­tes con los blan­cos y co­lo­res cla­ros do­mi­nan­tes, pe­ro tam­bién in­tro­du­jo, de al­gu­na for­ma, el mar en el in­te­rior del apar­ta­men­to. El co­lor azul ma­rino, co­mo su pro­pio nom­bre in­di­ca, es el co­lor ma­rí­ti­mo por ex­ce­len­cia y es­tá sa­bia­men­te pin­ce­la­do aquí y allá en ca­da estancia. Asi­mis­mo se ma­ti­zó la fuer­te os­cu­ri­dad de es­te tono con azu­les añil y agua­ma­ri­na pa­ra con­se­guir el mis­mo efec­to de re­fle­jar el paisaje. El re­cu­rrir al blan­co y que re­cu­bra ca­si to­da la mo­ra­da siem­pre es agra­da­ble y más aún en un am­bien­te mar­ca­da­men­te tro­pi­cal. Un apar­ta­men­to de pla­ya di­se­ña­do con un cla­ro do­mi­nio del co­lor blan­co es una apues­ta se­gu­ra. El blan­co es el co­lor es­tre­lla de las mo­ra­das pla­ye­ras, un es­pa­cio lleno de luz y con un sol más in­ten­so, pues nos ayu­da a in­tro­du­cir esa lu­mi­no­si­dad en el in­te­rior del apar­ta­men­to. Tam­bién, en cuan­to a la

Los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos no se li­mi­tan a un so­lo es­ti­lo o ti­po, sino que se mez­clan pa­ra crear un con­cep­to

bien ela­bo­ra­do. Pa­ra mues­tra, se pue­de to­mar el área

del li­bre­ro: Micky Hur­ley sa­be con­ju­gar de­ta­lles pro­pia­men­te

marinos, co­mo bar­qui­tos y con­chas,

con otros más “is­le­ños” co­mo la es­ca­le­ri­lla en bam­bú

co­lor agua­ma­ri­na.

prac­ti­ci­dad, el blan­co es es­pe­cial­men­te uti­li­za­do en zo­nas con al­tas tem­pe­ra­tu­ras, pues cuan­do el sol in­ci­de so­bre una su­per­fi­cie blan­ca, acu­mu­la­rá mu­cho me­nos ca­lor que si fue­ra de un co­lor os­cu­ro.

Los tex­ti­les uti­li­za­dos son siem­pre en to­nos cla­ros con fuer­tes acen­tos de contraste. Las cor­ti­nas de la re­cá­ma­ra, por ejem­plo, son de te­ji­do ve­ra­nie­go y va­po­ro­so, en cla­ras lí­neas ver­ti­ca­les, pro­te­gen del abra­sa­dor ex­te­rior y dan pri­va­ci­dad, pe­ro tam­bién se re­traen fá­cil­men­te pa­ra po­der se­guir dis­fru­tan­do del paisaje. La te­rra­za, por su par­te, tam­bién es el mar­co per­fec­to pa­ra las lar­gas y fe­li­ces ve­la­das. Por ello, el mo­bi­lia­rio da a los gran­des ven­ta­na­les, a la pla­ya y por úl­ti­mo al mar. La te­rra­za es ce­rra­da, pe­ro se ha pen­sa­do bien el es­pa­cio y el mo­bi­lia­rio pa­ra en­ca­jar flui­da­men­te y crear un agra­da­ble am­bien­te tan­to pa­ra el día co­mo pa­ra la no­che. El es­ti­lo de es­ta mo­ra­da es mar­ca­da­men­te sim­ple, sin pre­ten­sión, don­de los pro­ta­go­nis­tas son las mag­ní­fi­cas obras de ar­te y la vis­ta. Lo que más se des­ta­ca es una pe­que­ña, pe­ro muy im­por­tan­te co­lec­ción im­pre­sio­nis­ta que in­clu­ye un ma­ra­vi­llo­so óleo del pin­tor Pie­rre Bo­nard y otros de Raoul Dufy, que con­tie­nen co­lo­ri­dos que re­fle­jan la Cos­ta Azul de Fran­cia, ade­más de un óleo de Jean-édouard Vui­llard y di­bu­jos de Hen­ri Ma­tis­se. “Ele­gí es­tos co­lo­res ins­pi­rán­do­me en los cua­dros de Dufy, los azu­les más in­ten­sos y al mis­mo tiem­po, pa­ra no dis­traer de la vis­ta, los so­fás son blan­cos off-whi­te, que al mis­mo tiem­po en­fa­ti­za los otros co­lo­res… con to­ques de aqua­ma­ri­ne en los mu­ros co­mo el mar”, ex­pli­ca Micky. En es­te apar­ta­men­to se apos­tó por es­pa­cios flui­dos y abier­tos, lo me­nos com­par­ti­men­ta­dos po­si­ble. Al ser en ex­tre­mo sen­ci­llo se eli­mi­nó to­do lo su­per­fluo y los ac­ce­so­rios de­co­ra­ti­vos lla­ma­ti­vos en ex­ce­so. De es­te mo­do se con­si­gue que

Con un vas­to co­no­ci­mien­to de las an­ti­güe­da­des y el ar­te, Micky mez­cla su afi­ción a las an­ti­güe­da­des y el ar­te ex­qui­si­ta­men­te con su ojo ex­per­to en co­lor y tex­tu­ra en to­dos sus pro­yec­tos. Es por es­to que la lis­ta de clien­tes de Hur­ley in­clu­ye al­gu­nas de las fa­mi­lias más pro­mi­nen­tes de su país así co­mo hom­bres y mu­je­res maravillosos de to­do el mun­do.

nin­gún ele­men­to ac­ce­so­rio obs­ta­cu­li­ce las vis­tas que con­tem­pla­mos a tra­vés de los gran­des ven­ta­na­les, pues se bus­ca dar­le pro­ta­go­nis­mo al paisaje y a la ma­ra­vi­llo­sa co­lec­ción de obras de ar­te. En de­fi­ni­ti­va, apos­tar por sim­pli­fi­car la dis­tri­bu­ción y po­ten­ciar la fun­cio­na­li­dad de ca­da es­pa­cio, creó un am­bien­te ideal pa­ra la con­tem­pla­ción. La pa­le­ta de co­lor es enér­gi­ca, pe­ro so­bria. Las to­na­li­da­des ele­gi­das re­sal­tan –en gran me­di­da– los co­lo­res im­pre­sio­nis­tas y, al mis­mo tiem­po, evo­can la tran­qui­li­dad marina. To­do en es­te apar­ta­men­to es­tá dis­pues­to sa­bia­men­te por Micky Hur­ley, ha­cien­do que el es­pa­cio sea un ob­ser­va­to­rio de lo be­llo, tan­to en lo na­tu­ral co­mo en la su­bli­me crea­ción hu­ma­na. Sin du­da, una mo­ra­da que cum­ple de la ma­ne­ra más am­plia las ex­pec­ta­ti­vas en una lo­ca­li­dad de al­tos es­tán­da­res, tan­to so­cia­les co­mo cul­tu­ra­les.

En el apo­sen­to se in­clu­yen co­sas nue­vas al di­se­ño pa­ra el ex­clu­si­vo disfrute de los pro­pie­ta­rios. Es aquí don­de se aña­de con fuer­za los to­nos ama­ri­llos y se uti­li­za la trans­pa­ren­cia en ele­men­tos del mo­bi­lia­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.