MEN CAVE

Así se de­no­mi­nó es­te fino y bien cui­da­do pro­yec­to, ubi­ca­do en una de las zo­nas más ex­clu­si­vas de San­to Domingo. El cliente que­ría un apar­ta­men­to don­de se sin­tie­ra a gus­to. Un lu­gar muy per­so­nal que re­fle­ja­ra de al­gún mo­do su per­so­na­li­dad, des­cri­ta en part

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO APARTAMENTO DE SOLTERO - Tex­to: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Ri­car­do Pian­ti­ni Ha­zoury

Ala en­tra­da se en­cuen­tra, des­de lue­go, el her­mo­so re­ci­bi­dor que brin­da ac­ce­so a di­fe­ren­tes áreas de la ca­sa por un am­plio pa­si­llo. Des­de allí se pue­de tran­si­tar fá­cil­men­te hasta lle­gar por un la­do, a la sala y, por el otro la­do, al co­me­dor; área que a su vez, da ac­ce­so a la co­ci­na.

El co­me­dor es una de las áreas fa­vo­ri­tas del di­se­ña­dor de in­te­rio­res. ‘La me­sa es una pie­za in­tere­san­te’. “Él la tie­ne des­de ha­ce más de 20 años”, di­ce Jo­sé Al­ber­to Che­co, re­fi­rién­do­se al pro­pie­ta­rio. Es una me­sa de piel con un re­cu­bri­mien­to (pa­ra que es­ta no se mal­tra­te). Su co­lor aca­ra­me­la­do la em­be­lle­ce aún más, y en­ca­ja a la per­fec­ción con la pa­le­ta de co­lo­res que se usó en el di­se­ño de in­te­rio­res, no so­lo de es­ta área, sino de to­da la ca­sa. Su pro­pie­ta­rio no sa­bía si re­uti­li­zar­la o no en es­te nue­vo es­pa­cio, pe­ro des­de que Che­co la vio, nos cuen­ta que se enamo­ró de ella. “Es una pie­za úni­ca. La res­ca­ta­mos” y for­ma par­te in­te­gral del co­me­dor, de he­cho, es una pie­za de con­ver­sa­ción en lo que con­fie­re al di­se­ño.

Las si­llas de Ro­che Bo­bois fue­ron el

to­que per­fec­to pa­ra crear la ar­mo­nía en­tre am­bas pie­zas. El co­me­dor tam­bién tie­ne la par­ti­cu­la­ri­dad de que pue­de dis­po­ner­se pa­ra seis co­men­sa­les, así co­mo pa­ra cua­tro.

Re­to­man­do el te­ma del re­ci­bi­dor, hay que re­sal­tar una es­pe­jo de gran di­men­sión, con téc­ni­ca de an­ti­cua­do, que cu­bre y ador­na una pa­red, dan­do una apa­rien­cia de en­ve­je­ci­mien­to, pe­ro al mis­mo de mo­der­ni­dad. Es­ta área da la bien­ve­ni­da al visitante y lo con­du­ce, co­mo ya he­mos di­cho, a la sala; y es­te ele­gan­te es­pa­cio, con mue­bles de di­fe­ren­tes es­ti­los, nos co­mu­ni­ca a su vez con el co­me­dor, el bal­cón y el estudio. En es­te úl­ti­mo es­pa­cio, que se­ría una de las zo­nas más so­cia­bles de la ca­sa, en­con­tra­mos ex­qui­si­tas pie­zas. Sin du­da des­ta­ca la gran al­fom­bra de piel de va­ca que cu­bre ca­si con to­ta­li­dad to­do el pi­so de di­cha zo­na. Es­ta área es la fa­vo­ri­ta

del pro­pie­ta­rio de la vi­vien­da, a quien le gus­ta re­ci­bir allí a sus vi­si­tas. Cuan­do ca­mi­nas por las áreas, sien­tes una co­rre­la­ción en­tre ellas. Y eso se lo­gró, en par­te, a la pa­le­ta de co­lo­res que se usó. Los to­nos ma­rro­nes y gri­ses do­mi­nan. En ma­rrón se pue­den no­tar la ga­ma des­de los ca­ra­me­los, lo co­lo­res té­rreos… que se in­te­gran con el gris pa­ra dar­le ese to­que de so­brie­dad, que fun­cio­nan muy bien pa­ra ate­rri­zar los am­bien­tes.

A pe­sar de que to­do en la ca­sa es nue­vo (a ex­cep­ción de la me­sa del co­me­dor ya men­cio­na­da, es­cul­tu­ras y al­gu­nas pie­zas), pa­re­ce­ría que to­do lo de la ca­sa se fue ad­qui­rien­do con los años. To­do es­tá muy bien aco­pla­do y eso era lo que se bus­ca­ba. “La idea es que, una vez den­tro de la mo­ra­da, las per­so­nas sin­tie­ran que no es­tán en una tien­da, sino en un ho­gar”,

men­cio­na Jo­sé Al­ber­to.

Si bien es cier­to que no se hi­cie­ron tra­ba­jos o cam­bios de es­truc­tu­ra, la mo­ra­da sí se trans­for­mó a ba­se de re­cur­sos co­mo re­ves­ti­mien­tos y cam­bios de co­lo­res en las pa­re­des. Es­to, jun­to al mo­bi­lia­rio muy bien se­lec­cio­na­do, lo­gró un di­se­ño ecléc­ti­co con ten­den­cia a lo mo­derno, que re­fle­ja a la per­fec­ción la per­so­na­li­dad de quien re­si­de en ella.

La gran al­fom­bra es de piel de va­ca, he­cha a la me­di­da pa­ra es­te pro­yec­to. Cu­bre prác­ti­ca­men­te to­da el área del salón. Es una obra de ar­te, ca­da una de sus pie­zas forman un en­gra­na­je per­fec­to que las ha­ce ver co­mo una so­la pie­za, ade­más de te­ner los to­nos per­fec­tos pa­ra es­te apar­ta­men­to. La al­fom­bra es de De­sing Li­ving.

Pe­se a que no se hi­cie­ron

tra­ba­jos o cam­bios de es­truc­tu­ra, la mo­ra­da sí se trans­for­mó a ba­se de re­cur­sos co­mo re­ves­ti­mien­tos y cam­bios de co­lo­res en las pa­re­des. En el co­me­dor, por ejem­plo, se usó un re­ves­ti­mien­to de ra­fia pa­ra las pa­re­des.

La per­so­na­li­dad del cliente

es­tá re­fle­ja en es­te pro­yec­to ubi­ca­do

en Pian­ti­ni. Ele­gan­te, re­ser­va­do, so­brio. Pa­ra

al­gu­nas áreas, co­mo el ca­so del estudio, se uti­li­za­ron al­fom­bras pa­ra

los pi­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.