OASIS DE PAZ

Crear una re­si­den­cia que sea un re­man­so, un es­pa­cio don­de al en­trar te sien­tas en paz y que te brin­de ca­li­dez de­be ser fun­da­men­tal pa­ra tu ho­gar. Es­to es lo que pien­sa la di­se­ña­do­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca y de in­te­rio­res que di­se­ñó es­te es­pa­cio.

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Di­se­ña­do­ra: Ma­ría Ga­brie­la Men­do­za Báez Tex­to: Yo­kai­ra García Fo­tos: Si­món Espinal Coor­di­na­ción: Vianny So­lano

Con­ver­tir su mo­ra­da en un es­pa­cio de luz y re­la­ja­ción, pa­ra po­der en­con­trar en ella una par­te de sí mis­ma ca­da vez que lle­ga­ra a su ho­gar, fue la mo­ti­va­ción de Ma­ría Ga­brie­la Men­do­sa Báez pa­ra es­te pro­yec­to.

“La idea es que es­to fue­ra un apar­ta­men­to com­pac­to, pe­que­ño, fun­cio­nal y al mis­mo tiem­po muy prác­ti­co; pe­ro so­bre to­do muy aco­ge­dor, que al lle­gar se sin­tie­ra paz y que las per­so­nas que me vi­si­ta­ran se sin­tie­ran có­mo­das y que yo tam­bién me sin­tie­ra re­la­ja­da”, de­ta­lla la di­se­ña­do­ra, quien en es­tos mo­men­tos con­ti­núa im­pul­san­do su pro­yec­to MG In­te­rior De­sign.

Pie­zas, co­lo­res y es­pa­cios

Ha­cien­do un re­co­rri­do vi­sual por el apar­ta­men­to, nos de­te­ne­mos en el área del co­me­dor, que es­tá co­ro­na­da por una lám­pa­ra que cuel­ga des­de el te­cho, que­dán­do­le de­ba­jo la me­sa que es de cao­ba, pe­ro la­quea­da en blan­co y pa­ti­na­da, con sus si­llas fo­rra­das pa­ra ma­yor co­mo­di­dad pa­ra los co­men­sa­les. Allí tam­bién es­tá un oto­mán, el cual co­nec­ta di­rec­ta­men­te con el so­fá de co­lor azul cla­ro, con la fi­na­li­dad de in­te­grar am­bos es­pa­cios.

Ella nos cuen­ta có­mo, pa­ra la re­mo­de­la­ción, tra­ba­jó con mue­bles que ya te­nía, es de­cir, con en­se­res de his­to­ria fa­mi­liar y que fue­ron adap­ta­dos pa­ra in­te­grar­los al di­se­ño y la de­co­ra­ción de es­te es­pa­cio. El apar­ta­men­to cuen­ta con 85 me­tros cua­dra­dos, pe­ro con una ex­ce­len­te y pre­ci­sa dis­tri­bu­ción que lo ha­ce prác­ti­co,

Par­te la­te­ral del co­me­dor don­de se en­cuen­tra la her­mo­sa cre­den­za de madera na­tu­ral. En la fo­to de la iz­quier­da: área del co­me­dor y sala de es­tar; el lu­gar prin­ci­pal del apar­ta­men­to, don­de se pue­den apre­ciar la mez­cla de co­lo­res te­nues, sua­ves.

fun­cio­nal y aco­ge­dor. De ahí que, en sus compactos es­pa­cios se lo­gran to­dos los am­bien­tes sin des­per­di­cios.

Al ha­blar de la sala, nos cuen­ta que pa­ra es­ta área de la mo­ra­da se uti­li­za­ron co­lo­res so­brios co­mo el gris, blan­co hue­so y el pla­tea­do, acom­pa­ña­do de to­ques do­ra­dos en al­gu­nos ele­men­tos y pie­zas que con­for­man la de­co­ra­ción, pa­ra for­mar así un con­jun­to ar­mo­nio­so. Es­ta fue crea­da con la fi­na­li­dad de que sea una es­pe­cie de rin­cón pa­ra di­fe­ren­tes oca­sio­nes, en la que se pue­da des­can­sar y con­ver­sar. A es­ta área la com­ple­men­tan una bu­ta­ca de co­lor cla­ro de la tien­da Ilu­mel, una al­fom­bra de piel con de­ta­lles pla­tea­dos, un flo­re­ro de pie con una ho­ja de fi­lo­den­dro pa­ra in­te­grar ele­men­tos na­tu­ra­les y verdes; co­mo tam­bién un es­pe­jo pa­ra brin­dar mu­cha más luz y am­pli­tud a la estancia. ‘‘Es­te apar­ta­men­to me en­can­ta por­que es­tá muy bien ilu­mi­na­do, a pe­sar de ser pe­que­ño se sien­te gran­de, se sien­te cá­li­do’’, agre­gó.

Es­pa­cios ín­ti­mos

La ha­bi­ta­ción, aun­que pe­que­ña, tie­ne el ta­ma­ño ideal. Tie­ne su pro­pio es­pa­cio de cló­set en uno de los la­te­ra­les. Dos me­sas de no­che de cao­ba que eran de cuan­do

ella era pe­que­ña, tam­bién es­tán en la ha­bi­ta­ción. Am­bas fue­ron la­quea­das, arri­ba ca­da una con lám­pa­ras ti­po apli­que de la tien­da Lu & Bou, y en uno de los la­te­ra­les un mar­co he­cho a la me­di­da pa­ra la bi­su­te­ría y las al­ha­jas. Den­tro de la mis­ma ha­bi­ta­ción se en­cuen­tra un ga­ve­te­ro, el cual, se­gún nos cuen­ta la di­se­ña­do­ra, tie­ne un va­lor su­ma­men­te sen­ti­men­tal, y es que ha es­ta­do con ella des­de ha­ce más de 30 años. “Lo ten­go des­de que era una be­bé. Lo re­mo­de­lé pin­tán­do­lo de blan­co pa­ra que hi­cie­ra contraste con la pa­red. Los fren­tes de las ga­ve­tas los he pin­ta­do de gris y les agre­gué unos ti­ra­do­res de pie­dra de ága­ta, con el bor­de dorado”. Así mis­mo, en la par­te de arri­ba del ga­ve­te­ro se en­cuen­tran unos tra­mos, los cua­les agre­gan un es­ti­lo vin­ta­ge a la de­co­ra­ción. Los co­lo­res neu­tros per­mi­ten una sen­sa­ción de am­pli­tud y co­mo­di­dad. El fon­do de la ca­ma es­tá ta­pi­za­do con pa­pel de la tien­da Mu­rall, el mis­mo si­mu­la la­dri­llos co­lor gri­sá­ceo, el cual va a acor­de con la at­mós­fe­ra de la re­cá­ma­ra y re­crea un es­ti­lo loft neo­yor­kino.

To­do fue re­di­se­ña­do y acon­di­cio­na­do de ma­ne­ra que ca­da uno de los es­pa­cios ten­gan un to­que per­so­nal, pe­ro so­bre to­do atrac­ti­vo y con­tem­po­rá­neo, don­de pri­ma un au­ra de tran­qui­li­dad, paz y ar­mo­nía.

Her­mo­sos re­cuer­dos. Es­tos son al­gu­nos de los de­ta­lles y po­se­sio­nes per­so­na­les que con­for­man la ha­bi­ta­ción de la di­se­ña­do­ra de es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos e in­te­rio­res, Ma­ría Ga­brie­la Men­do­za. Fotografías, ac­ce­so­rios, li­bros... En la ima­gen se pue­de tam­bién ver el ga­ve­te­ro con el cual lle­va más de 30 años; el mis­mo que su ma­dre eli­gió pa­ra ella cuan­do aún era una pe­que­ña. Sin du­da, una pie­za con mu­cha, pe­ro mu­cha his­to­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.