Re­man­so Ur­bano

Se­re­ni­dad es una pa­la­bra que de­no­ta con­fort y des­can­so. Pa­ra ha­blar de es­pa­cios que nos trans­mi­ten es­to, no po­de­mos de­jar de pen­sar en las úl­ti­mas dos. La so­brie­dad de los co­lo­res neu­tros y la elegancia son tam­bién las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tas tres ha­bi­ta

Aldaba - - ESPACIOS PROPIOS DORMITORIOS -

La se­re­ni­dad de­be mostrarse y sen­tir­se en una estancia des­de el pri­mer mo­men­to en que te en­cuen­tras en ella. La di­se­ña­do­ra de es­pa­cios ar­qui­tec­tó­ni­cos e in­te­rio­res Ma­ría Ga­brie­la Men­do­za des­cri­be que “ca­da una se dis­tin­gue por su pro­pia per­so­na­li­dad. Las tres po­seen un ven­ta­nal que brin­da una ma­ra­vi­llo­sa vis­ta des­de lo alto y por el cual se pue­de apre­ciar una gran par­te de la ciu­dad”.

Asi­mis­mo, con­si­de­ró que lo que guar­dan en co­mún es­tas tres al­co­bas es su es­ti­lo con­tem­po­rá­neo, que, de ma­ne­ra su­til y de­li­ca­da, brin­dan una at­mós­fe­ra de cal­ma. “En la pri­me­ra ha­bi­ta­ción en el cen­tro es­tá la ca­ma de Spa­zio Di Ca­sa, cu­bier­ta con sá­ba­nas de co­lor blan­co y gris cla­ro. El es­pal­dar de es­ta es­tá ador­na­do con un fon­do ta­pi­za­do en piel co­lor gris plo­mo. Al la­do, los ta­blo­nes la­mi­na­dos que son par­te del es­pal­dar de la ca­ma con dos apli­ques de bronce con luz cá­li­da. So­bre una me­sa pe­que­ña de cris­tal, jun­to a la ven­ta­na, se en­cuen­tra una lám­pa­ra de pi­so de co­lor me­tá­li­co”, nos co­men­ta la ar­tis­ta del di­se­ño de in­te­rio­res de es­te sin­gu­lar es­pa­cio. Por igual, Ma­ría Ga­brie­la ex­pli­ca que otra de las re­cá­ma­ras es un po­co más co­lo­ri­da y jo­vial. La com­po­nen una mez­cla de co­lo­res so­brios y pas­te­les; des­de un ja­rrón

El en­can­to de es­ta al­co­ba es co­mo con sus to­nos so­brios, la ilu­mi­na­ción, los ma­te­ria­les y ac­ce­so­rios de­co­ra­ti­vos con­tras­ta con su­ti­le­za.

con flo­res y to­ques de ro­sa­do, pa­ra que es­té pre­sen­te el to­que fe­me­nino. A am­bos la­dos de la ca­ma, las lám­pa­ras RAY di­se­ña­das por Ro­dol­fo Dor­do­ni pa­ra FLOS, que le agre­gan elegancia. Los to­nos azu­les y pla­tea­dos de las cor­ti­nas, jun­to con el es­pe­jo de me­tal en el fon­do, le pro­por­cio­nan a la al­co­ba un aire de su­ti­le­za, tor­nán­do­la osa­da y pers­pi­caz. Ca­be des­ta­car que la al­fom­bra, el edre­dón y las al­moha­das, así co­mo el co­jín de la bu­ta­ca ubi­ca­da en uno de los la­dos, crean una sen­sa­ción de pu­re­za y dis­tin­ción.

“La al­co­ba prin­ci­pal tie­ne una esen­cia re­ser­va­da y pri­va­da; en ella pre­do­mi­na la madera co­mo ma­te­rial pri­mor­dial del di­se­ño en ob­je­tos prin­ci­pa­les co­mo el pi­so, el pla­fond y las re­pi­sas, así co­mo tam­bién las ven­ta­nas y la ca­ma”.

Una me­sa de Ca­lli­ga­ris y sus dos si­llas con un co­lor are­na pá­li­do, las me­sas de no­che de madera, co­lor ma­rrón y cre­ma, acom­pa­ña­das de lám­pa­ras gran­des que cus­to­dian am­bos la­dos de la ca­ma.

En la par­te su­pe­rior, una lá­mi­na de na­tu­ra­le­za en la pa­red del fon­do son el or­na­men­to ideal pa­ra al­guien que dis­fru­ta de su pro­pia com­pa­ñía.

En es­ta re­cá­ma­ra pri­ma la so­brie­dad, elegancia y lo con­tem­po­rá­neo. La di­se­ña­do­ra lo­gró des­ta­car en ca­da una de las

Los to­nos pas­tel en al­gu­nos de­ta­lles de es­ta ha­bi­ta­ción jue­gan un pa­pel im­por­tan­te y es que pro­ye­ctan ale­gría, y

al mis­mo tiem­po ca­li­dez.

ha­bi­ta­cio­nes, lo me­jor de la per­so­na­li­dad y sin­gu­la­ri­dad de ca­da uno de sus usua­rios; jun­tas, se con­vier­ten en van­guar­dia, dan­do así un to­que de lu­jo sin caer en lo ex­cén­tri­co.

Men­do­za Báez aco­tó que es­tos apo­sen­tos, sin du­da, son mues­tra de que se pue­de te­ner con­fort, y des­can­sar en un lu­gar es­ti­li­za­do y ade­cua­do a los gus­tos de ca­da uno sus usua­rios. Fi­nal­men­te, pun­tua­li­zó có­mo los to­nos neu­tros son eje cen­tral de la de­co­ra­ción. “Con es­te co­lor se bus­ca ar­mo­ni­zar los es­pa­cios, tra­yen­do mu­cha más luz a es­tos y a su vez evo­can­do paz y tran­qui­li­dad”. Es­tos es­pa­cios forman par­te de un pro­yec­to ubi­ca­do en el cen­tro de la ciu­dad. Un di­se­ño que re­fle­ja en su con­jun­to un am­bien­te ho­ga­re­ño; y tal y co­mo nos con­tó la ar­tis­ta del di­se­ño de in­te­rio­res, la mo­ra­da no mo­di­fi­ca el di­se­ño ar­qui­tec­tó­ni­co de la cons­truc­ción, sino que lo adap­ta pa­ra apro­ve­char al má­xi­mo los re­cur­sos que brin­da la es­truc­tu­ra ori­gi­nal.

La madera en los mue­bles de es­te dor­mi­to­rio lo tor­nan sofisticado y lo lle­nan de un aire con­ser­va­dor. Ca­be des­ta­car que las tres ha­bi­ta­cio­nes po­seen un ven­ta­nal que brin­da una ma­ra­vi­llo­sa vis­ta de gran par­te de la ciu­dad.

Tie­nen voz pro­pia Los fi­nos de­ta­lles in­clui­dos en ca­da una de las ha­bi­ta­cio­nes es lo que ha­cen que es­te pro­yec­to sea en esen­cia una mues­tra trans­for­ma­do­ra de es­pa­cios, vién­do­se tam­bién van­guar­dis­ta y lle­na de se­gu­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.