DES­TINO: DUM­BO

TRA­YEC­TO: PUEN­TE DE BROOKLYN

Aldaba - - SOLUCIONES CULTURAL PASEO - Tex­to: Lau­ra Oli­vo Fo­to prin­ci­pal: Ro­bert Vás­quez Fo­tos se­cun­da­rias: Ir­ma Oli­vo y Lau­ra Oli­vo

DUM­BO es un dis­tri­to de Nue­va York, si­tua­do en la ori­lla del East Ri­ver, que per­te­ne­ce al barrio de Brooklyn. Su nom­bre pe­cu­liar no es más que una abre­via­ción en si­glas del in­glés “Down Un­der Man­hat­tan Brid­ge Over­pass”. Un lu­gar muy de mo­da hoy en día jus­to de­ba­jo del puen­te, que se ha con­ver­ti­do en un pun­to de mu­cho in­te­rés en NY pa­ra los turistas que dis­fru­tan de co­no­cer una par­te más cultural y “vi­sual” de es­ta ciu­dad. Pa­ra lle­gar allí, la me­jor ruta que te re­co­men­da­ría­mos se­ría cru­zar el puen­te de Brooklyn a pie, un pa­seo que pue­de ser de mu­cho disfrute, so­bre to­do en épo­cas de tem­pe­ra­tu­ra sua­ve co­mo en el mes de oc­tu­bre, don­de no te pe­sa­ría por la dis­tan­cia hasta el barrio de Brooklyn. Al fi­nal de la tra­yec­to­ria del puen­te, po­drás ba­jar re­vo­lu­cio­nes de la ca­mi­na­ta en los al­re­de­do­res de DUM­BO, dis­fru­tan­do de sus vis­tas ha­cia Man­hat­tan.

Ubi­ca­do en­tre el puen­te de Man­hat­tan y el puen­te de Brooklyn, DUM­BO es un lu­gar re­no­va­do. Du­ran­te las úl­ti­mas dé­ca­das ha si­do trans­for­ma­do de ser una zo­na industrial cos­te­ra a con­ver­tir­se en be­llos lofts de te­chos al­tos y ai­rea­dos, galerías de ar­te, y bou­ti­ques fas­hio­nis­tas muy sin­gu­la­res. Es uno de los mu­chos es­pa­cios emo­cio­nan­tes de Brooklyn don­de en­con­tra­rás de to­do, un área ecléc­ti­ca, don­de

pue­des co­no­cer unas cuan­tas li­bre­rías, o qui­zás en­trar a una galería de ar­te, o dis­fru­tar de un per­for­man­ce tea­tral muy avant-gar­de.

Al ex­tre­mo oes­te del puen­te se en­cuen­tra el “Brooklyn Brid­ge Park”, que es un lu­gar per­fec­to pa­ra re­la­jar­se y dis­fru­tar de im­pre­sio­nan­tes vis­tas icó­ni­cas del “East Ri­ver”(cuen­ta con una co­ne­xión gra­tis a in­ter­net Wi­fi). Otra lo­ca­ción in­tere­san­te se­ría co­no­cer el re­cién restaurado “Ja­ne’s Ca­rou­sel” jus­to en el bor­de del agua, ubi-

ca­do al otro ex­tre­mo del puen­te de Brooklyn en el par­que lla­ma­do “Em­pi­re Ful­ton Ferry”.

Gas­tro­no­mía con ba­se ita­lia­na:

Si ubi­cas la ca­lle “Old Ful­ton Street”, pue­des en­con­trar­te con al­gu­nos si­tios in­tere­san­tes pa­ra dis­fru­tar de la gas­tro­no­mía de la zo­na (con sus orí­ge­nes ita­lia­nos), co­mo Ju­lia­na’s Piz­za o Gri­mal­di’s Piz­ze­ria. Ca­mi­nan­do más ha­cia el río, se en­cuen­tra un res­tau­ran­te con vis­ta muy her­mo­sa lla­ma­do “The Ri­ver Ca­fé”, que po­see un her­mo­so jar­dín ex­te­rior don­de pue­des ha­cer­te al­gu­nas fo­tos muy ori­gi­na­les. Ro­dean­do el mue­lle, se apre­cia no muy le­jos una es­truc­tu­ra muy sin­gu­lar co­mo de una ca­si­ta de madera con te­jas; se tra­ta de la he­la­de­ría “Brooklyn Ice Cream Fac­tory” que cuen­ta con de­li­cio­sos sa­bo­res cre­mo­sos de he­la­do ar­te­sa­nal. Es un es­ta­ble­ci­mien­to muy vi­si­ta­do por los turistas en ho­ra­rio de la tar­de.

Ar­te y cultura:

Pa­ra quie­nes vi­si­ten la ciu­dad a fi­na­les de sep­tiem­bre, es im­pres­cin­di­ble dar­se una vuel­ta por el “Art Un­der the Brid­ge Fes­ti­val”, or­ga­ni­za­do por el Dum­bo Arts Cen­ter (un lu­gar pa­ra los amantes del ar­te que se pue­de vi­si­tar to­do el año), don­de ar­tis­tas emer­gen­tes in­ter­ac­túan con los asis­ten­tes en es­pa­cios pú­bli­cos. Si su vi­si­ta no coin­ci­de con el fes­ti­val, no se preo­cu­pe, exis­te una vi­si­ta guia­da a Dum­bo con es­pe­cia­lis­tas en ar­te, en la que podrá co­no­cer las galerías y el movimiento artístico de la zo­na, dis­po­ni­ble to­do el año (Ojo: Las galerías no es­tán abier­tas los lu­nes ni mar­tes).

Un re­co­rri­do úni­co:

Es­te es un pa­seo es­pe­cial, que lo pue­den ha­cer a pie en la ciu­dad de Nue­va York. Ir des­de Man­hat­tan (pa­san­do por el

par­que del City Hall y de­jan­do a lo le­jos los edi­fi­cios del De­par­ta­men­to del Te­so­ro de los Es­ta­dos Uni­dos “New York City Trea­sury Bu­reau” y el pa­la­cio de Jus­ti­cia de N.Y. (con una ar­qui­tec­tu­ra muy em­ble­má­ti­ca), hasta abor­dar el fa­mo­so puen­te de Brooklyn y lle­gar a la an­te­sa­la del ba­rio de Brooklyn: DUM­BO.

Ad­mi­rar el ho­ri­zon­te im­pre­sio­nan­te de la ciu­dad.

jun­to al río, ha­cer su ca­mino a tra­vés del puen­te y apren­der acer­ca de su his­to­ria y sig­ni­fi­ca­do cultural, de­te­nién­do­se a leer sus pla­cas y de­ta­lles. Cuan­do lle­gue a Brooklyn, el dis­tri­to más po­bla­da de la ciu­dad de Nue­va York, se dis­fru­ta­rá de las in­fluen­cias cul­tu­ra­les de la ciu­dad con vi­si­tas a galerías de ar­te y tien­das de he­la­dos y cho­co­la­te en el barrio co­no­ci­do co­mo Dum­bo. ¡En­ton­ces lo me­jor, des­pués de to­do es­to, es ter­mi­nar en el par­que de Brooklyn!, y deleitarse con la ma­ra­vi­llo­sa vis­ta, to­mar­se una li­mo­na­da y co­no­cer los al­re­de­do­res del par­que (que en pri­ma­ve­ra-ve­rano es un es­pec­tácu­lo).

Des­pi­dien­do a DUM­BO:

Lue­go de co­no­cer to­do es­tos lu­ga­res, una op­ción di­fe­ren­te pa­ra re­gre­sar a Man­hat­tan se­ría to­mar el East Ri­ver Ferry, que tie­ne una se­rie de pro­gra­ma­ción de re­co­rri­dos por los al­re­de­do­res de la is­la que re­sul­ta­rán un plus a tu via­je. Eli­gien­do el cru­ce sen­ci­llo, po­drás ver en el ca­mino la Es­ta­tua de la Li­ber­tad, dis­fru­tar de las vis­tas pa­no­rá­mi­cas de los edi­fi­cios y de­cir­le adiós al mue­lle en DUM­BO. Lue­go des­em­bar­car al ba­jo Man­hat­tan, por el la­do de la an­ti­gua zo­na del puer­to na­val, que hoy en día po­see un mu­seo de­di­ca­do a la vida ma­rí­ti­ma lla­ma­do “South Street Sea­port Mu­seum”, lu­gar don­de se do­cu­men­ta la his­to­ria de esa ciu­dad co­mo im­por­tan­te puer­to mun­dial. El si­tio del mu­seo fue ca­si de­mo­li­do una vez en los años 60, pe­ro fue sal­va­do por su im­por­tan­cia histórica. El mu­seo des­ta­ca los puer­tos de la ciu­dad co­mo un me­dio de co­mer­cio e in­mi­gra­ción, lo que le ha per­mi­ti­do pros­pe­rar a la zo­na. Des­pués de vi­si­tar el mu­seo, ex­plo­rar la zo­na cir­cun­dan­te, lle­na de gran­des tien­das y res­tau­ran­tes, pue­de ser el fi­nal de tu ruta ex­ten­sa o, si te que­das­te sin fuer­zas, pue­des agre­gar­lo a tu lis­ta co­mo pró­xi­mo des­tino en Man­hat­tan a vi­si­tar.

Lle­gan­do al barrio de Brooklyn ba­jan­do del puen­te, po­de­mos en­ca­mi­nar­nos ha­cia la ca­lle “Old Ful­ton” que nos lle­va­rá al nú­cleo de Dum­bo. Pa­ra re­fe­ren­cias, po­de­mos acu­dir a los car­te­les in­for­ma­ti­vos so­bre el barrio de Brooklyn. En la fo­to de la de­re­cha una ta­pa de desagüe pue­de ser­vir de brú­ju­la pa­ra ¡ubi­car­te en tu ruta!

DUM­BO es uno de los lu­ga­res en Brooklyn don­de el visitante pue­de dis­fru­tar de ofer­tas gas­tro­nó­mi­cas úni­cas, a la par de her­mo­sas vis­tas com­pues­tas de ras­ca­cie­los y edi­fi­ca­cio­nes de re­le­van­cia ur­ba­nís­ti­ca en la ciu­dad de Nue­va York.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.