SIN­FO­NÍA DE CO­LO­RES

De la mano de Daniela Cruz y Lau­ren La­ma, nos aden­tra­mos en los es­pa­cios abier­tos y lu­mi­no­sos de es­te apar­ta­men­to, don­de el buen uso del di­se­ño cam­pea por sus fue­ros.

Aldaba - - SUMARIO - Tex­to: Car­men­chu Bru­sí­loff Fo­tos: Mi­sael Ra­mí­rez

Los es­pa­cios abier­tos y lu­mi­no­sos de es­te apar­ta­men­to ca­rac­te­ri­zan el tra­ba­jo de in­terio­ris­mo de esta re­si­den­cia, don­de el buen uso del di­se­ño cam­pea por sus fue­ros.

No hay se­pa­ra­cio­nes mar­ca­das. No hay mu­ros ais­lan­tes. La ar­mo­nía y la flui­dez tra­zan las pau­tas de es­te apar­ta­men­to, don­de los es­pa­cios de uso co­mún es­tán al al­can­ce de una so­la mi­ra­da. La di­fe­ren­cia en­tre las áreas es­tá ape­nas re­fe­ri­da por al­gu­na pie­za es­tra­té­gi­ca­men­te ubi­ca­da. To­do es par­te de un jue­go de to­na­li­da­des, tex­tu­ras

y for­mas don­de re­sal­tan el blan­co y el azul de sus mue­bles, ta­pi­za­dos en te­las li­sas, y to­na­li­da­des gri­sá­ceas del pa­pel tex­tu­ra­do en va­rios mu­ros. Es el pro­ta­go­nis­mo de una per­fec­ta co­ne­xión. El mon­ta­je, crea­do por las di­se­ña­do­ras de Al­ta­ca­sa, da por re­sul­ta­do un en­torno con­tem­po­rá­neo con to­ques tran­si­cio­na­les que al mis­mo tiem­po son tras­cen­den­tes, se­gún ex­pli­can Lau­ren La­ma Ca­naán y Daniela Cruz Ri­zek. Con un

El área de re­ci­bi­dor, en la fo­to de­re­cha arri­ba, la pre­si­de un cua­dro de Ale­jan­dra Sil­ve­ra. En­tre los ador­nos so­bre la me­sa hay un gri­llo en ce­rá­mi­ca y me­tal he­cho a mano.

equi­po for­ma­do por ex­per­tas de esta tien­da, que apar­te de la ven­ta del mo­bi­lia­rio ofre­ce ase­so­ría en in­terio­ris­mo, en esta re­si­den­cia se to­mó co­mo pun­to de par­ti­da el es­ti­lo de vi­da de los pro­pie­ta­rios.

Es la ra­zón por la cual no to­do es re­cién com­pra­do. Hay un par de pie­zas con mu­chos años de uso, por te­ner ‘un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial pa­ra sus due­ños o po­seer una ca­li­dad ex­tra­or­di­na­ria’: una me­sa de hue­so y la me­sa en ma­de­ra del co­me­dor. Es por eso, asi­mis­mo, que des­de la sa­la y el es­tu­dio se vis­lum­bra la co­ci­na fría, uti­li­za­da co­mo pa­sa­tiem­po por el va­rón de la ca­sa.

EL CO­LO­RI­DO ES­TÁ EN LOS CUA­DROS

La plá­ci­da am­bien­ta­ción, ofre­ci­da por las to­na­li­da­des neu­tras en es­te há­bi­tat, se con­tra­po­ne con el in­ten­so co­lo­ri­do de los cua­dros de pin­to­res do­mi­ni­ca­nos. En los mu­ros de la sa­la cuel­gan pin­tu­ras de Ti­bur­cio, Jor­ge Se­ve­rino, Ra­món Ovie­do, R. Ta­ve­ras, Cla­ra Le­des­ma, A. Ulloa y Te­té Ma­re­lla.

Con sus fuer­tes co­lo­res y tra­zos ayu­dan a re­sal­tar el so­fá blan­co es­ti­lo Dakota, de Bon­tem­pi Di­va­ni, con me­sas in­te­gra­das. So­bre es­te re­po­san co­ji­nes con bri­llo me­tá-

li­co. Com­ple­men­tan el en­torno dos bu­ta­cas azu­les y dos me­sas de apo­yo en ma­de­ra la­quea­da com­pues­tas por pie­zas pla­nas de dis­tin­tos ta­ma­ños. En la me­sa cen­tral, un trío de pie­zas blan­cas en por­ce­la­na al es­ti­lo ori­ga­mi, po­ne un to­que im­pre­sio­nan­te.

A los pies, so­bre el pi­so de már­mol, la al­fom­bra di­se­ño New Wa­ve en la­na de Nue­va Ze­lan­da. Fren­te a esta zona, ado­sa­da a la pa­red, hay una me­sa alar­ga­da con ador­nos: dos fras­cos en cris­tal con tex­tu­ra de már­mol, un trío de es­fe­ras en diá­fano cris­tal con ra­yos do­ra­dos, un gri­llo en ce­rá­mi­ca y me­tal he­cho a mano en Por­tu­gal… En esta vi­vien­da el me­tal es un leit mo­tiv en­tre los ob­je­tos de­co­ra­ti­vos. Des­de el muro pre­si­de el con­jun­to un cua­dro de la cu­ba­na Ale­jan­dra Sil­ve­ra. A cor­ta dis­tan­cia, en el pa­si­llo de en­tra­da, cuel­ga un cua­dro de Cu­qui­to Pe­ña. En el es­pa­cio de trán­si­to en­tre la sa­la y el es

En los am­plios es­pa­cios abier­tos de es­te apar­ta­men­to, el es­tu­dio se con­vier­te en un aco­ge­dor pun­to de en­cuen­tro, con sus có­mo­dos so­fás de un atrac­ti­vo color azul in­ten­so y la pre­sen­cia de la ma­de­ra, con­si­de­ra­da un ma­te­rial vi­vo que, al to­car­la, pue­de trans­mi­tir emo­cio­nes. Mien­tras en el en­torno, el me­tal frío y re­lu­cien­te de mu­chos ador­nos po­ne la no­ta res­plan­de­cien­te.

tu­dio, la di­vi­sión es un re­jue­go or­na­men­tal: lám­pa­ras col­gan­tes he­chas a mano, de la mar­ca Con­cept Ve­rre. Com­bi­nan dos es­ti­los: unas con pan­ta­lla mar­mo­lea de cor­te irre­gu­lar, otras en vi­drio azul ta­lla­do. Des­cien­den a dis­tin­ta al­tu­ra so­bre una me­sa cir­cu­lar.

PRE­SEN­CIA DE LA MA­DE­RA

En el es­tu­dio, un mue­ble de ma­de­ra en to­nos na­tu­ral y blan­co aco­ge un te­le­vi­sor plas­ma. En sus es­tan­tes hay li­bros, fi­gu­ras geo­mé­tri­cas, un pe­que­ño gru­po es­cul­tó­ri­co de gim­nas­tas en aros… Da la ca­ra al mo­derno y geo­mé­tri­co so­fá Ita­ca, de Bon­tem­pi Di­va­ni, de color azul, que ha­ce pa­re­ja con otro. De lí­neas con­tem­po­rá­neas bien de­fi­ni­das y re­po­sa­bra­zos in­cli­na­dos en án­gu­lo abier­to, pro­yec­tan fle­xi­bi­li­dad y ori­gi­na­li­dad so­bre la al­fom­bra Char­coal. En el en­torno: me­sas ni­do (‘nes­ting ta­bles’), fi­gu­ras ori­ga­mi (cual pa­ja­ri­tas de pa­pel), dos es­fe­ras de me­tal con ra­yos co­ro­nan­do los res­pec­ti­vos tu­bos, dos

cua­dros con pre­do­mi­nio de azul: uno de Ure­ña Rib; otro de Ster­ling. A unos pa­sos es­tá el co­me­dor. Su alar­ga­da me­sa, con va­rios años de uso, es­tá acom­pa­ña­da de si­llas con es­truc­tu­ra de ma­de­ra y ta­pi­ce­ría en piel y te­la, di­se­ña­das por Al­ta­ca­sa y fa­bri­ca­das por una em­pre­sa en Ita­lia, se­gún ex­pli­can Daniela Cruz y Lau­ren La­ma. So­bre la me­sa, en me­dio de dos can­de­la­bros con ve­las ne­gras, re­sal­ta un adorno for­ma­do por pie­zas en­tre­la­za­das de cris­tal color vino. En es­te am­bien­te, don­de ha­cia un la­do aso­ma la co­ci­na fría y ha­cia el otro el bar en un hue­co de la pa­red, cuel­ga so­bre el sei­bó un cua­dro pin­ta­do por Sil­vio Ávi­la: una co­ci­na, en re­pre­sen­ta­ción del hobby del due­ño, con­ju­ga­da con la in­ge­nui­dad de un cuen­to in­fan­til: un par de ni­ños y una ni­ña con un ti­ra­pie­dras que en­fo­ca a la lu­na. La es­ce­na se con­vier­te en pie­za de con­ver­sa­ción.

He­chas a mano Los dos jue­gos de lám­pa­ras col­gan­tes so­bre la me­sa cir­cu­lar es­tán he­chas a mano. Se­gún se las co­lo­que, to­man la apa­rien­cia de una so­la lu­mi­na­ria. Se adap­tan a di­fe­ren­tes al­tu­ras. Las cor­ti­nas son vi­si­llos en te­la or­gá­ni­ca.

En la fo­to a la iz­quier­da, la alar­ga­da pan­ta­lla vertical de la lám­pa­ra de la sa­la es­tá he­cha de lino y me­tal. So­bre la me­sa la­te­ral, el par de pie­zas de ar­te de­co­ra­ti­vas son co­no­ci­das co­mo Ca­ji­ta Fe­liz, de Ti­bur­cio.

El do­ra­do en el ba­ño de vi­si­tas El ba­ño des­ti­na­do a las vi­si­tas, en el pa­si­llo de en­tra­da al apar­ta­men­to, tie­ne co­mo to­na­li­dad prin­ci­pal el do­ra­do ma­te: en el mar­co del es­pe­jo y las lám­pa­ras. El em­pa­pe­la­do es color ‘tau­pe’.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.