MID-CENTURY MODERN

A me­dia­dos del si­glo XX sur­gió, co­mo una re­mi­nis­cen­cia del mo­der­nis­mo, el Mid-century Modern, un mo­vi­mien­to que hoy es re­co­no­ci­do, por aca­dé­mi­cos y mu­seos de to­do el mun­do, co­mo un im­por­tan­te mo­vi­mien­to de di­se­ño de in­te­rio­res. Y es pre­ci­sa­men­te el es­ti­lo

Aldaba - - SUMARIO - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Ri­car­do Pian­ti­ni Ha­zoury

Es­te mo­vi­mien­to de di­se­ño de in­te­rio­res, que hoy es el es­ti­lo im­pe­ran­te en es­te pro­yec­to, sur­gió a me­dia­dos del si­glo XX, co­mo una re­mi­nis­cen­cia del mo­der­nis­mo.

En­tran­do por la puer­ta prin­ci­pal, nos en­con­tra­mos en el co­rre­dor que aco­ge una com­po­si­ción del pro­lí­fi­co ar­tis­ta ita­liano Pie­ro For­na­set­ti, con su obra de te­ma -e-va­ria­zio­ni; con­tra­pues­to en el fon­do con un pa­pel ta­piz de tono so­brio y de for­mas geo­mé­tri­cas sim­ples. Así ini­cia un fas­ci­nan­te re­co­rri­do por esta ele­gan­te y bien cui­da­da mo­ra­da que nos pre­sen­ta el ar­qui­tec­to Ra­fael Brea Co­lla­do, quien en lo ade­lan­te nos su­mer­ge en un pro­yec­to con ca­rac­te­rís­ti­cas muy par­ti­cu­la­res, que con­ju­gan his­to­ria y buen gus­to, lleno de ex­qui­si­tas pie­zas que se con­vier­ten en te­mas de con­ver­sa­ción. Con­ti­nuan­do el re­co­rri­do, a mano de­re­cha al ter­mi­nar el co­rre­dor, nos en­con­tra­mos con un es­pe­jo cir­cu­lar, que in­me­dia­ta­men­te da la sen­sa­ción de am­pli­tud. Fi­gu­ras, ve­las y li­bros des­can­san en una cre­den­za pa­ra com­ple­tar un con­jun­to ar­mo­nio­so que si­gue dan­do la bien­ve­ni­da.

Así pa­sa­mos a un es­pa­cio abier­to que co­nec­ta to­das las áreas so­cia­les del apar­ta­men­to. En la sa­la, nos en­con­tra­mos con un mo­bi­lia­rio de ai­re mo­der­nis­ta que lo pro­ta­go­ni­zan la me­sa de cen­tro No­gu­chi Chair del di­se­ña­dor ja­po­nés Isa­mu No­gu­chi (el tam­bién crea­dor de los jar­di­nes pa­ra el edi­fi­cio de la UNES­CO, en Pa­rís; de cin­co fuen­tes pa­ra el edi­fi­cio de la Su­pre­ma Cor­te, en To­kio, y del mu­ral de al­to re­lie­ve en el mer­ca­do Abe­lar­do Ro­drí­guez, México).

Allí, en fon­do, una al­fom­bra de piel crea una co­ne­xión vi­sual con el di­se­ño geo­mé­tri­co del pa­pel ta­piz del re­ci­bi­dor; por otro la­do, las bu­ta­cas de tres pa­tas del di­se­ña­dor da­nés Hans Weg­ner (una fi­gu­ra im­por­tan­te en la his­to­ria del di­se­ño) jue­gan un pa­pel me­dia­dor en el es­pa­cio que, al mis­mo tiem­po, es­tá co­ro­nan­do por una lám­pa­ra de glo­bos de cris­tal trans­pa­ren­te

Sin lu­gar a du­das, las bu­ta­cas de tres pa­tas son las me­dia­do­ras del es­pa­cio. Su crea­dor es Hans Weg­ner, una fi­gu­ra cla­ve en la his­to­ria del di­se­ño, y cu­yo ex­qui­si­to equi­li­brio y ter­mi­na­ción im­pe­ca­ble han con­ver­ti­do sus pie­zas en ob­je­tos dig­nos de ad­mi­ra­ción pa­ra los apa­sio­na­dos de la de­co­ra­ción.

de di­se­ños ra­mi­fi­ca­do y de per­fi­les me­tá­li­cos do­ra­dos de la di­se­ña­do­ra Lind­sey Adel­man, que for­ma par­te de la co­lec­ción Bran­ching, ins­pi­ra­da por los fe­nó­me­nos na­tu­ra­les. En la sa­la, col­ga­do so­bre la pa­red, el tríp­ti­co de Mi­che­lle De­caw que re­pre­sen­ta una di­co­to­mía tem­po­ral en­tre el ar­te abs­trac­to y el clá­si­co-re­na­cen­tis­ta.

Ex­qui­si­tas pie­zas

Aho­ra pa­sa­mos al área del co­me­dor don­de lo pri­me­ro que cap­ta nues­tra aten­ción es un mu­ral del gran ar­tis­ta do­mi­ni­cano Tony Ca­pe­llán (ar­tis­ta vi­sual, es­cul­tor, pin­tor, di­bu­jan­te e ins­ta­la­dor) com­pues­to por un po­líp­ti­co mix­to de sus icó­ni­cas obras de ar­te. “A su fren­te, un es­pe­jo en­mar­ca­do que lo­gra cau­sar un efec­to de am­pli­tud y lu­mi­no­si­dad en el es­pa­cio; una me­sa en el co­me­dor del as­pec­to más ori­gi­nal y rús­ti­co po­si­ble pa­ra po­der co­nec­tar el es­pa­cio con la na­tu­ra­le­za a tra­vés de cier­tos ele­men­tos”, nos de­ta­lla el ar­qui­tec­to Ra­fael Brea Co­lla­do, y re­su­me que en es­te ca­so “se op­tó por una me­sa de ma­de­ra en su as­pec­to más na­tu­ral y ori­gi­nal po­si­ble, te­nien­do co­mo pre­mi­sa co­nec­tar la na­tu­ra­le­za ex­te­rior con el in­te­rior de la mo­ra­da; co­ro­na­da por una lám­pa­ra de for­mas irre­gu­la­res de la di­se­ña­do­ra Lind­sey Adel­man que evo­ca con sus per­fi­les do­ra­dos las ra­mas de un ár­bol”. Esta in­tere­san­te lu­mi­na­ria que se con­vier­te en un te­ma obli­ga­to­rio de con­ver­sa­ción, es lla­ma­da Ag­nes chan­de­lier, y es una es­truc­tu­ra me­tá­li­ca mo­du­lar com­pues­ta de he­rra­jes de alu­mi­nio anodi­za­do y con pan­ta­llas de vi­drio blan­co.

Las es­truc­tu­ras de esta lám­pa­ra per­mi­ten que las bom­bi­llas se orien­ten en di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes; de ahí que la pie­za pue­da to­mar di­fe­ren­tes di­rec­cio­nes y ver­se des­de una for­ma or­de­na­da has­ta muy caó­ti­ca. Lind­sey Adel­man creó es­te di­se­ño pa­ra Roll & Hill, una em­pre­sa re­la­ti­va­men­te nue­va, que es­tá muy li­ga­da a di­se­ña­do­res in­de­pen­dien­tes.

“Otro es­pa­cio que no pue­de fal­tar es el es­tu­dio”, nos re­cuer­da el es­pe­cia­lis­ta, apun­tan­do que en es­te re­co­rri­do di­cha área es una pa­ra­da obli­ga­to­ria. “Es­tá com­pues­to por un mo­bi­lia­rio pa­ra TV, que se lo­gró con in­ter­ca­la­mien­to de mó­du­los y ma­te­ria­les de ai­re so­brio pa­ra do­tar de pro­ta­go­nis­mo a los ele­men­tos de­co­ra­ti­vos que or­na­men­tan el mis­mo”. So­bre es­te se en­cuen­tra, en el cie­lo ra­so, un tra­ga­luz

El pa­pel de­co­ra­ti­vo uti­li­za­do en el re­ci­bi­dor de­no­ta un pa­trón de geo­me­tría sim­ple y to­na­li­dad so­bria que ge­ne­ra una ele­gan­cia su­til. Una cre­den­za, un es­pe­jo y va­rios ob­je­tos de­co­ra­ti­vos or­na­men­tan el es­pa­cio.

li­neal que evo­ca la sen­ci­llez que tie­ne el es­pa­cio. Esta área de es­par­ci­mien­to cuen­ta con ele­men­tos que evo­can la na­tu­ra­le­za, mo­bi­lia­rio con­for­ta­ble y mo­derno. Los to­nos tie­rra pro­ta­go­ni­zan es­te am­bien­te que tam­bién po­see pie­zas de lí­neas sim­ples que com­ple­men­tan el con­jun­to.

Im­pac­to vi­sual

En­tre las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas que pue­den des­ta­car­se en esta mo­ra­da “ca­be men­cio­nar la fun­cio­na­li­dad, el uso de lí­neas pu­ras y ele­gan­tes, la lu­mi­no­si­dad en los di­fe­ren­tes es­pa­cios, el pre­do­mi­nan­te do­mi­nio de la ma­de­ra con la pre­mi­sa de co­nec­tar la na­tu­ra­le­za y lo­grar una co­mu­ni­ca­ción flui­da con el ex­te­rior, in­clu­yen­do tam­bién en el es­pa­cio plan­tas y de­ta­lles de ins­pi­ra­ción na­tu­ral”.

En­tre las ma­de­ras que se usa­ron en el pro­yec­to es­tá el no­gal, una de las pre­fe­ri­das cuan­do se tra­ta de mue­bles e in­te­rio­res ar­qui­tec­tó­ni­cos, por su du­ra­bi­li­dad y otras ca­rac­te­rís­ti­cas. Tam­bién se usó el ro­ble, una ma­de­ra du­ra y pe­sa­da, de gran den­si­dad, que en mu­chos ca­sos se usa en pi­sos, pa­re­des, puer­tas y ven­ta­nas, y ade­más se pres­ta pa­ra mue­bles fi­nos y re­ves­ti­mien­tos de pa­ne­les.

La te­ca tam­bién es­tá pre­sen­te en la mo­ra­da, y es que se en­cuen­tra en el gru­po de ma­de­ras de al­ta re­sis­ten­cia y du­ra­bi­li­dad. Al igual que el no­gal y ro­ble, se usa en mo­bi­lia­rio y tra­ba­jos de in­terio­ris­mo. Otra de las ca­rac­te­rís­ti­cas, y una muy no­to­ria, lo es la uti­li­za­ción de co­lo­res so­brios que, en con­tras­te con los co­lo­res sa­tu­ra­dos de cier­tos ele­men­tos de­co­ra­ti­vos, nos re­cuer­dan el ar­te pop de la dé­ca­da de los años 50; una co­rrien­te ar­tís­ti­ca que, sin du­da, in­ten­ta dar va­lor a lo co­ti­diano, y que se opo­nía al ex­pre­sio­nis­mo abs­trac­to, que era la co­rrien­te do­mi­nan­te en el ar­te en ese mo­men­to.

En cuan­to al mo­bi­lia­rio de esta mo­ra­da “su es­ti­lo es mo­der­nis­ta, don­de lo fun­cio­nal y prác­ti­co jue­gan un pa­pel prin­ci­pal; por tan­to es­te mis­mo pres­cin­de de cual­quier ele­men­to de­co­ra­ti­vo

Com­po­si­ción de cin­co pie­zas de Pie­ro For­na­set­ti, un pin­tor, es­cul­tor, gra­ba­dor, di­se­ña­dor y de­co­ra­dor de in­te­rio­res que, a lo lar­go de su ca­rre­ra, cul­ti­vó un es­ti­lo muy ori­gi­nal

con su in­con­fun­di­ble len­gua­je vi­sual.

in­ne­ce­sa­rio. La he­ge­mo­nía de sus for­mas pu­ras y ma­te­ria­les se ins­pi­ran en la na­tu­ra­le­za, otor­gan­do así ar­mo­nía y ca­li­dad al es­pa­cio”, di­ce Brea, y agre­ga ade­más que “uno de los mo­bi­lia­rios pro­ta­gó­ni­cos es la bu­ta­ca Shell del di­se­ña­dor da­nés Hans Weg­ner, que a tra­vés de su di­se­ño de apo­yo en tres pa­tas y for­ma de alas cur­va­das, lo­gra una li­ge­re­za ca­si flo­tan­te en el es­pa­cio de la sa­la”.

Si ha­bla­mos del em­pa­pe­la­do, hay que men­cio­nar que es­te jue­ga una fun­ción pro­ta­gó­ni­ca en es­te tra­ba­jo de di­se­ño. “El pa­pel de­co­ra­ti­vo uti­li­za­do en el re­ci­bi­dor de­no­ta un pa­trón de geo­me­tría sim­ple y to­na­li­dad so­bria, pe­ro ge­ne­ran­do una ele­gan­cia su­til en el mis­mo es­pa­cio y pro­por­cio­nán­do­se a sí mis­mo co­mo

un can­vas pa­ra los de­más cua­dros y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos que lo su­per­po­nen. Co­mo con­tras­te y con­ti­guo al re­ci­bi­dor, en el área sa­la-co­me­dor, se uti­li­zó un pa­pel de­co­ra­ti­vo de color gris cla­ro y de tex­tu­ra li­neal lla­ma­ti­va, otor­gán­do­le así cier­ta pro­fun­di­dad a los mu­ros que en­cie­rran es­te es­pa­cio.

A mo­do de re­su­men, si se tra­ta el te­ma de los au­to­res y las obras de ar­te que or­na­men­tan la ca­sa, en es­to se des­ta­ca que en esta mo­ra­da se en­cuen­tra col­ga­do en el área del co­me­dor un mu­ral po­líp­ti­co so­bre un fon­do de can­vas ne­gro del gran ar­tis­ta do­mi­ni­cano Tony Ca­pe­llán.

En el área del re­ci­bi­dor cuel­ga una com­po­si­ción en­mar­ca­da del ar­tis­ta ita­liano Pie­ro For­na­set­ti de te­ma -eva­ria­zio­ni, mien­tras que en el área de sa­la pro­ta­go­ni­za un tríp­ti­co de la ar­tis­ta ame­ri­ca­na Mi­che­lle De­caw con su obra de por­ta­rre­tra­tos de es­ti­lo clá­si­co, al­te­ra­dos por ella mis­ma con pin­ce­la­das de to­nos vi­bran­tes que desafía la tem­po­ra­li­dad de la obra de ar­te.

¿Y qué se­ría de es­tas obras de ar­te sin una per­fec­ta ilu­mi­na­ción? Pa­ra ello se usa­ron di­fe­ren­tes re­cur­sos, que ade­más crea­ran el am­bien­te ade­cua­do. De ahí que se pue­dan ver lám­pa­ras de te­cho, lu­mi­na­rias de me­sa y ojos de buey. Fi­nal­men­te, y no por­que sea lo me­nos im­por­tan­te, en es­te tra­ba­jo de di­se­ño de in­te­rior que­da muy de­fi­ni­do lo que se bus­ca­ba lo­grar con los te­chos. Al res­pec­to, el ex­per­to nos di­ce que “en el te­cho se di­se­ñó una fas­cia pe­ri­me­tral en to­do el es­pa­cio sa­la-co­me­dor pa­ra lo­grar una unión vi­sual y, al mis­mo tiem­po, un efec­to de am­pli­tud y al­tu­ra en­tre es­tos dos am­bien­tes. Y ya en los de­más es­pa­cios se crea­ron tra­ga­lu­ces y te­chos flo­tan­tes pa­ra otor­gar el con­tras­te vi­sual y la ilu­mi­na­ción ne­ce­sa­ria de los di­fe­ren­tes am­bien­tes”.

Fun­cio­na­li­dad, el uso de lí­neas pu­ras y ele­gan­tes, la lu­mi­no­si­dad en los di­fe­ren­tes es­pa­cios, y el pre­do­mi­nan­te do­mi­nio de la ma­de­ra son al­gu­nas de las prin­ci­pa­les ca­rac­te­rís­ti­cas de es­te fas­ci­nan­te apar­ta­men­to.

SUPERPOSICIÓN Co­mo con­tras­te y con­ti­guo al re­ci­bi­dor, en el área sa­la-co­me­dor, se uti­li­zó un pa­pel de­co­ra­ti­vo de color gris cla­ro y de tex­tu­ra li­neal lla­ma­ti­va, otor­gán­do­le así cier­ta pro­fun­di­dad a los mu­ros que en­cie­rran es­te es­pa­cio. Así se con­vier­te el em­pa­pe­la­do en can­vas pa­ra los de­más cua­dros y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos que lo su­per­po­nen.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.