DI­NA­MIS­MO EN EL AM­BIEN­TE

Ca­da detalle fue cui­da­do en es­te so­brio y ele­gan­te pro­yec­to que nos pre­sen­tan Dalia Sued y Claudia Di­ná, de Me­tric Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño, don­de bá­si­ca­men­te se en­fo­can en tres áreas de mu­cho trán­si­to co­mo lo son la sa­la, el co­me­dor y el es­tu­dio.

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Tex­to: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Lau­ren Lle­nas

La uni­fi­ca­ción de los es­pa­cios cuan­do se re­quie­ra, el uso de pie­zas par­ti­cu­la­res y ma­te­ria­les de al­ta re­sis­ten­cia, y el ma­ne­jo de la bue­na ilu­mi­na­ción con la in­ten­ción de in­te­grar ele­men­tos de la na­tu­ra­le­za, son so­lo al­gu­nas de las ca­rac­te­rís­ti­cas de esta su­bli­me re­si­den­cia don­de im­pe­ra el di­se­ño lim­pio y muy bien ma­ne­ja­do.

Es así co­mo las áreas so­cia­les es­tán en el mis­mo es­pa­cio, ro­dea­das de gran­des puer­tas co­rre­di­zas, las cua­les fue­ron co­lo­ca­das a pro­pó­si­to pa­ra in­te­grar el ver­de de la ve­ge­ta­ción del jar­dín. “Es­to es lo que per­mi­te nues­tro in­terio­ris­mo: dis­fru­tar de tan­ta be­lle­za y agra­da­ble ilu­mi­na­ción na­tu­ral du­ran­te to­do el día”, nos ex­pli­can las di­se­ña­do­ras Dalia Sued y Claudia Di­ná, de la em­pre­sa Me­tric Ar­qui­tec­tu­ra y Di­se­ño. De mo­do que pa­ra di­vi­dir el es­tu­dio de la sa­la, se uti­li­za­ron puer­tas poc­ket con el fin de es­con­der­las cuan­do se quie­ran in­te­grar to­dos los am­bien­tes, ya que pre­ci­sa­men­te una de las ca­rac­te­rís­ti­cas de es­tas puer­tas

Pal­ma bam­bú, su­cu­len­tas, cuer­nos de ve­na­dos y phi­lo­den­dron (xa­na­du) son al­gu­nas de las plan­tas que se pue­de apre­ciar tan­to en el in­te­rior co­mo en el ex­te­rior de esta re­si­den­cia.

es que se “des­apa­re­cen” en­tre dos mu­ros o ta­bi­ques, y que, co­mo se ha men­cio­na­do, per­mi­ten una aper­tu­ra com­ple­ta o par­cial del vano, gra­cias a que sus rie­les se des­li­zan en­tre los mu­ros has­ta que las puer­tas poc­ket se ocul­tan.

En cuan­to al es­ti­lo que pri­ma en la de­co­ra­ción en ge­ne­ral, en es­te tra­ba­jo de in­terio­ris­mo, sin du­da es con­tem­po­rá­neo y tro­pi­cal. “Te­ne­mos mu­cha luz na­tu­ral, ma­te­ria­les cá­li­dos, el ver­de del jar­dín y los mue­bles que tie­nen lí­neas con­tem­po­rá­neas y sim­ples”.

Y a pro­pó­si­to del jar­dín, que co­nec­ta de for­ma in­me­dia­ta con las di­fe­ren­tes áreas, y en di­fe­ren­tes án­gu­los, es­te cuen­ta con plan­tas or­na­men­ta­les co­mo el Platy­ce­rium bi­fur­ca­tum, me­jor co­no­ci­da co­mo cuerno de ve­na­do, y múl­ti­ples ti­pos de pal­me­ras, en­tre otras es­pe­cies.

Ma­te­ria­les en ar­mo­nía

La sa­la for­mal cuen­ta con un her­mo­so tra­ba­jo en el te­cho, con vi­gas de ma­de­ra. So­bre es­te, las ex­per­tas dan cuen­ta de que op­ta­ron di­se­ñar en el te­cho unas vi­gas en ma­de­ra que uni­fi­ca­ran vi­sual­men­te las dos áreas y, al mis­mo tiem­po, den ca­li­dez y di­na­mis­mo al am­bien­te.

“Ca­be des­ta­car tam­bién la com­bi­na­ción de to­dos los ma­te­ria­les que uti­li­za­mos pa­ra po­der jus­ti­fi­car las lám­pa­ras en hie­rro que ilu­mi­nan el cen­tro de la sa­la y el co­me­dor. En­con­tra­mos la com­bi­na­ción del már­mol tra­ver­tino en el pi­so, co­ra­li­na en pa­re­des, ma­de­ra en el te­cho y qui­si­mos in­te­grar el hie­rro for­ja­do, por eso es­co­gi­mos esas be­llas lu­mi­na­rias”.

La pa­red del fon­do del co­me­dor es­tá cu­bier­ta con la­dri­llos de pie­dra co­ra­li­na

rús­ti­ca. “La idea era lo­grar un pun­to de im­pac­to al es­pec­ta­dor, ya que es­tas pie­zas dan cier­to dra­ma­tis­mo a la pa­red y la ha­ce más in­tere­san­te. Jun­to a la pa­red de pie­dra del co­me­dor, ve­mos un mue­ble de apo­yo pa­ra el co­me­dor; tie­ne to­nos cla­ros y lí­neas rec­tas que van muy bien con el res­to del mo­bi­lia­rio”.

En el es­tu­dio op­ta­mos por em­pa­pe­lar las pa­re­des. En el es­tu­dio se di­se­ñó to­do, to­man­do co­mo ba­se el color gris en di­fe­ren­tes de­gra­da­cio­nes y tex­tu­ras. Ve­mos el so­fá en piel color gris cla­ro, las cor­ti­nas en gris só­li­do y el em­pa­pe­la­do con un gris in­ter­me­dio. Pa­ra dar color se uti­li­za­ron co­lo­ri­dos cua­dros, co­ji­nes es­tam­pa­dos y el mue­ble color ma­rrón pa­ra la TV.

Un gran cen­tro de me­sa en­ga­la­na el es­pa­cio sin qui­tar­le pro­ta­go­nis­mo a la me­sa del co­me­dor. Su ba­se ra­mi­fi­ca­da trae la na­tu­ra­le­za, mien­tras sos­tie­ne pie­zas de cris­tal que se in­ter­ca­lan, sos­te­nien­do al­gu­nos de es­tos ver­des pu­che­ros y otras pe­que­ñas ve­las.

Los topes de cris­tal se re­pi­ten en el área del co­me­dor y en es­te es­pa­cio, don­de la na­tu­ra­le­za tam­bién di­ce pre­sen­ta pa­ra dar un to­que de na­tu­ra­le­za. Una al­fom­bra de un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble, sua­vi­za al cu­brir el pi­so de ma­de­ra, y com­ple­men­ta el tra­ba­jo...

Ver­sá­til. La me­sa del co­me­dor se pue­de dis­po­ner tan­to pa­ra seis co­mo pa­ra ocho co­men­sa­les, de­pen­dien­do de la ne­ce­si­dad del mo­men­to. Tan­to las si­llas co­mo la me­sa cuen­ta con un aca­bo de pri­me­ra. El to­pe de la me­sa es de cris­tal, lo que apor­ta am­pli­tud...

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.