ES­TI­LOS Y CON­FORT

Aún es­tan­do se­pa­ra­dos por un pe­que­ño pa­si­llo, es­tos es­pa­cios es­tán bien de­fi­ni­dos, y al mis­mo tiem­po si­guen una ar­mo­nía en el color y es­ti­lo. Es­tas son, de he­cho, las ca­rac­te­rís­ti­cas prin­ci­pa­les de esta mo­ra­da ubi­ca­da en la Ciu­dad Co­ra­zón.

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Di­se­ña­do­ra: Ame­lia Bre­tón Fo­tos: Al­ber­to Li­ran­zo

La me­sa de cen­tro y la­te­ral son de un mis­mo mo­de­lo. Las dos tie­nen una fran­ja color cao­ba en el cen­tro y do­ble to­pe. Guar­dan re­la­ción en el di­se­ño, pe­ro ca­da una con las di­men­sio­nes ade­cua­das pa­ra su fun­ción. Ar­mo­ni­zan per­fec­ta­men­te con el res­to de la de­co­ra­ción.

Al ha­blar de es­tos dos es­pa­cios, nos re­fe­ri­mos a dos áreas de una ele­gan­te mo­ra­da ubi­ca­da en San­tia­go, que la di­se­ña­do­ra Ame­lia Bre­tón, de The­lar­te, nos pre­sen­ta a con­ti­nua­ción. Es­te es un apar­ta­men­to fa­mi­liar, don­de son muy no­to­rios los es­pa­cios fun­cio­na­les, con mo­bi­lia­rio di­se­ña­do a me­di­da, a par­tir de to­nos neu­tros y ma­te­ria­les no­bles se­lec­cio­na­dos por el clien­te, lo­gran­do con es­to ca­li­dez en los es­pa­cios y con­fort, lo cual es pri­mor­dial pa­ra su buen fun­cio­na­mien­to.

En es­te ca­so nos en­fo­ca­re­mos de ma­ne­ra es­pe­cial en la sa­la y el co­me­dor, dos es­pa­cios so­cia­les muy im­por­tan­tes en un ho­gar, don­de se com­par­te con fa­mi­lia­res y ami­gos. Co­men­ce­mos por la sa­la, de la cual, la ex­per­ta en di­se­ño nos de­ta­lla de en­tra­da que ella pre­fi­rió una pa­le­ta de co­lo­res neu­tros, prin­ci­pal­men­te crean­do con­tras­te con el gris pá­li­do y el do­ra­do, ha­cien­do de esta sa­la un es­pa­cio cá­li­do, per­fec­to pa­ra com­par­tir con ami­gos.

Su co­lo­ri­do y ta­ma­ño ha­cen que la obra de ar­te que ador­na una de las pa­re­des del área, sea el pun­to fo­cal de esta sa­la. Bre­tón, agre­ga ade­más que se bus­có “dar un to­que di­fe­ren­te con es­tas pie­zas; la ba­se es en ma­de­ra pin­ta­da de blan­co hue­so y el cojín esta ta­pi­za­do en vi­nil de un tono do­ra­do sa­ti­na­do, dán­do­le a es­te es­pa­cio el to­que me­tá­li­co que bus­cá­ba­mos”, di­ce re­fi­rién­do­se a los dos oto­ma­nes que en­ga­la­nan tam­bién el am­bien­te e in­vi­tan al des­can­so. La lám­pa­ra lla­ma su­ma­men­te la aten­ción, con­vir­tién­do­se en una pie­za de con­ver­sa­ción obli­ga­to­ria. La lu­mi­na­ria cons­ta de vein­ti­cua­tro bom­bi­llas con es­ti­lo vin­ta­ge que sa­len de un nú­cleo pla­tea­do bri­llan­te, crean­do una ex­plo­sión de ener­gía que ilu­mi­na el es­pa­cio de una ma­ne­ra di­ná­mi­ca. Es in­tere­san­te re­sal­tar que to­do el mo­bi­lia­rio fue con­fec­cio­na­do a me­di­da por The­lar­te. Son mo­de­los que ya te­nían en la tien­da, pe­ro se vol­vie­ron a fa­bri­car, to­man­do en cuen­ta el ta­ma­ño ade­cua­do pa­ra es­te apar­ta­men­to. Al

En el cen­tro de la me­sa de co­me­dor te­ne­mos unos te­rra­rios rea­li­za­dos en gran­des flo­re­ros de cris­tal, con­for­ma­dos por di­fe­ren­tes ti­pos de su­cu­len­tas per­ma­nen­tes y are­na de color ama­ri­llo;

es­tán co­lo­ca­dos so­bre una ba­se de es­pe­jo, re­fle­jan­do así la be­lle­za de lo ver­de.

ha­blar so­bre lo que se bus­ca­ba con la com­po­si­ción de ador­nos, ubi­ca­do en las di­fe­ren­tes me­sas, nos re­sal­ta que era “re­fle­jar ele­gan­cia y mo­der­ni­dad, si­guien­do los to­nos do­ra­dos con pie­zas de lí­neas sim­ples, pe­ro per­fec­tas pa­ra es­te es­pa­cio; so­bre­sa­le la es­cul­tu­ra en do­ra­do que co­nec­ta vi­sual­men­te con las de­más pie­zas”. En lo que tie­ne que ver con la ele­gan­te área del co­me­dor, hay que des­ta­car sus obras de ar­te, y su mo­der­na lám­pa­ra de seis bom­bi­llas cu­bier­tas con es­fe­ras de cris­tal. En el jue­go de me­sa y si­llas de co­me­dor, pa­ra ocho co­men­sa­les, las dos si­llas ca­be­ce­ras des­ta­can li­ge­ra­men­te sin rom­per la ar­mo­nía.

Jue­go de pie­zas Con esta com­po­si­ción de ador­nos se bus­có re­fle­jar ele­gan­cia y mo­der­ni­dad, si­guien­do los to­nos do­ra­dos con pie­zas de lí­neas sim­ples pe­ro per­fec­tas pa­ra es­te es­pa­cio; so­bre­sa­le la es­cul­tu­ra en do­ra­do que co­nec­ta vi­sual­men­te con las de­más pie­zas.

La me­sa de co­me­dor tie­ne un es­ti­lo geo­mé­tri­co. Es­tá con­for­ma­da

por una se­rie de cua­dra­dos y rec­tán­gu­los en ma­de­ra que se in­ter­ca­lan en­tre sí pa­ra dar for­ma a esta es­pec­ta­cu­lar pie­za. To­do el mo­bi­lia­rio ha si­do con­fec­cio­na­do en The­lar­te, dán­do­le así fuer­za

a la pro­duc­ción lo­cal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.