Fu­sión en el cam­po

Las vi­llas, las ca­sas de mon­ta­ña, las ca­sas de pla­ya y los di­ver­sos ti­pos de edi­fi­ca­cio­nes ar­qui­tec­tó­ni­cas que bus­can un con­tac­to con la na­tu­ra­le­za, cuen­tan con cier­tos es­ti­los de­co­ra­ti­vos que se ade­cúan a las ne­ce­si­da­des y la fi­na­li­dad de esta ti­po­lo­gía

Aldaba - - CASA DE CAMPO EXTERIORES - Coor­di­na­ción: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Ha­rold Lam­ber­tus

En un lap­so de apro­xi­ma­da­men­te dos me­ses, el di­se­ña­dor de in­te­rio­res Ju­das Ce­pe­da reali­zó el in­terio­ris­mo de es­te pro­yec­to, que cuen­ta con una su­per­fi­cie to­tal de cons­truc­ción de 1,395 me­tros cua­dra­dos, y que es­tá ubi­ca­do en un pa­ra­di­sía­co com­ple­jo de vi­llas en Ca­sa de Cam­po, La Ro­ma­na. El pro­yec­to cuen­ta con seis dor­mi­to­rios, to­dos con vis­ta al jar­dín o la pis­ci­na, 6.5 ba­ños, uno de ellos con ja­cuz­zi in­te­gra­do. Cuen­ta con un am­plio re­ci­bi­dor or­na­men­ta­do con un jar­dín ar­ti­fi­cial des­de su en­tra­da. Un ma­jes­tuo­so co­me­dor de 12 pues­tos con vis­ta al jar­dín la­te­ral iz­quier­do, sa­la in­for­mal com­pues­ta por dos jue­gos de so­fás im­por­ta­dos des­de don­de se pue­de apre­cia la pis­ci­na, sa­la for­mal de am­plias di­men­sio­nes con ca­pa­ci­dad pa­ra más de 16 per­so­nas sen­ta­das a la vez; sa­lón de jue­gos en el só­tano con fa­ci­li­da­des pa­ra la in­te­gra­ción de un bar, sa­la de TV pró­xi­mo al sa­lón de jue­gos, área de pis­ci­na con ja­cuz­zi ter­mo­di­ná­mi­co in­te­gra­do ro­dea­do de am­plios jar­di­nes, (la vi­lla tam­bién cuen­ta con áreas de ser­vi­cio co­mo co­ci­na ca­lien­te y fría, dor­mi­to­rios de em­plea­dos, ba­ños de ser­vi­cio, en­tre otros es­pa­cios). Es in­tere­san­te el he­cho de que cuan­do los pro­pie­ta­rios con­tac­ta­ron a la fir­ma Ce­pe­da De­sign, el pro­yec­to se

En los am­bien­tes, po­de­mos apre­ciar una se­lec­ción de ac­ce­so­rios de­co­ra­ti­vos con­ju­ga­dos con ex­qui­si­tas pie­zas de mo­bi­lia­rio. Des­de un rús­ti­co y ele­gan­te co­me­dor has­ta una ét­ni­ca sa­la de es­tar son los di­ver­sos ros­tros que nos mues­tra es­te ecléc­ti­co pro­yec­to.

en­con­tra­ba en su fa­se fi­nal de cons­truc­ción. “Las ne­ce­si­da­des que se plan­tea­ron pa­ra la ela­bo­ra­ción del con­cep­to del mis­mo ver­sa­ban so­bre un am­bien­te de re­la­ja­ción que les per­mi­tie­ra des­pe­jar la men­te fue­ra de la vi­da en las gran­des ciu­da­des; sin em­bar­go, no se desea­ba que fue­ran am­bien­tes neu­tra­les y so­brios, sino que hu­bie­ra un ba­lan­ce en­tre lo fres­co y su­til de una ca­sa en el cam­po y lo atre­vi­do que po­dría ser co­lo­car acen­tos de di­ver­sas cul­tu­ras que apor­ta­ran ri­que­za vi­sual a los am­bien­tes a desa­rro­llar”, nos de­ta­lla Ju­das. Y es que el clien­te desea­ba am­bien­tes exó­ti­cos que trans­mi­tie­ran ener­gía y a la vez in­vi­ta­ran a la re­la­ja­ción, y to­ques atre­vi­dos des­de los co­lo­res y tex­tu­ras em­plea­dos y que es­tos tu­vie­ran una al­to

im­pac­to vi­sual. “Se le sa­có pro­ve­cho a las do­bles al­tu­ras de los te­chos con que cuen­tan las áreas del co­me­dor y la sa­la for­mal, co­lo­can­do im­po­nen­tes com­po­si­cio­nes de lu­mi­na­rias de un es­ti­lo rús­ti­co y, al mis­mo tiem­po, se apro­ve­chó la ilu­mi­na­ción na­tu­ral, pro­cu­ran­do así em­plear la me­nor can­ti­dad de ener­gía ar­ti­fi­cial, es­to en pro de re­du­cir el con­su­mo ener­gé­ti­co, con­vir­tien­do el pro­yec­to en un es­pa­cio más ami­ga­ble con el me­dio am­bien­te.

Si­ner­gia de es­ti­los y co­lo­res

“Co­mo di­se­ña­dor de in­te­rio­res es ne­ce­sa­rio es­tu­diar la per­so­na­li­dad del clien­te pa­ra que el es­ti­lo de­co­ra­ti­vo a ser em­plea­do sea del agra­do del mis­mo. En es­te pro­yec­to en par­ti­cu­lar, los pro­pie­ta­rios son per­so­nas di­ná­mi­cas y muy so­cia­bles, desea­ban am­bien­tes re­la­ja­dos pe­ro que no fue­sen neu­tra­les. Op­té por ha­cer una si­ner­gia en­tre va­rios es­ti­los de­co­ra­ti­vos y que la fu­sión de los mis­mos cum­plie­se con las ex­pec­ta­ti­vas del pro­yec­to. Di­cha si­ner­gia con­ju­ga­ba el es­ti­lo rús­ti­co, el con­tem­po­rá­neo y acen­tos ét­ni­cos”. Los co­lo­res me­ta­li­za­dos di­cen pre­sen­te en es­te con­cep­to. Las di­ver­sas to­na­li­da­des me­ta­li­za­das se em­plea­ron en zo­nas de­ter­mi­na­das: pa­ra el área de la sa­la in­for­mal po­de­mos apre­ciar to­na­li­da­des me­ta­li­za­das co­mo el bron­ce y el do­ra­do an­ti­que, pre­sen­te en di­ver­sos ele­men­tos co­mo un her­mo­so bu­da so­bre una cre­den­za ét­ni­ca y en las cam­pa­nas rús­ti­cas de­trás de es­te.

Pa­ra la sa­la for­mal se se­lec­cio­nó un jue­go de so­fás mo­du­la­res de es­ti­lo con­tem­po­rá­neo en color cre­ma y are­na, re­lleno de plu­mas de pa­to pa­ra ma­yor con­fort. Pa­ra acen­tuar y dar to­ques de color, se se­lec­cio­na­ron bu­ta­cas en dos to­na­li­da­des: gri­ses y ro­jos. Ca­be des­ta­car que una las anéc­do­tas que nos hi­cie­ra Ce­pe­da, re­su­me, por

Los acen­tos ét­ni­cos de di­ver­sas cul­tu­ras son no­to­rios al re­co­rrer esta vi­lla. Po­de­mos apre­ciar una in­tere­san­te cre­den­za en color do­ra­do y ro­jo de ai­res tro­pi­ca­les. So­bre esta, una her­mo­sa ca­be­za del bu­da en color do­ra­do; de­trás, col­ga­do en la pa­red, un apli­que de cam­pa­nas que van a la par con los de­más ele­men­tos.

así de­cir­lo, es­te pro­yec­to: “Re­cuer­do el mo­men­to en que me lla­ma­ron; fue tan gra­to es­cu­char­les de­cir lo com­pla­ci­dos que se sen­tían en su nue­vo ho­gar (en el que tiem­po atrás les ha­bía co­la­bo­ra­do), y que se en­con­tra­ban en­tu­sias­ma­dos por mos­trar­me su nue­va vi­lla en La Ro­ma­na. –Te in­vi­to al­mor­zar el sá­ba­do en Ca­sa de Cam­po, así co­no­ces la vi­lla y da­mos ini­cio– me di­jo. ¡Uff! Jus­to ese día lle­gué a Miami, don­de fui in­vi­ta­do a un even­to so­bre in­terio­ris­mo. So­lo le pu­de de­cir: lle­go en unas se­ma­nas, y su res­pues­ta fue: ¡Te es­pe­ra­mos! En esa me­mo­ra­ble vi­si­ta a la so­lea­da ciu­dad de Miami, pu­de apre­ciar in­tere­san­tes mez­clas de es­ti­los y jus­ta­men­te eso se con­vir­tió en el me­jor re­ga­lo que les pu­de brin­dar en su nue­vo pro­yec­to”.

El pla­tea­do di­ce pre­sen­te en esta atre­vi­da pro­pues­ta. El área del co­me­dor des­de sus ma­jes­tuo­sas lám­pa­ras es­ti­lo rús­ti­co, los ac­ce­so­rios de­co­ra­ti­vos so­bre la me­sa has­ta la ca­be­za de ani­mal en la pa­red, el pla­ta ha­ce de las su­yas. Así es co­mo ca­da rin­cón del in­te­rior de es­te pro­yec­to tie­ne voz

pro­pia. Y es que el su­mo cui­da­do de los de­ta­lles es el se­llo par­ti­cu­lar de Ce­pe­da De­sign.

cro­má­ti­ca em­plea­da, tam­bién co­rres­pon­de a la si­ner­gia de los es­ti­los em­plea­dos,

dan­do co­mo re­sul­ta­do un es­ti­lo de­co­ra­ti­vo rús­ti­co con­tem­po­rá­neo con acen­tos ét­ni­cos. Es­te se ca­rac­te­ri­za por la com­bi­na­ción de co­lo­res con­tras­tan­tes y ri­cos en tex­tu­ras, to­do es­to den­tro

de un lien­zo en to­na­li­da­des tie­rra co­mo la ar­ci­lla o el

ma­rrón.

En cuan­to a la ga­ma

Las pie­zas rús­ti­cas son las más pre­do­mi­nan­tes en

ca­da uno de los es­pa­cios del pro­yec­to, co­mo lo es la "des­gas­ta­da" ca­rre­ti­lla que fun­gen co­mo me­sa de cen­tro

pa­ra la sa­la in­for­mal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.