co­lo­res, es­pa­cios e im­pac­to

El bie­nes­tar del día a día de­pen­de gran­de­men­te de lo que nos ro­dea fí­si­ca­men­te. Si bien un lu­gar lim­pio y or­de­na­do ofre­ce cla­ri­dad men­tal, los co­lo­res de­ter­mi­nan nues­tro ni­vel de ener­gía pa­ra pro­du­cir o, sim­ple­men­te re­trac­tar­nos. Vea­mos có­mo fun­cio­na la m

Aldaba - - SOLUCIONES ESPACIOS -

Los co­lo­res en sí nos en­vían vi­bra­cio­nes que nos per­mi­ten vi­vir o sen­tir emo­cio­nes di­fe­ren­tes se­gún la pre­do­mi­nan­cia de un tono u otro, y sus com­bi­na­cio­nes. Ob­ser­ve­mos aho­ra el fe­nó­meno por ca­te­go­ría.

Los to­nos cá­li­dos de­ri­va­dos del ama­ri­llo pro­pi­cian ma­yor cer­ca­nía hu­ma­na, lla­man a la con­ver­sa­ción. Por eso, no es ca­sua­li­dad que las tien­das y res­tau­ran­te bus­can el be­ne­fi­cio de las lu­ces ama­ri­llen­tas. Los to­nos fríos, por ejem­plo, de­ri­va­dos del azul, nos man­tie­nen se­re­nos y lla­man a cier­ta ri­gi­dez. Por eso los to­nos azu­les, gri­ses y ne­gros en am­bien­tes for­ma­les son un tan­to sus­cep­ti­bles de ele­gir­se en sus to­na­li­da­des fuer­tes aun­que muy bien se pue­den com­bi­nar con otros. Pa­ra crear con­fian­za, los to­nos ma­te o con con­cen-

tra­ción de gris crean un am­bien­te más aco­ge­dor, so­bre to­do en ba­ja ilu­mi­na­ción. Muy uti­li­za­dos en es­pa­cios co­mo spa, sa­las de es­pe­ra, lu­ga­res neu­tros o de mul­ti­uso. En esta ca­te­go­ría men­cio­na­mos al cre­ma, gris cla­ro y al­gu­nas com­bi­na­cio­nes de mos­ta­za ma­te, co­mo ejem­plo.

Lla­man a la ac­ción, y a de­ci­sio­nes rá­pi­das, los co­lo­res en to­na­li­da­des bri­llan­tes. En res­tau­ran­tes y tien­das nos mue­ven a ac­tuar, sea a co­mer más o a com­prar más. Los ro­jos vi­bran­tes, fuc­sia y na­ran­ja son los más notables de esta ca­te­go­ría. En res­tau­ran­te de co­mi­da rá­pi­da, el ro­jo es uno de los más uti­li­za­dos por esta ra­zón. Si es un es­pa­cio per­so­nal, es re­co­men­da­ble te­ner­lo en la­dos la­te­ra­les pa­ra evi­tar un im­pac­to di­rec­to y ex­ce­si­vo de fren­te. Si se desea, pue­de ser usa­do en un es­pa­cio in­fan­til que sea de jue­go en vez de sa­lón de ta­rea. En com­bi­na­cio­nes de co­lo­res, ma­ne­jar fa­vo­ra­ble­men­te la car­ga de color de un lu­gar es im­por­tan­te. Si la me­ta es lo­grar que un es­pa­cio pro­pi­cie tran­qui­li­dad, los ele­men­tos de co­lo­res vi­bran­tes de­ben ser ba­jos en pro­ta­go­nis­mo o es­ta­rán inexis­ten­te. Por eso, un ta­bu­re­te o una me­sa ro­ja en un es­pa­cio don­de to­do es­tá color ma­de­ra y blan­co, trae­rá frescura en vez de dis­tur­bio. Con­tra­rio a otro es­pa­cio don­de pre­do­mi­na el ro­jo y blan­co, es­te con­tras­te es más ener­gi­zan­te. Las com­bi­na­cio­nes de to­nos pa­re­ci­dos o com­bi­na­ción análo­ga, son “tier­nos”. Mez­clar vi­sual­men­te azul cla­ro, con ver­de y un li­la, re­sul­ta ele­gan­te. To­dos es­tos co­lo­res con­tie­nen el azul co­mo pun­to co­mún. Los co­lo­res de­ben adap­tar­se a dis­tin­tas per­so­na­li­da­des; las com­bi­na­cio­nes muy dra­má­ti­cas de to­nos opues­tos son ap­tos pa­ra quie­nes son na­tu­ral­men­te in­ten­sos, co­mo lo es en sus al­tas ex­pre­sio­nes el azul con na­ran­ja, ro­jo con ver­de o mo­ra­do con ama­ri­llo. Si se ba­jan las to­na­li­da­des, la ar­mo­nía lo­gra otro efec­to.

Tex­to: Rho­die La­mour, egre­sa­da del Fas­hio­nins­ti­tu­te of Tech­no­logy (FIT), NY. Fo­tos: is­tock

Las com­bi­na­cio­nes de to­nos pa­re­ci­dos son “tier­nos”. Mez­clar vi­sual­men­te azul cla­ro, con ver­de y un li­la, re­sul­ta ele­gan­te. To­dos es­tos co­lo­res con­tie­nen el azul co­mo pun­to co­mún.

De­bi­do al po­der de los co­lo­res, es re­co­men­da­ble adap­tar ca­da es­pa­cio a la per­so­na­li­dad de quien lo usa­rá o pa­ra lo cual fue crea­do, pa­ra que sea una fuen­te de ar­mo­nía con­ti­núa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.