TRI­NI­DAD Y TOBAGO SU GAS­TRO­NO­MÍA, SU MÚSICA Y SU GEN­TE

em­pe­ce­mos por el prin­ci­pio. yo cur­sé mi se­gun­da maes­tría en Ma­drid en el 2007 y que­dé con la mar­ca­da im­pre­sión de que me ven­die­ron “oro por es­pe­ji­tos”. cuan­do me de­ci­dí a op­tar por una be­ca pa­ra cur­sar mis es­tu­dios doc­to­ra­les, es­ta­ba con­ven­ci­da de la ne­ce

Aldaba - - SOLUCIONES PASEO CULTURAL - Tex­to: An­gé­li­ca Ma­ría Ro­drí­guez Ben­cos­me Fo­tos: Sha­ri John

Me en­con­tré con un país cu­ya in­fraes­truc­tu­ra da una im­pre­sión que no co­rres­pon­de ni con el bie­nes­tar so­cial del cual go­za su po­bla­ción, ni con su ri­que­za cul­tu­ral. Es­te país, cu­ya is­la más gran­de (i.e. Tri­ni­dad) es apro­xi­ma­da­men­te del ta­ma­ño de San­to Do­min­go y con la mis­ma po­bla­ción; fue co­lo­ni­za­do por Es­pa­ña, Fran­cia y Gran Bre­ta­ña y to­dos de­ja­ron su im­pron­ta en los nom­bres de sus pue­blos, en su gas­tro­no­mía y en su car­na­val.

Pa­ra mí, la in­fluen­cia más no­to­ria fue la de Gran Bre­ta­ña, no so­lo por­que aquí to­man más té (es­pe­cial­men­te “En­glish tea”) o no ha­blan in­glés con un acen­to ame­ri­cano, sino por­que es­te im­pe­rio –cuan­do abo­lió la es­cla­vi­tud– con­tra­tó a tra­ba­ja­do­res del es­te de la In­dia pa­ra tra­ba­jar las plan­ta­cio­nes azu­ca­re­ras. En­tre me­dia­dos del 1800 y prin­ci­pios del 1900, más de me­dio mi­llón de in­dios lle­ga­ron a Tri­ni­dad con sus creen­cias y dei­da­des hin­dúes (aun­que al­gu­nos eran mu­sul­ma­nes), su re­cha­zo a co­mer res y su pre­fe­ren­cia por die­tas en­te­ra­men­te ve­ge­ta­ria­nas y con sus sa­ris y dho­tis. En­ton­ces, lo que hoy co­no­ce­mos co­mo la Re­pú­bli­ca de Tri­ni­dad y Tobago vio có­mo

co­lo­ni­za­do­res blan­cos bri­tá­ni­cos es­cla­vi­za­ron a ne­gros afri­ca­nos, que as­cen­die­ron so­cial­men­te con la lle­ga­da de hin­dúes. La ten­sión ra­cial es la­ten­te: se evi­den­cia en par­ti­dos po­lí­ti­cos in­dios ver­sus ne­gros; en la te­le­vi­sión, el cine y la ra­dio hay ca­na­les in­dios pa­ra quie­nes quie­ren pre­ser­var sus la­zos con la ma­dre pa­tria, aun­que po­cos ha­blan hin­di y se tie­nen que mos­trar sub­ti­tu­la­dos; y las re­la­cio­nes de pa­re­ja se pre­sen­tan seg­men­ta­das (i.e. in­dios con in­dios y ne­gros con ne­gros). Sin em­bar­go, qui­zás lo más re­le­van­te es la fu­sión gas­tro­nó­mi­ca, por ejem­plo, que re­sul­tó de esta mez­cla de cul­tu­ras y de la cual to­da Tri­ni­dad dis­fru­ta. En Tri­ni­dad y Tobago se co­me con mu­cho pi­can­te; el man­go y la man­za­na de oro se co­ci­nan; se pre­pa­ran pa­nes sin le­va­du­ra (i.e. pa­re­ci­dos al pan pi­ta, pe­ro aquí de tres ti­pos dis­tin­tos); se asan los gar­ban­zos y len­te­jas; el po­llo se co­me gui­sa­do o al curry; la pi­ña se co­me tras ma­ce­rar­se en agua con sal, ci­lan­tro an­cho y ajo; el ña­me nun­ca amar­ga; y se pue­de co­mer con las ma­nos.

Tri­ni­dad y Tobago dis­fru­tan de un clima tro­pi­cal ma­rí­ti­mo in­fluen­cia­do por los vien­tos del no­res­te. Tobago es le­ve­men­te más frío que Tri­ni­dad, se­gún ex­per­tos; pe­ro es pro­ba­ble que el tu­ris­ta no sien­ta la di­fe­ren­cia.

Phag­wa fue in­tro­du­ci­da a Tri­ni­dad por in­dios en el 1845. Aun­que es prin­ci­pal­men­te un fes­ti­val hin­dú, co­mo ocu­rre con otras ce­le­bra­cio­nes en es­te país mul­ti­ét­ni­co y mul­ti­rre­li­gio­so, la co­mu­ni­dad en ge­ne­ral se in­vo­lu­cra, in­clu­so si so­lo se tra­ta de...

El car­na­val de Tri­ni­dad son dos días de asue­to an­tes del miér­co­les de ceniza en los que to­do el mun­do bai­la en la ca­lle to­do el día, si­guien­do bo­ci­nas al­to­par­lan­tes con la música a to­pe, en com­par­sas que lle­gan a te­ner has­ta diez mil per­so­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.