EL AR­TE DEL ES­TI­LO LOFT

Ca­da pro­yec­to tie­ne su sin­gu­la­ri­dad. Es­te en par­ti­cu­lar es un pro­yec­to don­de, al igual que un ar­tis­ta di­bu­ja en un lien­zo en blan­co, se plas­mó con di­se­ño y de­co­ra­ción una obra de ar­te cu­yas pa­re­des sos­tie­nen aque­llas de gran­des maes­tros.

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Texto: Ma­ría Gabriela Men­do­sa, di­se­ña­do­ra ar­qui­tec­tó­ni­ca Fo­tos: Ha­rold Lam­ber­tus

Al lle­gar al ves­tí­bu­lo de es­te de­par­ta­men­to, in­me­dia­ta­men­te se ob­ser­va un es­pa­cio lleno de ar­te con obras co­mo la pin­tu­ra Amor que to­do lo so­por­ta de Ra­fael Le­mos y la es­cul­tu­ra Sue­ño ca­ri­be­ño de Juan Tri­ni­dad. El pa­pel ta­piz de rom­bos en co­lo­res ne­gro y are­na apor­ta dra­ma­tis­mo a es­ta área y re­sal­ta las obras co­lo­ca­das en es­te es­pa­cio, com­ple­men­ta­do con zó­ca­los en ma­de­ra, la­quea­dos en blan­co y un pi­so en ma­de­ra co­lor ma­rrón en tono ba­jo

pa­ra dar con­tras­te; es­pe­jo de fon­do de la es­cul­tu­ra pa­ra en­mar­car la mis­ma, brin­dar luz y am­pli­tud, com­ple­men­tan­do la vi­sual a dos ca­ras de di­cha pie­za.

Aun­que es­te es­pa­cio es nor­mal­men­te un área de “pa­so”, se co­lo­ca­ron es­tas si­llas azul cla­ro, por­que las obras de ar­te de es­te ves­tí­bu­lo, en de­fi­ni­ti­va, son pie­zas de con­ver­sa­ción y el pro­pie­ta­rio se vi­sua­li­za­ba sen­ta­do ahí, com­par­tien­do de­ta­lles e his­to­rias so­bre las mis­mas. Los pa­si­llos son es­pa­cios de transición, y aun cuan­do so­lo sir­ven de co­ne­xión no tie­nen por qué ser ol­vi­da­dos, más bien sir­vie­ron pa­ra ser apro­ve­cha­dos, acen­tuán­do­los con obras de ar­te de la co­lec­ción del pro­pie­ta­rio, la cual se pro­pu­so uti­li­zar al má­xi­mo po­si­ble sin abru­mar el apar­ta­men­to. En las pa­re­des se co­lo­ca­ron las obras de Me­lis­sa Me­jía: A la Iz­quier­da: Ma­rie An­to­niet­te y, a la de­re­cha,

She is Spe­cial. Un es­pa­cio fue con­ver­ti­do y de­di­ca­do a una co­ci­na fría. Des­ti­na­do pa­ra sen­tar­se a co­mer al­go ca­sual y/o a la pre­pa­ra­ción; y sir­ve co­mo un rin­cón pa­ra con­ver­sa­ción e in­te­rac­ción mien­tras se pre­pa­ran di­chos ali­men­tos en un tono re­la­ja­do. Es­te am­bien­te fue tra­ba­ja­do en co­lo­res neu­tros; el pi­so en ma­de­ra del apar­ta­men­to en­tra en es­ta área pa­ra no rom­per con la con­ti­nui­dad. Co­lo­res neu­tros, es­tu­co gris en las pa­re­des, ma­de­ra la­quea­da de blan­co, si­llas en co­lor are­na, to­pe de már­mol de Eu­ros­to­ne y ba­se de ace­ro inoxi­da­ble rea­li­za­da por uno de nues­tros ar­te­sa­nos, vi­gas de ma­de­ra la­quea­da en co­lor are­na y lám­pa­ras so­bre la is­le­ta. La obra de ar­te que se apre­cia de fon­do es de Me­lis­sa Me­jía, ti­tu­la­da Mo­del

Pain­ting Da­ria, per­fec­ta pa­ra es­te es­pa­cio con un men­sa­je en ro­jo que di­ce: “What would you like for din­ner baby?”.

La sa­la es el es­pa­cio don­de to­do con­ver­ge: con­ver­sa­cio­nes, cie­rre de ne­go­cios, pro­yec­ción de pe­lí­cu­las... Es­te es­pa­cio fue acen­tua­do con de­ta­lles en co­lo­res vi­bran­tes pa­ra con­tras­tar. Pa­pel en to­na­li­dad neu­tra pa­ra no com­pe­tir con los cua­dros, vi­si­llo offw­hi­te, ilu­mi­na­ción cá­li­da y re­gu­la­ble, se­gún el am­bien­te que desee ge­ne­rar­se. Te­cho di­se­ña­do con “vi­gas” re­ce­sa­das a lo lar­go del co­me­dor y la sa­la pa­ra ge­ne­rar efec­to de pro­fun­di­dad.

Me­sas la­te­ra­les en es­pe­jo y már­mol con ba­se en bron­ce, au­xi­lia­res de ace­ro la­quea­dos en ro­jo vel­vet. Bu­ta­cas en azul ro­yal pa­ra apor­tar ele­gan­cia jun­to a las me­sas de vi­drio con ba­se en co­lor ma­de­ra

ebony, ador­na­das con pie­zas se­lec­cio­na­das cui­da­do­sa­men­te jun­to al pro­pie­ta­rio. En el fon­do, a la iz­quier­da, se pue­de apre­ciar la obra de Eleo­mar Puen­te, ti­tu­la­da Dreams,

Best Kept Se­crets y, a la de­re­cha, la obra de Ge­rard Ellis. El área de co­me­dor es­ta jun­to a la sa­la prin­ci­pal, en un es­pa­cio abier­to, sin cie­rres, el mis­mo en co­lo­res neu­tros y con­jun­to a las obras de ar­te que apor­tan co­lo­ri­do al am­bien­te. Am­plio co­me­dor pa­ra 10 co­men­sa­les, en to­pe de vi­drio y ba­se de ma­de­ra. Ele­men­tos de me­sa que apor­tan ele­gan­cia, ha­cien­do un jue­go per­fec­to con el en­torno del ar­te, es­cul­tu­ras y pin­tu­ras de pa­red. El te­cho es­tá di­se­ña­do con “vi­gas” re­ce­sa­das a lo lar­go del co­me­dor y la sa­la pa­ra ge­ne­rar efec­to de pro­fun­di­dad. En es­ta oca­sión, el usua­rio so­li­ci­tó un arre­glo de me­sa di­fe­ren­te, que no fue­se co­mún, y por eso se mez­cla­ron es­fe­ras me­tá­li­cas, com­bi­na­das con de­ta­lles ver­des, pa­ra brin­dar ver­dor al cen­tro de me­sa. Al fon­do po­de­mos ver dos obras de Sil­vio Ávi­la que le dan el co­lor a es­te es­pa­cio neu­tro. En el la­te­ral, la cre­den­za de he­xá­go­nos la­quea­da en co­lor gri­sá­ceo, so­bre la mis­ma ador­nos y una es­cul­tu­ra del mis­mo ar­tis­ta. A la de­re­cha se apre­cia la obra de Eleo­mar Puen­te, ti­tu­la­da Dreams. Al fon­do de es­te es­pa­cio ob­ser­va­mos el es­tu­dio.

El área del es­tu­dio, con di­men­sio­nes po­co con­ven­cio­na­les, fue el re­to de es­te pro­yec­to: lo­grar que re­sul­ta­ra fun­cio­nal y es­té­ti­ca­men­te agra­da­ble en un es­pa­cio re­du­ci­do de apro­xi­ma­da­men­te 12 me­tros cua­dra­dos. El fon­do de pa­red se re­vis­tió en es­pe­jo pa­ra crear am­pli­tud; los tra­mos la­quea­dos con ti­ras de led y TV flo­tan­te, de­ba­jo de los mis­mos unos oto­ma­nes en ter­cio­pe­lo azul en un tono al­to, co­lor dis­tin­ti­vo del de­par­ta­men­to, es­cul­tu­ras en ma­de­ra que complementan el am­bien­te, una me­sa de cen­tro con for­ma or­gá­ni­ca

Ele­men­tos de me­sa que apor­tan ele­gan­cia, ha­cien­do un jue­go per­fec­to con el en­torno del ar­te, es­cul­tu­ras

y pin­tu­ras de pa­red. En es­ta oca­sión, el usua­rio so­li­ci­tó un arre­glo de me­sa di­fe­ren­te, que no fue­se co­mún, y por eso se mez­cla­ron es­fe­ras me­tá­li­cas, com­bi­na­das con de­ta­lles ver­des, pa­ra brin­dar ver­dor al cen­tro de me­sa. Al fon­do po­de­mos ver dos obras de Sil­vio Ávi­la que le dan el co­lor a es­te es­pa­cio neu­tro.

en bron­ce y to­pe de vi­drio ne­gro, so­fá gris azu­la­do con de­ta­lles de co­ji­nes en co­lo­res na­ran­ja, azu­les y do­ra­dos, me­sa la­te­ral en acrí­li­co con lám­pa­ra de­co­ra­ti­va de nu­do do­ra­do; a la iz­quier­da, la obra de Eleo­mar Puen­te, ti­tu­la­da Jun­gle Toys, en­ci­ma de la me­sa una es­cul­tu­ra de Juan Tri­ni­dad, ti­tu­la­da Atrac­ción, ta­lla­da en ro­ble cen­te­na­rio y, jun­to al es­pe­jo, po­de­mos apre­ciar la es­cul­tu­ra de Juan Tri­ni­dad, ti­tu­la­da Sin­fo­nía, tam­bién ta­lla­da en ro­ble cen­te­na­rio. Di­se­ñar es­te es­pa­cio fue un enor­me re­to de­bi­do a la ne­ce­si­dad del pro­pie­ta­rio de sen­tir que el es­pa­cio se sin­tie­se am­plio, que no abru­ma­ra y que aún así se vie­ra di­se­ña­do y de­co­ra­do. En de­fi­ni­ti­va, los me­jo­res pro­yec­tos son aque­llos en los cua­les se pue­de desa­rro­llar una pla­ni­fi­ca­ción cu­yos es­que­mas se rom­pan, don­de la crea­ti­vi­dad sur­ja pa­ra la re­so­lu­ción de si­tua­cio­nes que lue­go se con­vier­ten en la gran obra maes­tra del re­sul­ta­do fi­nal de un pro­yec­to co­mo es­te.

LA SA­LA ES EL ES­PA­CIO DON­DE to­do con­ver­ge: con­ver­sa­cio­nes, cie­rre de ne­go­cios, pro­yec­ción de pe­lí­cu­las... Es­te es­pa­cio fue acen­tua­do con de­ta­lles en co­lo­res vi­bran­tes pa­ra con­tras­tar.

PIE­ZAS DE CON­VER­SA­CIÓN Aun­que es­te es­pa­cio es nor­mal­men­te un área de “pa­so”, se co­lo­ca­ron es­tassi­llas azul cla­ro, por­que las obras de ar­te de es­te ves­tí­bu­lo, en de­fi­ni­ti­va, son pie­zas de con­ver­sa­ción y elpro­pie­ta­rio se vi­sua­li­za­ba sen­ta­do ahí, com­par­tien­do de­ta­lles e his­to­rias so­brelas mis­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.