CO­NE­XIÓN En LOS es­pa­cios

En el ex­te­rior de la re­si­den­cia, ubi­ca­da en la ciu­dad de san­tia­go, se pue­de dis­fru­tar de un con­tac­to di­rec­to con la na­tu­ra­le­za, gra­cias al pai­sa­jis­mo que os­ten­ta.

Aldaba - - ESPECIAL MESAS - Texto: Ma­ría Isa­bel Ma­tos Fo­tos: Al­ber­to Li­ran­zo

Con un di­se­ño con­tem­po­rá­neo, cá­li­do y li­neal, de es­pa­cios abier­tos que se co­nec­tan en­tre sí, es­ta mo­ra­da nos brin­da, al lle­gar, un re­ci­bi­dor o lobby, que es el ca­nal de dis­tri­bu­ción de la ca­sa, tal y co­mo nos cuen­ta la

di­se­ña­do­ra Fanny Lo­ra, res­pon­sa­ble del pro­yec­to.

Es­te pro­yec­to fue con­ce­bi­do des­de ce­ro, en una re­si­den­cia nue­va, ubi­ca­da en la ciu­dad de San­tia­go de los Ca­ba­lle­ros; de mo­do que el tra­ba­jo de la in­terio­ris­ta con­sis­tió en amue­blar y di­se­ñar los es­pa­cios de acuer­do a los re­que­ri­mien­tos y ne­ce­si­da­des del clien­te, en con­jun­to con el es­ti­lo que que­ría lo­grar el ar­qui­tec­to a car­go de es­ta obra re­si­den­cial.

Es digno no­tar que, des­de la en­tra­da, el

lobby se con­vier­te en el ac­ce­so per­fec­to pa­ra di­fe­ren­tes áreas de la ca­sa, que di­cho sea de pa­so, son es­pa­cios abier­tos.

A mano de­re­cha, por ejem­plo, nos co­nec­ta con la sa­la, es­tu­dio y te­rra­za; es­te úl­ti­mo es­pa­cio da pa­so a un jar­dín muy bien cui­da­do, con un pai­sa­jis­mo que in­clu­ye pal­mas de di­fe­ren­tes ta­ma­ños, ade­más de he­le­chos y otras plan­tas or­na­men­ta­les de es­pe­cies va­ria­das. El jar­dín tam­bién in­clu­ye una pis­ci­na. Ya re­gre­san­do por un mo­men­to al in­te­rior de la re­si­den­cia, y con­ti­nuan­do con nues­tro re­co­rri­do vi­sual, a la iz­quier­da del lobby nos en­con­tra­mos con el co­me­dor, la ca­va, áreas de co­ci­na y ser­vi­cio. Fren­te al co­me­dor nos en­con­tra­mos con el her­mo­so atrio, que nos da pa­so al se­gun­do ni­vel don­de se en­cuen­tra el es­tar fa­mi­liar y los dor­mi­to­rios.

En con­tac­to con la na­tu­ra­le­za

En la te­rra­za hay dos ele­men­tos que do­mi­nan el am­bien­te, po­dría­mos de­cir que son el fo­co de aten­ción y un te­ma inevi­ta­ble de con­ver­sa­ción en­tre los vi­si­tan­tes y an­fi­trio­nes. En­tre ellos es­tá el gran mu­ral que se des­ta­ca en la pa­red de fon­do, el cual es una crea­ción de la di­se­ña­do­ra Fanny Lo­ra, quien tam­bién es­tu­vo a car­go de to­do el tra­ba­jo de in­terio­ris­mo de es­ta mo­ra­da.

Pla­ta­na­les al Cie­lo es el tí­tu­lo del mu­ral que, con sus vis­to­sos co­lo­res, lla­ma las mi­ra­das. Otro fo­co de aten­ción con que cuen­ta la te­rra­za lo es la me­sa que es el cof­fee ta­ble.

Es­tá he­cha de trom­pos de tron­cos de sa­mán (tam­bién lla­ma­do ár­bol de la llu­via). Di­cha pie­za tam­bién fue una crea­ción de Lo­ra, eje­cu­ta­da en un ta­ller lo­cal. “Sin lu­gar a du­das, es­ta pie­za es úni­ca e in­va­lua­ble en es­te es­pa­cio; y si hay que des­cri­bir el am­bien­te, po­dría­mos de­cir que el es­ti­lo en es­ta te­rra­za es tro­pi­cal chic, pues es de una esen­cia li­ge­ra de lí­neas muy lim­pias y sin re­bus­ca­mien­to. El pa­tio tie­ne una pis­ci­na de cor­te mo­derno, con aca­ba­do os­cu­ro, que nos trans­mi­te un po­co de mis­te­rio y ele­gan­cia en el am­bien­te en ge­ne­ral”, nos di­ce la ex­per­ta.

Las ma­de­ras que se uti­li­za­ron en es­ta re­si­den­cia fue­ron el ro­ble y el ya­to­ba. La ma­de­ra, co­mo ma­te­rial, siem­pre nos trans­mi­te el sen­ti­do de la ca­li­dez; al usar­la co­mo pi­so, es muy agra­da­ble al tac­to de los pies al ca­mi­nar des­cal­zos, nos apor­ta la sen­sa­ción de am­pli­tud, li­ge­re­za, ha­cien­do de los es­pa­cios don­de se co­lo­ca, de ma­yor con­fort. Tam­bién se des­ta­ca el uso del már­mol y del gra­ni­to na­tu­ral, la pie­dra

pi­za­rra y la co­ra­li­na; so­bre to­do en es­pa­cios ex­te­rio­res.

El área del co­me­dor

A la ho­ra de di­se­ñar el co­me­dor, era muy im­por­tan­te to­mar en cuen­ta la pro­por­ción del es­pa­cio, una me­sa de ta­ma­ño im­po­nen­te co­mo pun­to fo­cal. Pa­ra que es­ta no se sin­tie­ra pe­sa­da, “ele­gi­mos un to­pe de cris­tal pa­ra que tu­vie­ra un aca­ba­do mo­derno y vi­sual­men­te nos ali­ge­ra­ra el es­pa­cio, com­bi­nan­do es­te con unas ba­ses de cor­te mo­derno tam­bién”. Pa­ra com­ple­men­tar el co­me­dor, las si­llas son de un es­ti­lo clá­si­co, pe­ro de un aca­ba­do mo­derno, don­de se des­ta­ca el co­lor hu­mo. Es­ta área es­tá com­ple­men­ta­da por un mue­ble au­xi­liar de una ele­gan­cia re­gia, en­mar­ca­do es­te por dos pi­la­res de ma­de­ra en co­lor blan­co, las

cua­les son co­ro­na­das por dos ur­nas pa­ra acen­tuar, de una for­ma más dra­má­ti­ca, el es­pa­cio. Ca­be des­ta­car que es­te es­pa­cio es­tá re­ma­ta­do por dos pa­ños de cor­ti­na de un es­tam­pa­do geo­mé­tri­co, el cual apor­ta ca­li­dez al am­bien­te. Co­mo de­ta­lle en la pa­red, te­ne­mos un es­pe­jo sin mar­co, apa­ren­te­men­te, que nos brin­da ese to­que mo­derno don­de se re­fle­ja la ca­va, com­ple­men­tan­do así es­te es­pa­cio que con­tie­ne una es­pe­cie de mez­clas de es­ti­lo, ha­cien­do de es­te un am­bien­te ecléctico. El pro­pie­ta­rio de es­ta re­si­den­cia es aman­te al vino y po­see una va­ria­da y am­plia co­lec­ción de vi­nos. En es­te pro­yec­to, es­te era un pun­to muy im­por­tan­te a to­mar en cuen­ta y a desa­rro­llar den­tro de la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios. Co­mo re­sul­ta­do fi­nal, se creó un lu­gar que trans­mi­te la sen­sa­ción de que es­ta­mos en una ca­va real, el cual se reali­zó con el uso de pa­pel ta­piz, crea­do y di­se­ña­do a me­di­da pa­ra es­te es­pa­cio.

DI­SE­ÑO Y DE­CO­RA­CIÓN PA­RA EL HO­GAR

THE COF­FEE TA­BLE.Es­ta do­ble pie­za fue con­ce­bi­da por la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res Fanny Lo­ra. Es­tá cons­ti­tui­da por dos trom­pos de tron­cos, de ma­de­ra de sa­mán. Es úni­ca en su cla­se, por lo que la di­se­ña­do­ra la de­fi­ne,sim­ple­men­te, co­mo in­va­lua­ble.

AMAN­TE DE LOS VI­NOS Un pun­to muy im­por­tan­te a desa­rro­llar den­tro de la dis­tri­bu­ción de los es­pa­cios era la pa­sión del pro­pie­ta­rio por los vi­nos. El uso del pa­pel ta­piz, crea­do y di­se­ña­do a me­di­da pa­ra es­ta área, ayu­dó en es­te co­me­ti­do. Sin du­da, se creó un es­pa­cio don­de los anaque­les de ma­de­ra dan el to­que fi­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.