trans­for­ma­ción Ma­ri­na Re­mo­de­la­ción efec­ti­va

Aldaba - - SOLUCIONES - Texto: San­dra Eh­lert Fo­tos: Fer­nan­do&víc­tor

¿Sa­bías que trans­for­mar o am­bien­tar tu ho­gar o em­pre­sa es una de las me­jo­res ma­ne­ras de dar­le tam­bién más va­lor a tu vi­da? Ade­más de es­tar a gus­to en di­cho es­pa­cio, tu esen­cia sal­drá a flo­te, por en­de se­rás más hu­mano y más pro­duc­ti­vo ya que el es­pa­cio in­flu­ye, quie­ras o no, en tu día a día.

Apre­cia­do lec­tor, en es­ta opor­tu­ni­dad que­re­mos com­par­tir con­ti­go lo que ha si­do la trans­for­ma­ción de es­te co­que­to apar­ta­men­to, ubi­ca­do en una de las cos­tas de la is­la His­pa­nio­la. En sus orí­ge­nes, es­tas áreas fue­ron ha­bi­ta­cio­nes de un ho­tel, trans­for­ma­do, lue­go, a un com­ple­jo de apar­ta­men­tos. Por ello, sus di­men­sio­nes son li­mi­ta­das a ni­vel de plan­ta y al­tu­ra de pi­so a te­cho. El pro­ce­so de in­no­va­ción de es­te apar­ta­men­to es lo que lla­ma­mos un «cam­bio flash», par­tien­do de los re­cur­sos exis­ten­tes, pa­ra así ma­ne­jar un pre­su­pues­to más ac­ce­si­ble. En es­te pro­yec­to, las mo­di­fi­ca­cio­nes más im­por­tan­tes sur­gie­ron en la ha­bi­ta­ción prin­ci­pal, ya que la mis­ma era una ha­bi­ta­ción es­tre­cha, que ade­más tie­ne una vi­ga en el cen­tro, que vi­sual­men­te di­vi­día la mis­ma en dos

Cos­to to­tal del pro­yec­to fi­nan­cia­ble has­ta en 10 años a tra­vés de los Prés­ta­mos de Re­mo­de­la­ción del Ban­co BHD León con ta­sas fi­jas por to­da la vi­da útil del prés­ta­mo.

áreas. Es­ta pro­pie­dad tie­ne la des­ven­ta­ja de po­seer te­chos muy ba­ji­tos, lo cual nos pre­sen­tó un re­to a la ho­ra de di­se­ñar los pla­fo­nes de te­cho. Pa­ra dar más am­pli­tud a la mis­ma, ce­rra­mos una ven­ta­na. Igual­men­te, rea­li­za­mos el di­se­ño de ilu­mi­na­ción pa­ra ha­cer­la más aco­ge­do­ra, y re­ubi­ca­mos los mue­bles. En la sa­la-co­me­dor, los pro­pie­ta­rios de es­te in­mue­ble con­vir­tie­ron es­ta área en una ex­po­si­ción de los pe­ces, rea­li­za­dos tam­bién por Pa­tri­cio Co­rrea, dán­do­le va­lor a la idea de cui­dar nues­tros océa­nos, pues los mis­mos po­seen una enor­me di­ver­si­dad. La be­lle­za de es­ta pa­red es que ca­da uno de es­tos pe­ces tie­ne un te­ma, un co­lor, un ma­te­rial di­fe­ren­te y, en mu­chos ca­sos, la mez­cla de di­fe­ren­tes téc­ni­cas los ha­ce sim­ple­men­te es­pe­cia­les, lo cual se ha con­ver­ti­do en el gran atrac­ti­vo de es­ta área. Ade­más pin­ta­mos la ca­ma prin­ci­pal y agre­ga­mos me­sas de no­che de co­lor na­ran­ja pa­ra dar­le un to­que tro­pi­cal ca­ri­be­ño. La ha­bi­ta­ción se­cun­da­ria la con­for­ma­mos de ma­ne­ra sen­ci­lla con dos ca­mas, di­se­ña­mos es­pal­da­res con ta­blo­nes re­ci­cla­dos, fa­bri­ca­dos por Pa­tri­cio Co­rrea, pa­ra man­te­ner un es­ti­lo pla­ye­ro rús­ti­co­tro­pi­cal con­for­ta­ble. Co­mo de­ta­lles de­co­ra­ti­vos, usa­mos sal­va­vi­das y re­mos pa­ra dar­le un to­que di­ver­ti­do a la mis­ma. Pa­ra no­so­tros, siem­pre que sea via­ble,

es una ale­gría po­der re­uti­li­zar una bue­na can­ti­dad del mo­bi­lia­rio que en­con­tra­mos en los pro­yec­tos que te­ne­mos a car­go, co­mo fue el ca­so en es­ta opor­tu­ni­dad, don­de reusa­mos mu­chos de los ac­ce­so­rios en­con­tra­dos, las ca­mas, los col­cho­nes, me­sas la­te­ra­les y cen­tro, don­de con so­lo un po­co de pin­tu­ra, otor­ga­ron al es­pa­cio un to­que más fres­co, lu­mi­no­so y pla­ye­ro. Pa­ra lo­grar un ho­gar aco­ge­dor y be­llo, de­be­mos nu­trir­nos cons­tan­te­men­te de las ten­den­cias e in­no­va­cio­nes en de­co­ra­ción, pa­ra ello nues­tro me­jor alia­do es la fir­ma San­dra Eh­lert Di­se­ños de In­te­rio­res, don­de en­con­tra­rás un equi­po ex­per­to dis­pues­to a pro­por­cio­nar­te ideas ge­nia­les y lle­var­las a ca­bo jun­to con­ti­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.