Ciu­dad de le­yen­das e his­to­ria: SE­GO­VIA

Aldaba - - SOLUCIONES - Texto: Car­men­chu Bru­sí­loff Fo­tos: Car­men Ra­mos B., Car­men­chu Bru­sí­loff e Is­tock by Getty Ima­ges

En­tre­la­za­das la his­to­ria y la le­yen­da, al mi­to­ló­gi­co Hér­cu­les se le atri­bu­ye la fun­da­ción de Se­go­via, y a los cel­tas su ori­gen. Y en torno al Acue­duc­to ro­mano, los re­la­tos acu­den a Sa­ta­nás; mien­tras de la an­ti­gua si­na­go­ga, hoy igle­sia del Cor­pus Ch­ris­ti, cuen­tan que una hos­tia sa­lió vo­lan­do pa­ra im­pe­dir ser pro­fa­na­da.

“Quie­ro co­no­cer Se­go­via. Quie­ro co­no­cer don­de na­ció la abue­la”. Mi hi­ja Car­men ex­ter­na tal de­seo mien­tras pre­pa­ra­mos va­ca­cio­nes a Es­pa­ña e Ita­lia. Es que de Ma­drid a Se­go­via hay so­lo una ho­ra de tra­yec­to en bu­ses de La Se­pul­ve­da­na. Ba­jo el cie­lo de Se­go­via, las pie­dras do­ra­das de sus mo­nu­men­tos con­for­man un má­gi­co con­jun­to his­tó­ri­co. A unos me­tros de la ter­mi­nal de au­to­bu­ses, en la ave­ni­da Fer­nán­dez La­dre­da se le­van­ta la igle­sia ro­má­ni­ca de San Mi­llán. Es del si­glo XII, con dos atrios del si­glo XIII en su ex­te­rior. Por la an­cha vía desem­bo­ca­mos en la Pla­za del Azo­gue­jo, fren­te al más an­ti­guo acue­duc­to ro­mano que que­da en pie (da­ta del si­glo II de nues­tra era; an­tes se le fe­cha­ba en el si­glo I), cu­ya par­te cen­tral al­can­za 29 me­tros de al­tu­ra. Una de sus ca­rac­te­rís­ti­cas más lla­ma­ti­vas es que ca­re­ce de ma­te­rial de unión en­tre sus si­lla­res. El mis­te­rio de su ori­gen ha for­ja­do una le­yen­da. Cuen­tan que una jo­ven, can­sa­da de bus­car agua en el va­lle se en­con­tró con el dia­blo, quien le ofre­ció cons­truir un puen­te en una so­la no­che a cam­bio de su al­ma. Mon­tó pie­dra a pie­dra, pe­ro al lle­gar el al­ba fal­ta­ba una. La chi­ca no per­dió su al­ma. En el en­torno, el me­són Ca­sa Cán­di­do, cu­ya fa­ma de an­ta­ño ha dis­mi­nui­do y la Ofi­ci­na de Tu­ris­mo de la pro­vin­cia de Se­go­via. En es­ta ado­qui­na­da pla­za se ini­cia la que fue Ca­lle Real. Aho­ra, se­gún el tre­cho, lle­va tres nom­bres: Cer­van­tes, Juan Bra­vo

e Isa­bel la Ca­tó­li­ca. Con­ti­nua­mos en as­cen­so has­ta la Ca­sa de los Pi­cos, así lla­ma­da por la de­co­ra­ción en su fa­cha­da: pie­dras la­bra­das en for­ma de pun­tas de dia­man­tes (pi­cos). Car­men mi­ra ca­da rin­cón. Yo deam­bu­lo con mis año­ran­zas. Leo la car­ta que ex­po­ne el res­tau­ran­te Ca­sa Du­que, fun­da­do en 1895; des­cu­bro que el Gran Ho­tel Las Si­re­nas es aho­ra Ho­tel Real Se­go­via; to­mo fo­tos al mo­nu­men­to de Juan Bra­vo con el cer­cano to­rreón gó­ti­co de Lo­zo­ya y la igle­sia ro­má­ni­ca de San Mar­tín, del si­glo XII, con una to­rre mu­dé­jar. Mi­ro el re­loj. Es ho­ra de al­mor­zar. Ba­ja­mos ha­cia la ca­lle La Al­hón­di­ga y en­tra­mos en la ta­ber­na El Abue­lo, alo­ja­do en una ca­sa de 1692 don­de fun­cio­na tam­bién su res­tau­ran­te. Pi­do so­pa cas­te­lla­na y co­chi­ni­llo se­go­viano, lo que me ha­ce re­cor­dar que en un via­je an­te­rior fui tes­ti­go, en el Me­són de Jo­sé Ma­ría, del ri­tual que se es­ti­la pa­ra cor­tar­lo cuan­do lo pre­sen­tan en­te­ro: con el can­to (bor­de) del pla­to. Es to­do un es­pec­tácu­lo. Por la em­pi­na­da ca­lle dis­tin­gui­mos la an­ti­gua si­na­go­ga, hoy igle­sia del Cor­pus Ch­ris­ti, en la pla­za don­de una he­la­de­ría y un res­tau­ran­te tie­nen me­sas al ai­re li­bre. A es­ca­sos mi­nu­tos, la Pla­za Ma­yor, con su kios­ko cen­tral, ro­dea­da de edi­fi­cios con ar­ca­das don­de fun­cio­nan ca­fés y res­tau­ran­tes. En el cen­tro re­sal­ta la to­rre del re­loj del Ayun­ta­mien­to, edi­fi­cio pro­yec­ta­do en 1616. A un la­do, la igle­sia de San Mi­guel, del si­glo XVI. Ha­cia una es­qui­na, la mag­ní­fi­ca Da­ma de las Ca­te­dra­les de Es­pa­ña, la úl­ti­ma de es­ti­lo gó­ti­co cons­trui­da en es­te país. Muy cer­ca, en la ca­lle De­sam­pa­ra­dos, es­tá la que fue­ra mo­des­ta pen­sión don­de vi­vió el poe­ta An­to­nio Machado. En la que fue su ha­bi­ta­ción se con­ser­van su ca­ma, su es­cu­pi­de­ra y su es­tu­fa de pe­tró­leo. Pe­ro he­mos de pro­se­guir has­ta el Al­cá­zar y de reojo mi­rar la igle­sia ro­má­ni­ca de San An­drés, con su to­rre mu­dé­jar. Aho­ra el re­co­rri­do es có­mo­do: en des­cen­so has­ta el Al­cá­zar que, por su ubi­ca­ción so­bre una ro­ca en­tre los ríos Eres­ma y Cla­mo­res, fue idea­do co­mo for­ta­le­za, pe­ro se con­vir­tió en el cen­tro de la cor­te. Su im­po­nen­te ar­qui­tec­tu­ra, la na­tu­ra­le­za y el pai­sa­je ur­bano cir­cun­dan­tes se con­vier­ten en una sub­yu­gan­te ima­gen de en­sue­ño.

Por su ubi­ca­ción y ar­qui­tec­tu­ra, el Al­cá­zar es vis­to co­mo un bar­co. Aba­jo: la igle­sia ro­má­ni­ca de San Mar­tín.En Se­go­via, ciu­dad le­van­ta­da so­bre una pe­ña en­tre dos va­lles, for­ma­dos por los ríos Eres­ma y Cla­mo­res, re­sal­tan el acue­duc­to y la ca­te­dral (fo­to de­re­cha).

Pie­zas del dor­mi­to­rio de An­to­nio Machado. Aba­jo: cor­tan­do el co­chi­ni­llo con el can­to de un pla­to.(Iz­quier­da) En la Pla­za Ma­yor se le­van­ta el Ayun­ta­mien­to. (De­re­cha) La ex­tra­ña fa­cha­da es la Ca­sa de los Pi­cos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.