LU­JO A DO­BLE AL­TU­RA

So­to Cor­so Group nos aden­tra una vez más al fas­ci­nan­te mun­do del In­te­rior De­sign, des­de la pers­pec­ti­va de un real­tor ad­vi­sor al mun­do del Luxury Real Sta­te. Las ten­den­cias en in­terio­ris­mo y di­se­ño que se man­tie­nen, y las no­ve­da­des que tam­bién po­dre­mos ve

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Coor­di­na­ción: Me­li­sa Gó­mez Fo­tos: So­to Cor­so Group

Ini­cia­mos el re­co­rri­do de es­ta mag­ní­fi­ca re­si­den­cia por sus áreas so­cia­les, don­de la fir­ma des­ta­ca que por su di­se­ño de es­pa­cios abier­tos se per­mi­tie­ron apro­ve­char al má­xi­mo el con­cep­to de ser es­te un pro­yec­to con aca­ba­dos y de­ta­lles mo­der­nos, re­sal­tan­do que por siem­pre se­gui­rán sien­do ten­den­cia en los ho­ga­res y es­pa­cios de de­co­ra­ción de paí­ses co­mo el nues­tro. En oca­sio­nes, es­ta tien­den a ser un gran do­lor de ca­be­za pa­ra mu­chos clien­te sin ase­so­ría, ya que co­mo prin­ci­pian­tes en el mun­do de la de­co­ra­ción no sa­ben có­mo am­bien­tar es­tos es­pa­cio pa­ra que no se vea con un gran va­cío y an­ti­es­té­ti­co. Des­ta­ca que aun­que la sa­la siem­pre se­rá el eje cen­tral de to­do ho­gar, el co­me­dor tam­bién es una de las es­tan­cias de la ca­sa en la que se pue­de po­ner a prue­ba la crea­ti­vi­dad y sa­car­le el má­xi­mo par­ti­do a com­ple­men­tos co­mo las me­sas, en es­te ca­so con es­ta vi­ne­ra, en don­de sus pro­pie­ta­rios se­rán los me­jo­res an­fi­trio­nes. Lo que es­tá cla­ro es que na­da es­tá es­cri­to y las com­bi­na­cio­nes sor­pren­den­tes se des­cu­bren siem­pre cuan­do se in­no­va con mez­clas y ex­pe­ri­men­tas con las tex­tu­ras, te­ji­dos, to­nos y de­ta­lles de­co­ra­ti­vos. Ubi­ca­do al fon­do, dán­do­le con­ti­nui­dad (al es­pa­cio abier­to) de la sa­la prin­ci­pal, es­te co­me­dor de dia­rio con si­llas blan­cas, es­tá bien ilu­mi­na­do, gra­cias a la gran can­ti­dad de lu­ces co­lo­ca­das, ade­más de que se en­cuen­tran en la par­te ba­ja

del te­cho, de esa ma­ne­ra apro­ve­cha la par­te al­ta con ven­ta­nas, que "atrae" luz na­tu­ral y ven­ti­la­ción con un es­ti­lo de van­guar­dia y so­fis­ti­ca­ción. Las lám­pa­ras siem­pre son ele­men­tos ne­ce­sa­rios en es­te ti­po de es­pa­cios ya que fun­cio­nan co­mo es­cul­tu­ras y se con­vier­ten en el fo­co del es­pa­cio. La pa­red de ma­de­ra en la do­ble al­tu­ra fue crea­da con el fin de dar un ele­men­to aco­ge­dor a un es­pa­cio tan am­plio. Por lo re­gu­lar, to­dos los clien­tes de es­ta fir­ma tie­nen la opor­tu­ni­dad, des­de el mo­men­to ini­cial, de ver op­cio­nes en el mer­ca­do, has­ta el cie­rre fi­nal de la pro­pie­dad; son guia­dos du­ran­te el pro­ce­so de di­se­ño pa­ra fa­ci­li­tar­le y orien­tar­le al

Las sa­las de do­ble al­tu­ra ofre­cen un mun­do de ven­ta­jas, una de ellas es la gran can­ti­dad

de luz que en­tra en al es­pa­cio, por lo que du­ran­te el día no ne­ce­si­tan lu­ces adi­cio­na­les. Ven­ta­nas de al­to im­pac­to con ais­la­mien­to de ra­yos ul­tra­vio­le­ta pa­ra in­cre­men­tar la

efi­cien­cia del ai­re acon­di­cio­na­do.

res­pec­to a las ten­den­cias ac­tua­les pa­ra que su nue­vo ho­gar, ade­más de ser fun­cio­nal y có­mo­do, sea tam­bién es­té­ti­co y mo­derno. Si hay un es­pa­cio en una ca­sa que de­be re­fle­jar real­men­te el gus­to y es­ti­lo per­so­nal, que brin­de el ma­yor con­fort, ese es el dor­mi­to­rio. Es un san­tua­rio per­so­nal que per­mi­te des­can­sar y te­ner un mo­men­to de in­tros­pec­ción, y con fre­cuen­cia es la ha­bi­ta­ción en la que mu­chos de no­so­tros pa­sa­mos la ma­yo­ría de nues­tro tiem­po en ca­sa. Tie­ne que ser un lu­gar ín­ti­mo de re­la­ja­ción, por lo que no se re­co­mien­dan al­gu­nas pa­le­tas de co­lo­res que nos man­ten­gan con un ojo abier­to to­da la no­che. Es me­jor op­tar por una de­co­ra­ción no de­ma­sia­do pe­sa­da y, fi­nal­men­te, avan­zar ha­cia una ga­ma de co­lo­res tran­qui­li­zan­tes. Lo ideal es que se de­fi­na qué lí­neas cua­dran más con la per­so­na­li­dad de sus usua­rios, y qué es­ti­lo se adap­ta me­jor. Es­tas son al­gu­nas de las cla­ves que la fir­ma So­to Cor­so Group to­ma en con­si­de­ra­ción al mo­men­to de tra­ba­jar una nue­va ca­sa con nue­vos clien­tes.

TO­DAS LAS PIE­ZAS DE MO­BI­LIA­RIO y de­co­ra­ción de es­ta ca­sa fue­ron ele­gi­das con el fin de crear un es­pa­cio aco­ge­dor, mo­derno y lu­jo­so. El pow­der room, se di­se­ñó con la idea de ge­ne­rar un am­bien­te que na­die es­pe­ra, al usar un ga­bi­ne­te púr­pu­ra (mo­ra­do) e im­ple­men­tar las pie­dras con los mis­mos to­nos pa­ra crear la ar­mo­nía in­te­rior de es­te es­pa­cio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.