Una re­si­den­cia MO­DER­NA Y CLÁ­SI­CA

Ca­da pie­za en es­ta mo­ra­da tie­ne un va­lor sen­ti­men­tal in­cal­cu­la­ble pa­ra sus pro­pie­ta­rios, des­de el ele­men­to más di­mi­nu­to has­ta el más evi­den­te, y es por eso que es­te ho­gar pa­sa a ser un re­fu­gio de paz pa­ra sus usua­rios. En es­ta pro­pues­ta, ellos que­rían un

Aldaba - - MORADAS CON ENCANTO - Texto: Me­li­sa Gó­mez Fo­tos: Mi­sael Ra­mí­rez

Asim­ple vis­ta, po­de­mos no­tar que es­te apar­ta­men­to ca­pi­ta­lino tie­ne un ta­ma­ño con­si­de­ra­ble, don­de los es­pa­cios es­tán bien dis­tri­bui­dos y la mez­cla de co­lo­res es­tá en sin­to­nía. El lu­gar lo ha­bi­ta una pa­re­ja jo­vial que que­ría una de­co­ra­ción atem­po­ral, así lo ex­pre­sa la di­se­ña­do­ra de in­te­rio­res So­lan­ge Duar­te, quien ase­gu­ra que el es­pa­cio no es gran­de, y que pa­ra ob­te­ner es­te re­sul­ta­do tu­vo que ha­cer una res­tau­ra­ción to­tal en la sa­la y el co­me­dor, y gra­cias a su de­di­ca­ción y es­me­ro lo­gró sa­car par­ti­da a ca­da rin­cón, ade­más de sa­tis­fa­cer las ne­ce­si­da­des de los an­fi­trio­nes de la ca­sa. Con­si­de­ra que lo más im­por­tan­te a la ho­ra de ha­cer

La pro­fe­sio­nal nos co­men­ta que la idea de los an­fi­trio­nes de la ca­sa era te­ner una mo­ra­da neu­tral, pe­ro con co­lo­res que hi­cie­ran re­sal­tar el uso del cre­ma en mue­bles, pa­re­des y alfombras, igual­men­te con las pie­zas que ador­nan las pa­re­des.

cual­quier pro­yec­to es co­no­cer el per­fil del clien­te; en es­ta oca­sión, ellos que­rían un di­se­ño de in­te­rior que per­du­ra­ra con el pa­sar del tiem­po, y así fue co­mo pa­só a ser una mo­ra­da atem­po­ral. So­lan­ge des­ta­ca que es una mo­ra­da muy dra­má­ti­ca, y rei­te­ra que, por ser un es­pa­cio pe­que­ño, usó el mis­mo tono de co­lor, pues­to que la sa­la con­du­ce di­rec­ta­men­te al co­me­dor. Eli­gió mi­nu­cio­sa­men­te ca­da pie­za pa­ra que se sin­tie­ra la di­fe­ren­cia. El di­se­ño de es­te apar­ta­men­to fue to­do un re­to, y el re­sul­ta­do de­bía ser asom­bro­so pa­ra los pro­pie­ta­rios, por lo que la sa­la de es­ta re­si­den­cia, la pro­pia di­se­ña­do­ra la de­fi­ne co­mo “una sa­la es­pe­jo” por ser cá­li­da y ar­mo­nio­sa. Tam­bién de­mar­có es­pa­cios con alfombras pa­ra crear otras am­bien ta­cio­nes, co­mo por ejem­plo la sa­la de

“La en­tra­da es muy dra­má­ti­ca, y era el ma­yor mie­do de los pro­pie­ta­rios, pues nun­ca su­pie­ron có­mo sa­car­le pro­ve­cho, ya que es un es­pa­cio muy pe­que­ño, por eso di­se­ña­mos un es­pe­jo a la me­di­da pa­ra dar­le am­pli­tud”, de­ta­lla la di­se­ña­do­ra.

DI­SE­ÑOS. EN ES­TA PRI­ME­RA FA­SE, SO­LAN­GE EX­PLI­CA QUE SO­LO SE CONCENTRÓ EN REMODELAR EL CO­ME­DOR Y LA SA­LA. SO­LO PA­RA ES­TOS DOS ES­PA­CIOS FUE QUE CON­TRA­TA­RON LA EM­PRE­SA QUE ELLA RE­PRE­SEN­TA: DISENTOS.

RE­VES­TI­MIEN­TO DE PI­SO. ZÓ­CA­LOS DE MA­DE­RA LA­QUEA­DOS DE BLAN­CO, TAM­BIÉN SE LE CAM­BIÓ EL CO­LOR A LAS PUER­TAS, QUE TE­NÍA EL TONO NA­TU­RAL DE LA CAOBA, Y SE RECUBRIERON PA­RE­DES CON MA­DE­RA LA­QUEA­DA (BOISERIE).

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.