ES­PE­CIAL AR­QUI­TEC­TU­RA

Aldaba - - SUMARIO - Texto: Mary Fran­ces At­tías An­tún Pie­zas: Ho­me Ga­llery Fo­tos: Sil­ve­rio Vidal

Des­de el di­se­ño de in­te­rio­res re­si­den­cia­les has­ta co­mer­cia­les; ilu­mi­na­ción, alfombras, te­las... to­do eso es Kelly Wearstler. Co­no­ce un po­co so­bre ella.

Un “TRENDING TOPIC” de ES­TOS ÚL­TI­MOS ME­SES En LAS RE­DES HA si­do EL CO­LOR CHA­LLEN­GE O RE­TO DEL CO­LOR, don­de ca­da día se ex­hor­ta a ha­cer uso de nues­tra crea­ti­vi­dad pa­ra pre­sen­tar ob­je­tos o com­po­si­cio­nes fo­to­grá­fi­cas en las que el ele­men­to uni­fi­ca­dor o des­ta­ca­do es el co­lor se­lec­cio­na­do pa­ra ese día.

El co­lor es par­te de la na­tu­ra­le­za y, co­mo tal, ha es­ta­do en­tre­la­za­do a nues­tra ex­pe­rien­cia hu­ma­na, sien­do vin­cu­la­do, in­clu­so, a es­te­reo­ti­pos so­cia­les y po­lí­ti­cos a lo lar­go de la his­to­ria. En el mun­do del di­se­ño y la de­co­ra­ción, así co­mo en otras ar­tes, el co­lor es uno de los ele­men­tos de uso fre­cuen­te co­mo for­ma de ex­pre­sión. Mu­chas ve­ces es usa­do con el ob­je­ti­vo de trans­mi­tir de­ter­mi­na­dos sen­ti­mien­tos, pro­vo­car reac­cio­nes y cam­biar el es­ta­do de áni­mo de las per­so­nas. Así es co­mo na­ce la psi­co­lo­gía del co­lor, un cam­po di­ri­gi­do a es­tu­diar el efec­to del co­lor en la per­cep­ción y con­duc­ta hu­ma­na. El pre­cur­sor de la psi­co­lo­gía del co­lor fue el poe­ta y cien­tí­fi­co ale­mán Johann Wolf­gang von Goet­he que, en su tra­ta­do teo­ría del co­lor, se opu­so a la vi­sión me­ra­men­te fí­si­ca de new­ton, pro­po­nien­do que el co­lor, en reali­dad, de­pen­de tam­bién de nues­tra per­cep­ción en la que se ha­ya in­vo­lu­cra­do el ce­re­bro y los me­ca­nis­mos del sen­ti­do de la vis­ta. (Wi­ki­pe­dia). Lue­go del es­tu­dio de Goet­he, otros es­tu­dio­sos, co­mo Eva He­ller, pro­pu­sie­ron sus teo­rías ba­sa­das en có­mo los co­lo­res pue­den ejer­cer su in­flu­jo en los sen­ti­mien­tos y el com­por­ta­mien­to hu­mano. Ella fue la pri­me­ra en atri­buir­les efec­tos ca­si “má­gi­cos”, no ne­ce­sa­ria­men­te com­pro­ba­bles, que han de­ter­mi­na­do que el co­lor se use ac­tual­men­te pa­ra evo­car sen­sa­cio­nes di­ver­sas en áreas re­la­cio­na­das con la es­té­ti­ca co­mo el in­terio­ris­mo, la ar­qui­tec­tu­ra, la pin­tu­ra y la fo­to­gra­fía, en­tre otras ex­pre­sio­nes ar­tís­ti­cas. Así, se pue­den uti­li­zar, por ejem­plo, co­lo­res bri­llan­tes co­mo el ama­ri­llo, na­ran­ja y ro­jo pa­ra des­ta­car o lla­mar la aten­ción so­bre al­go en par­ti­cu­lar. Es­tas to­na­li­da­des apor­tan ca­li­dez a nues­tros am­bien­tes y pro­du­cen un re­sul­ta­do aními­co si­mi­lar al que nos pro­du­ce un día so­lea­do. El ama­ri­llo es un co­lor es­ti­mu­lan­te

Li­ber­tad y crea­ti­vi­dad van de la mano y al fi­nal, el lí­mi­te ven­drá de­ter­mi­na­do por las pre­fe­ren­cias in­di­vi­dua­les, el pre­su­pues­to del que se dis­pon­ga y el in­ge­nio con el que se use el co­lor en los dis­tin­tos ele­men­tos. Mez­clar co­lo­res pue­de ser un ejer­ci­cio crea­ti­vo que rom­pa con los cá­no­nes im­pues­tos y nos lle­ve a apre­ciar la ri­que­za de la di­ver­si­dad.

que nos pro­du­ce una sen­sa­ción de ale­gría, mien­tras el na­ran­ja, nos in­vi­ta a la di­ver­sión y nos lle­na de vi­ta­li­dad. El ro­jo, en cam­bio con su fuer­za, aca­pa­ra nues­tra aten­ción y, sien­do el co­lor de la san­gre, nos pro­vo­ca y nos ex­ci­ta. sin em­bar­go, otros co­lo­res más fríos co­mo el ver­de, el azul y el mo­ra­do nos in­vi­tan al so­sie­go, la me­di­ta­ción o el re­la­ja­mien­to.

El ver­de es el co­lor de la na­tu­ra­le­za y, con su fres­cu­ra, nos des­pier­ta a la es­pe­ran­za. El azul, que es el co­lor del cie­lo y el mar, nos pro­por­cio­na una cier­ta sen­sa­ción de se­gu­ri­dad, ayu­dán­do­nos a se­re­nar­nos y con­cen­trar­nos. Esa es la ra­zón por la que el ver­de y el azul son co­mún­men­te usa­dos en lu­ga­res pú­bli­cos don­de el en­torno de­be trans­mi­tir tran­qui­li­dad. Es­tos co­lo­res han si­do tam­bién re­co­men­da­dos por ex­per­tos en sue­ño pa­ra su uso en los dor­mi­to­rios co­mo uno de los fac­to­res que pue­den fa­ci­li­tar la con­ci­lia­ción del sue­ño. El mo­ra­do, nos in­vi­ta a la re­fle­xión y nos en­vuel­ve en un ha­lo de mis­te­rio y fan­ta­sía.

El co­lor blan­co, por otro la­do, nos ha­bla de paz, pu­re­za e inocen­cia y, el ne­gro, de ele­gan­cia, muer­te y eter­ni­dad. En la am­bien­ta­ción de nues­tros es­pa­cios es útil to­mar en cuen­ta las sen­sa­cio­nes que desea­mos pro­vo­car y se­lec­cio­nar to­na­li­da­des de co­lor se­gún el uso que da­re­mos a la ha­bi­ta­ción. En el di­se­ño de in­te­rio­res, po­de­mos im­pri­mir nue­va vi­da a los es­pa­cios cam­bian­do las com­bi­na­cio­nes de co­lor que usa­mos o agre­gan­do nue­vos ele­men­tos de co­lor. Ac­tual­men­te no exis­ten lí­mi­tes en los co­lo­res a usar, pues en el mer­ca­do se ofre­cen múl­ti­ples op­cio­nes, tan­to en pin­tu­ras, co­mo en mo­bi­lia­rio y com­ple­men­tos. Ini­cian­do por las pa­re­des, te­chos y pi­sos, po­de­mos cam­biar, por ejem­plo, la sen­sa­ción de am­pli­tud de un am­bien­te, agre­gar fres­cu­ra o vi­ta­li­dad, im­pri­mir mo­der­ni­dad o apor­tar ri­que­za agre­gan­do pa­tro­nes y con­tras­tes. Al­gu­nos co­lo­res in­du­cen a la in­ti­mi­dad otros, sin em­bar­go, son más fríos y dan un to­que más neu­tral o im­per­so­nal a los es­pa­cios.

Pa­ra fa­ci­li­tar el tra­ba­jo de de­fi­nir la can­ti­dad de co­lo­res y to­na­li­da­des, al­gu­nos tam­bién usan la re­gla de 60-30-10. su uso con­sis­te en se­lec­cio­nar 3 co­lo­res, usan­do el co­lor prin­ci­pal en un 60 por­cien­to del es­pa­cio, el co­lor se­cun­da­rio en un 30 por­cien­to del mis­mo y el 10 res­tan­te, en los co­lo­res de acen­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.