Acon­se­jan en­fren­tar el aco­so ca­lle­je­ro

BavaroNews - - PORTADA - Il­quis Al­cán­ta­ra ial­can­ta­ra@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Pun­ta Ca­na. Es­ta es la pre­gun­ta que ha sur­gi­do en los úl­ti­mos tiem­pos, fren­te a un te­ma que es­tá to­man­do re­le­van­cia en Latinoamérica, im­pul­sa­do por el lla­ma­do de aten­ción a tra­vés de le­van­ta­mien­tos en la ca­lle y cam­pa­ñas que es­tán rea­li­zan­do mu­chas per­so­nas, es­pe­cial­men­te las mu­je­res.

La dis­cu­sión se cen­tra en si la ma­yo­ría de los fa­mo­sos “pi­ro­pos” que di­cen en la ca­lle, so­bre to­do a las mu­je­res, son ca­ta­lo­ga­dos co­mo una ofen­sa y gol­pe a la dig­ni­dad y de­re­chos de las fé­mi­nas.

Ca­ro­li­na Fran­cis­co, de 24 años, ha vi­vi­do una ex­pe­rien­cia si­mi­lar y cuen­ta su his­to­ria. Ella ex­pli­ca que ca­si siem­pre tie­ne que vi­vir un des­agra­da­ble mo­men­to en la ca­lle, ya sea ca­mino a la uni­ver­si­dad, al tra­ba­jo y has­ta cer­ca de su ca­sa.

“Yo iba en el me­tro, ca­mino a la uni­ver­si­dad, y sa­lien­do de la es­ta­ción, me pa­sa un se­ñor por el la­do, de al­gu­nos 50 años, y me di­ce: ‘dia­che, ma­mi da­me un chin’. Co­mo de cos­tum­bre, lo ig­no­ro. En­ton­ces, el se­ñor se de­vol­vió y me di­jo: ‘tan fea, de qué es que pri­vas; ma­la edu­ca­da y ri­dí­cu­la’. Me sen­tí mal, por­que esos ca­sos son muy co­mu­nes y nos pa­san a mu­chas”, de­ta­lló Fran­cis­co.

Al igual que Ca­ro­li­na, hay de­ce­nas de mu­je­res que tie­nen tes­ti­mo­nios so­bre lo que vi­ven dia­ria­men­te en las ca­lles. Por es­to la ne­ce­si­dad de las mu­je­res de exi­gir res­pe­to a los hom­bres, ale­gan­do que la ma­yo­ría de las co­sas que se les di­cen es con­si­de­ra­do un aco­so, más que pa­la­bras de ha­la­go.

En América La­ti­na, paí­ses co­mo Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y otros más, es­ta pro­ble­má­ti­ca es una reali­dad, por lo que la ma­yo­ría han tra­ba­ja­do en pro­yec­tos de ley que re­gu­len es­te ti­po de agre­sión.

En Chi­le, en el 2013 se creó el Observatorio Con­tra el Aco­so Ca­lle­je­ro (OCAC), con el ob­je­ti­vo de vi­si­bi­li­zar el aco­so se­xual ca­lle­je­ro co­mo una for­ma de vio­len­cia de gé­ne­ro y le­gis­lar pa­ra eli­mi­nar es­ta prác­ti­ca.

Mien­tras que en Re­pú­bli­ca Do­mi­ni­ca­na re­cien­te­men­te ini­ció un mo­vi­mien­to lla­ma­do #Ca­lle­si­na­co­sord, que per­si­gue con­cien­ciar a la so­cie­dad de que mu­chos “pi­ro­pos” son real­men­te con­duc­tas agre­si­vas, fí­si­cas o ver­ba­les, la ma­yo­ría con con­no­ta­ción se­xual con­tra otra per­so­na, sin su con­sen­ti­mien­to.

La pre­cur­so­ra de es­ta iniciativa, Melissa Gó­mez, di­jo que #Ca­lle­si­na­co­sord es­tá con­for­ma­do por 50 per­so­nas, apro­xi­ma­da­men­te, tan­to hom­bres co­mo mu­je­res, los cua­les han rea­li­za­do di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, co­mo le­van­ta­mien­tos en las prin­ci­pa­les ave­ni­das de San­to Do­min­go con car­te­les con men­sa­jes alu­si­vos a la cau­sa, con­cien­cia­ción en las ace­ras de cen­tros co­mer­cia­les y otros lu­ga­res.

Fra­ses co­mo “tu de­re­cho es mi­rar, el mío ser res­pe­ta­da”; “res­pé­ta­la, es una per­so­na”; “yo no soy pe­rro, no me pi­tes”; “mi cuer­po no quie­re tu opi­nión”; “no ayu­das a mi au­to­es­ti- ma, ayu­das a mi in­se­gu­ri­da­des”, son va­rias de las que usan en es­tas cam­pa­ñas, pa­ra lo­grar el res­pe­to de los hom­bres en las ca­lles.

Gó­mez afir­ma que con es­te mo­vi­mien­to quie­ren lo­grar el des­per­tar de es­ta preo­cu­pa­ción en to­da la ciu­da­da­nía, pa­ra que las per­so­nas des­de ni­ños sean edu­ca­dos y no se vea co­mo al­go nor­mal.

Tam­bién pa­ra ob­te­ner que en un fu­tu­ro el Con­gre­so Na­cio­nal lo to­me en cuen­ta, co­mo ha su­ce­di­do en otros paí­ses, y se cree un ins­tru­men­to le­gal que san­cio­ne el aco­so ca­lle­je­ro.

En paí­ses co­mo Pe­rú, Ar­gen­ti­na, Chi­le, Ar­gen­ti­na, Co­lom­bia y otros más, se ha to­ma­do la iniciativa de re­gu­la­ri­zar el aco­so ca­lle­je­ro.

Mo­vi­mien­to #Ca­lle­si­na­co­sord en unos de los le­van­ta­mien­tos en las prin­ci­pa­les ave­ni­das de San­to Do­min­go.

De­ce­nas de mu­je­res cuen­tan tes­ti­mo­nios en las re­des so­bre el aco­so que vi­ven en las ca­lle.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.