Por­ta­do­res del op­ti­mis­mo

BavaroNews - - AQUI NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­jas@hot­mail.com

hom­bre en su vi­vir se ve obli­ga­do a los cam­bios, és­tos a su vez con­lle­van pér­di­das y ga­nan­cias, son­ri­sas y tris­te­zas. Los éxi­tos son pre­ce­di­dos de fra­ca­sos, las equi­vo­ca­cio­nes son mues­tras de la bús­que­da de res­pues­tas, in­clu­so el mal obrar es fru­to de una in­ten­ción tras un bien. La exis­ten­cia, un pro­ce­so de evo­lu­ción per­ma­nen­te de lo fí­si­co y lo in­tan­gi­ble.

Así con­sien­tes de los al­ti­ba­jos, po­de­mos ad­qui­rir cor­du­ra pa­ra no de­jar­nos go­ber­nar por la an­sie­dad o la de­ses­pe­ra­ción. To­do, bueno o ma­lo, co­mien­za y ter­mi­na, lo ab­so­lu­to de al­gu­na co­sa no exis­te en es­te mun­do, na­da es­tá tran­qui­lo, na­da su­cum­be en una sim­ple es­pe­ra sin res­pues­tas. Un even­to pue­de pro­lon­gar­se más que otro en el tiem­po, sin em­bar­go, con­clui­rá inevi­ta­ble­men­te.

Sien­do to­do así, por­qué afa­nar­se en pre­pon­de­rar el mal, acre­di­tar so­lo las con­se­cuen­cias fa­tí­di­cas, ha­cer ley los com­por­ta­mien­tos mal­va­dos, dar co­mo un he­cho los desen­la­ces des­fa­vo­ra­bles. Pues, sin ne­gar el la­do os­cu­ro, la luz exis­te.

Per­so­nal­men­te, atra­vie­so por mo­men­tos des­afor­tu­na­dos, obli­ga­do a una es­pe­ra que pa­re­ce no te­ner fin, hu­mi­lla­do por las ca­ren­cias, re­le­ga­do a la inuti­li­dad por los que so­lo ven lo que les sir­ve de pro­ve­cho. Sin em­bar­go, y en ple­na con­cien­cia, una vez de­ci­dí ha­cer de la son­ri­sa mi es­ta­do na­tu­ral, adop­té la ac­ti­tud de ser fe­liz am­pa­ra­do en la for­ta­le­za que brin­da la fe. La es­pe­ran­za, con­ver­ti­da en un bál­sa­mo sin igual, res­tau­ra mi lu­ci­dez pa­ra en­ten­der que to­do cam­bia­rá, y en esos cam­bios ha­bré de di­sel fru­tar la aven­tu­ra de nue­vos ma­les y re­me­dios.

Las efemérides si­nuo­sas son las que dan el jus­to va­lor a lo que so­mos, es­ce­na­rio y te­lón de nues­tras re­pre­sen­ta­cio­nes, así no sean abu­rri­das y sin sa­bor. Es por ello que ca­da ama­ne­cer de­be per­mi­tir­nos el dis­fru­te pleno de las nue­vas ex­pe­rien­cias, la emo­ción de afron­tar los re­tos que ha­brán de de­ve­lar­se.

Op­ti­mis­tas siem­pre, in­clu­so an­te la ma­yor pér­di­da, fren­te a cual­quier agra­vio, pues to­do lo que pue­de acae­cer no es más que una es­ce­na ló­gi­ca de un fil­me in­va­lua­ble, tu vi­da. Ener­gi­za con ac­ti­tud tu en­torno, brin­da tu me­jor ver­sión, haz­te he­roi­co al pre­va­le­cer, brin­da a los de­más en­tu­sias­mo, haz­te pro­ta­go­nis­ta de las so­lu­cio­nes, son­ríe siem­pre.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.