De lo peor, lo me­jor… aníma­te!

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

Del do­lor, las ne­ce­si­da­des y la pa­sión, han sur­gi­do las mo­ti­va­cio­nes que lle­van al hom­bre a desen­la­ces ex­tra­or­di­na­rios. Pe­ro co­mo mu­chos, no lo­gra­ba des­en­ma­ra­ñar los abru­ma­do­res obs­tácu­los que atur­den mi avan­ce ha­cia una me­jor vi­da. Ver co­mo otros sa­len ade­lan­te, lo­gran un gol­pe de “suer­te” o so­li­da­ri­dad, des­pier­tan a la lu­ci­dez pa­ra so­lu­cio­nes que los in­mor­ta­li­zan en el “éxi­to”; vi­sio­nes de di­cha que he pen­sa­do se me han ne­ga­do, im­po­si­bles pa­ra mí. Así me ha atur­di­do la de­ses­pe­ra­ción, y con ella ha lle­ga­do una es­pe­cie de can­san­cio que ha arro­pa­do mis in­ten­cio­nes y mer­ma­do mi em­pu­je. ¿Cuán­tos nos he­mos sen­ti­do así, cuán­tos se han re­sig­na­do a ser sim­ples ob­ser­va­do­res de la bue­na­ven­tu­ra aje­na?

En es­tas con­di­cio­nes ten­de­mos a per­der de vis­ta nues­tro pro­pó­si­to, nuestros do­nes y ca­ris­mas. So­mos propensos a so­lo ver lo que an­da mal en nuestras vi­das, so­lo es po­si­ble cuan­ti­fi­car lo que nos ha­ce fal­ta, lo que he­mos per­di­do. Le­van­ta­mos mu­ros fren­te a los de­más a cau­sa de al­guien que nos ha he­ri­do, nos en­re­ja­mos en nuestros in­fier­nos pri­va­dos sin dar­nos cuen­ta.

De­bo ad­mi­tir­lo, en es­tas úl­ti­mas se­ma­nas he es­ta­do atra­ve­san­do por si­tua­cio­nes que me han des­pro­vis­to. Las co­sas me han re­sul­ta­do de tal for­ma que pa­re­ce que nin­gún es­fuer­zo es su­fi­cien­te, que mis ca­pa­ci­da­des no son las ade­cua­das pa­ra ven­cer mis li­mi­ta­cio­nes y ca­ren­cias, he ex­pe­ri­men­ta­do la sen­sa­ción de no im­por­tar­le a na­die, y to­do mi mun­do se ha aso­ma­do a la ca­tás­tro­fe. Sin em­bar­go, y co­mo ha su­ce­di­do des­de que de­ci­dí ce­der mis im­pul­sos a la vo­lun­tad del Se­ñor, en la fe he en­con­tra­do la for­ta­le­za pa­ra con­ti­nuar, he po­di­do en­con­trar el es­pa­cio pa­ra ex­pe­ri­men­tar la iluminación del en­ten­di­mien­to, las po­si­bi­li­da­des de mis enmiendas.

Cier­ta­men­te, de lo peor nos vie­ne lo me­jor, pues en el do­lor in­ten­so lo­gra­mos apren­der el va­lor del bie­nes­tar y las co­sas que nos son re­con­for­tan­tes real­men­te, em­pe­za­mos a ate­so­rar nuestras bon­da­des, y ca­da pa­so re­cu­pe­ra­do se lo­gra dis­fru­tar con ple­ni­tud. Las ne­ce­si­da­des y pér­di­das nos lle­van tarde o tem­prano a un pun­to de equi­li­brio don­de lo­gra­mos en­ten­der lo ab­sur­do del de­rro­che y el desperdicio, así la me­su­ra, el in­ge­nio y la de­di­ca­ción co­mien­zan a ca­rac­te­ri­zar nuestras ac­cio­nes. Lo­gra­mos el ta­len­to de re­di­ri­gir nuestras pa­sio­nes ha­cia lo pro­duc­ti­vo y útil, de­jan­do de­trás el sim­ple pla­cer de la car­ne al en­ten­der que se de­be com­pla­cer el alma y no los im­pul­sos ins­tin­ti­vos. Ha­ga­mos de lo peor lo me­jor que nos pu­do ha­ber pa­sa­do.

Pe­ro co­mo mu­chos, no lo­gra­ba des­en­ma­ra­ñar los abru­ma­do­res obs­tácu­los que atur­den mi avan­ce ha­cia una me­jor vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.