Las re­for­mas fis­ca­les en República Dominicana

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

Una re­for­ma fis­cal es un pro­ce­so o una dis­po­si­ción que mo­di­fi­ca la le­gis­la­ción im­po­si­ti­va. Al ha­blar de tri­bu­ta­ción, se ha­ce re­fe­ren­cia a los im­pues­tos que las per­so­nas, em­pre­sas u or­ga­ni­za­cio­nes de­ben pa­gar al Es­ta­do por dis­tin­tos as­pec­tos. Por ejem­plo: te­ner una pro­pie­dad, uti­li­zar un ser­vi­cio o com­prar un pro­duc­to, lle­var a ca­bo una ac­ti­vi­dad, etc. Es­tos pa­gos cons­ti­tu­yen la ma­yo­ría de los in­gre­sos del Es­ta­do; con los cua­les de­ben de ser des­ti­na­do a rea­li­zar in­ver­sión so­cial y de in­fra­es­truc­tu­ra, pa­gar sus gas­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, etc.

Al ha­blar de re­for­ma fis­cal en el país en­se­gui­da crea te­mor, in­cer­ti­dum­bre, pá­ni­co etc. y no de­be ser así, pe­ro es la ex­pe­rien­cia que he­mos te­ni­do en la his­to­ria im­po­si­ti­va de nues­tro país, a tra­vés de la cual no se ha re­suel­to na­da, al con­tra­rio, he­mos ido en re­tro­ce­so y ve­mos co­mo nues­tro sa­la­rio se ha ido re­du­cien­do pro­duc­to de la ma­la orien­ta­ción que se le ha da­do a las su­pues­tas re­for­mas fis­ca­les que he­mos vi­vi­do.

Du­ran­te los úl­ti­mos 11 años se han apli­ca­do seis re­for­mas fis­ca­les, que en el ca­so de nues­tro país implican nue­vos im­pues­tos y/o in­cre­men­tos de ta­sas im­po­si­ti­vas; en pro­me­dio, una re­for­ma fis­cal ca­da dos años. Sin em­bar­go, no han si­do su­fi­cien­tes to­das las me­di­das e in­cre­men­tos de im­pues­tos pa­ra fi­nan­ciar un gas­to pú­bli­co ca­da vez ma­yor.

Pa­ra que una re­for­ma fis­cal sea efec­ti­va de­be cum­plir por lo me­nos tres ob­je­ti­vos fun­da­men­ta­les: el pri­me­ro, sin du­das, for­ta­le­cer la ca­pa­ci­dad del Es­ta­do Do­mi­ni­cano, pa­ra que es­te pue­da lle­var a ca­bo sus ob­je­ti­vos: edu­ca­ción, sa­lud e in­fra­es­truc­tu­ra que nos lle­ven al cre­ci­mien­to. Se­gun­do, pa­ra te­ner un sis­te­ma más jus­to, un sis­te­ma don­de pa­guen los que ga­nan más y con­tri­bu­yan más al gas­to pú­bli­co. Y ter­ce­ro rea­li­zar una re­for­ma que nos dé más com­pe­ti­ti­vi­dad y eso tie­ne que ver con te­ner un sis­te­ma tri­bu- ta­rio más sim­ple, un sis­te­ma que le cues­te me­nos a las em­pre­sas y cla­se tra­ba­ja­do­ra.

Es­toy muy cla­ro que con­tri­buir a las car­gas pú­bli­cas es un de­ber cons­ti­tu­cio­nal de to­do ciu­da­dano, pe­ro es­tos de­ben ser en pro­por­ción a su ca­pa­ci­dad con­tri­bu­ti­va, y a la vez es­tos sa­cri­fi­cios eco­nó­mi­cos han de ser re­ver­ti­dos en pro­tec­ción so­cial, cum­plien­do con el prin­ci­pio de uni­ver­sa­li­dad pa­ra be­ne­fi­ciar sin dis­cri­mi­na­ción de nin­gún ti­po a to­dos los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas, ba­jo el cri­te­rio de que los re­cur­sos hu­ma­nos cons­ti­tu­yen la ma­yor ri­que­za de nues­tra na­ción.

Hay que ser muy cla­ro, mien­tras no se re­vi­se a fon­do en qué, cuán­to y có­mo gas­ta el go­bierno, y mien­tras no se co­rri­jan los ex­ce­sos y de­fec­tos en ma­te­ria de di­cho gas­to, po­ner más re­cur­sos en ma­nos de los bu­ró­cra­tas se­ría tan­to co­mo echar­le di­ne­ro a un ba­rril sin fon­do, al­go que, quie­nes apor­ta­mos esos re­cur­sos, no de­be­mos per­mi­tir. La re­for­ma fis­cal, o es pri­me­ro pre­su­pues­ta­ria, y so­la­men­te des­pués tri­bu­ta­ria, o no se­rá la co­rrec­ta.

Al ha­blar de re­for­ma fis­cal en el país en­se­gui­da crea te­mor, in­cer­ti­dum­bre, pá­ni­co, etc.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.