¡Oh, ne­po­tis­mo!

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­TO­NIO CORCINO / an­cor­cino@gmail.com

Tu pre­sen­cia en la ges­tión pú­bli­ca, co­mo cos­tum­bre entre fun­cio­na­rio del Go­bierno y de mu­ni­ci­pios, te con­vier­te en una prác­ti­ca in­co­rrec­ta.

El ma­pa de la his­to­ria po­lí­ti­ca uni­ver­sal se en­cuen­tran lle­na de go­ber­nan­tes que fa­vo­re­cían con pues­tos en sus ad­mi­nis­tra­cio­nes a sus alle­ga­dos, en tan­to Pa­pa y go­ber­nan­tes co­mo Na­po­león Bo­na­par­te, uti­li­za­ron es­te vie­jo estilo de di­ri­gir, que por ser in­jus­to a tra­vés del tiem­po, mo­ti­vó a los EE.UU a crear una ley an­ti-ne­po­tis­mo que la prohí­be, ins­pi­ra­da en la De­cla­ra­ción Uni­ver­sal de los De­re­chos Hu­ma­nos, la cual ga­ran­ti­za el de­re­cho de ace­zar e igual­dad a to­das las per­so­nas.

Por el con­tra­rio, el marco ju­rí­di­co do­mi­ni­cano y las nor­mas éti­co mo­ral san­cio­nan a quie­nes no las res­pe­ten, que has­ta hoy no hay un ser­vi­dor pú­bli­co cues­tio­na­do por ha­ber em­plea­do a sus par­ti­da­rios en el Es­ta­do, que per­sis­te entre no­so­tros, co­mo vi­cho ex­plo­ta­dor des­de la dic­ta­du­ra de Ra­fael L. Tru­ji­llo has­ta hoy, co­mo prác­ti­ca uti­li­za­da por los go­bier­nos que le su­ce­die­ron.

Co­mo con­duc­ta siempre se­rá no­ci­va, pues el ne­po­tis­mo es de ca­rác­ter éti­co su uso, aun­que no es­té ti­pi­fi­ca­do en la ley co­mo de­li­to; más bien, es una for­ma de clien­te­lis­mo de co­lo­car en ins­tan­cia cen­tra­li­za­da o des­cen­tra­li­za­da del go­bierno. En­ton­ces, co­mo no es­ta­mos le­jos de la reali­dad del país, es­te fe­nó­meno se re­pro­du­ce y ope­ra con los mis­mos vi­cios ad­mi­nis­tra­ti­vos des­con­si­de­ra­dos, co­mo gu­sano que se ali­men­ta y, que po­dría ma­tar, ór­ga­nos de ges­tión del Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal de Ve­rón-pun­ta Cana, per­ju­di­cán­do­lo con re­cur­sos, que bien po­drían ser uti­li­za­dos pa­ra el de­sa­rro­llo de es­ta lo­ca­li­dad.

Sin em­bar­go, sien­do una prác­ti­ca ge­ne­ra­li­za­da, de asig­nar per­so­nas no ca­li­fi­ca­das en pues­tos que los re­quie­ran, ya que so­lo se ha­ce li­bre­men­te sin cri­te­rios ob­je­ti­vos de for­ma­ción, ca­pa­ci­dad y ex­pe­rien­cia, so­lo la dis­cre­cio­na­li­dad a la ho­ra de nom­brar; pues el de­do no es efi­caz a la ho­ra de se­ña­lar pa­ra un pues­to exigente.

Al fu­sio­nar fi­lia­ción y usur­pa­ción, se des­tru­ye la reali­dad ob­je­ti­va del ofi­cio; pues­to que pre­miar y de­vol­ver fa­vo­res sin im­por­tar el mé­ri­to pa­ra ocu­par un fun­ción pú­bli­ca dis­tri­tal so­lo la leal­tad, es un mo­do, de le­gi­ti­mar un com­por­ta­mien­to ad­mi­nis­tra­ti­vo que vio­la la ley de la Carrera Ad­mi­nis­tra­ti­va y el Có­di­go de Éti­ca del Ser­vi­dor Pú­bli­co, que ge­ne­ra pér­di­das o una cri­sis en la ins­ti­tu­ción.

Co­mo ex­pre­sión, des­con­si­de­ra­do ne­po­tis­mo, tu que al sa­ber que un miem­bro de la familia as­cien­de al poder te ha­ce reali­dad y ve una opor­tu­ni­dad pa­ra es­ca­lar so­cial y eco­nó­mi­ca­men­te, sin im­por­tar prin­ci­pios ni va­lo­res, so­lo el pri­vi­le­gio de ser dis­tin­gui­do vio­len­tan­do de­re­cho.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.