EN­MIEN­DAS DEL HOM­BRE /

Sin do­ble mo­ral

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­jas@hot­mail.com

Po­dría creer­se que he­mos es­ta­do per­dien­do la ca­pa­ci­dad de im­pre­sio­nar­nos, de es­pan­tar­nos, to­do de­bi­do a la nor­ma­li­dad con que asi­mi­la­mos las des­gra­cias en es­tos tiem­pos. Sin em­bar­go, acon­te­cen he­chos que aún nos de­jan con la bo­ca abier­ta. Me in­clino a pen­sar, que lo que no nos sor­pren­de es lo que ve­mos siem­pre, nos asom­bra lo que no nos es fa­mi­liar. Es­to me lle­va a pen­sar, que ca­da vez más nos re­la­cio­na­mos con lo inade­cua­do y an­ti­so­cial, por tan­to no nos qui­ta el sue­ño lo que qui­zás no­so­tros mis­mos sea­mos ca­pa­ces de ha­cer. Pe­ro ser víc­ti­mas in­de­fen­sas nos lle­na de mie­do tam­bién.

La aten­ción en­ton­ces a nues­tra con­des­cen­den­cia fren­te a las li­ber­ta­des, y cui­da­do con la se­lec­ti­vi­dad en los jui­cios y co­rrec­cio­nes. Tan fá­cil se nos ha­ce juz­gar, cri­ti­car, des­acre­di­tar, sin caer en cuen­ta que po­dría­mos ma­ñaes­ta­mos na es­tar en la otra ori­lla, pues to­dos es­ta­mos en­vuel­tos en el di­le­ma de nues­tra de­ca­den­cia mo­ral. Cree­mos ac­to he­roi­co de­fen­der a quie­nes se re­be­lan con­tra la au­to­ri­dad, cuan­do ma­ña­na po­de­mos ser víc­ti­mas de un inob­ser­van­te de la ley.

Es­ta di­co­to­mía del pen­sa­mien­to so­cial es lo que nos ale­ja qui­zás de las so­lu­cio­nes. Con fir­me­za ase­gu­ro que la mis­ma es fru­to de nues­tra fal­ta de vo­lun­tad pa­ra em­po­de­rar­nos de de­be­res y de­jar­nos de so­lo exi­gir de­re­chos. Cul­pa­bles to­dos de nues­tra de­ba­cle, pues nues­tra ha­ra­ga­ne­ría im­pi­de que for­me­mos par­te de las so­lu­cio­nes. Se nos ha­ce tan fá­cil ser co­rres­pon­sa­les tes­ti­gos de los he­chos, y tan di­fí­cil de­fen­der lo co­rrec­to cuan­do ello im­pli­ca sa­cri­fi­car y ce­der nues­tros de­seos egoís­tas.

Bas­ta de pen­sar que el or­den de la fi­la so­lo es im­por­tan­te cuan­do de­lan­te, tam­bién de­fen­da­mos el de­re­cho de los que nos an­te­ce­den cuan­do nos to­ca la co­la. Es jus­to apren­der a po­ner­se los za­pa­tos del pró­ji­mo, así qui­zás po­da­mos pre­ver las con­di­cio­nes que lle­van al hom­bre a un ac­cio­nar desa­cer­ta­do. Lu­che­mos con­tra la flo­je­ra que ha per­mi­ti­do que nues­tros hi­jos bus­quen con­se­jo y re­fu­gio en las re­des so­cia­les, eche­mos el plei­to con­tra pa­tro­nes de con­duc­ta que han de­ja­do a un la­do el pu­dor y el res­pe­to.

Qué in­te­gri­dad po­dre­mos ex­hi­bir pa­ra juz­gar los que nos ha­ce­mos de la vis­ta gor­da, los que exi­gi­mos de la ley siem­pre y cuan­do no nos per­ju­di­que, los que nos su­mer­gi­mos en pla­ce­res sin que nos im­por­ten las ne­ce­si­da­des de los de­más, los que hu­mi­lla­mos y des­ca­li­fi­ca­mos, los de do­ble mo­ral.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.