EN BUEN SEN­TI­DO /

La re­la­ción en­tre las par­tes

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA - AN­TO­NIO CORCINO / an­cor­cino@gmail.com

éxi­to de cual­quier pro­yec­to sin im­por­tar su na­tu­ra­le­za es­tá su­je­to a man­te­ner la re­la­ción en­tre las par­tes que lo com­po­nen.

To­do pro­yec­to de desa­rro­llo so­cial, eco­nó­mi­co, po­lí­ti­co o me­dioam­bien­tal es­tá com­pues­to de par­tes, las cua­les de­be­rán res­pon­den a las in­quie­tu­des re­que­ri­das de tal for­ma, que pre­vean to­dos lo que po­drían po­ner en riesgo la uti­li­dad del pro­yec­to, la in­ver­sión. De mo­do que, in­te­grar las va­ria­bles so­cio-eco­nó­mi­cas, cul­tu­ra­les, política-me­dioam­bien­tal, geo­grá­fi­cas, mer­ca­do­lo­gías y po­bla­ción be­ne­fi­cia­da, así co­mo el ac­ce­so a los re­cur­sos pa­ra su desa­rro­llo y su es­ta­bi­li­dad, pe­ro sin ob­viar nin­gu­nos de es­tos as­pec­tos, de­fi­nen a un buen pro­yec­to.

Co­mo la co­mer­cia­li­za­ción la que com­bi­na la tie­rra, lo hu­mano y el ca­pi­tal en be­ne­fi­cio pa­ra to­dos, de esa re­dis­tri­bu­ción ra­cio­nal y equi­ta­ti­va ra­di­ca su sos­te­ni­bi­li­dad, igual prin­ci­pio de­be pri­mar en los pro­yec­tos de desa­rro­llo en don­de ca­da pro­ce­so o par­te tie­ne la mis­ma im­por­tan­cia pa­ra su sub­sis­ten­cia, pe­ro con una vi­sión in­te­gral. En tal sen­ti­do la for­ma co­mo fue desa­rro­lla­da la cos­ta del Dis­tri­to Mu­ni­ci­pal Ve­rón-pun­ta Cana, ha si­do con­tra­rio a esos cri­te­rios es­ta­ble­ci­dos, ya que no se to­ma­ron en cuen­ta al­gu­nos as­pec­tos, co­mo son so­cial y me­dioam­bien­tal, los cua­les im­pac­ta­ron ne­ga­ti­va­men­te la so­cie­dad y el me­dioam­bien­te que hoy cons­ti­tu­yen ele­men­tos que po­drían po­ner el pe­li­gro la in­ver­sión o la es­ta­bi­li­dad de es­te sec­tor de la vi­da nacional.

La for­ma co­mo se pre­ten­de cons­truir el Ho­tel Dreams Ma­cao el Gru­po San­ta Ma­ría, es re­pro­du­cir los mis­mos vi­cios ma­ni­fes­ta­dos en el mo­de­lo de ex­plo­ta­ción de la cos­ta de Ve­rón-pun­ta Cana, que de no ra­ti­fi­car­se pon­dría en riesgo su sos­te­ni­ble, en­ton­ces es im­pe­ra­ti­vo re­plan­tear toel dos lo que se ha he­cho al mo­men­to, su ubi­ca­da y su área de in­fluen­cia so­cial, que al es­tar en una pla­ya de uso pú­bli­co, un es­pa­cio so­cial a con­si­de­rar. To­man­do en cuen­ta que es­te pro­yec­to des­de ya es re­cha­za­do por la co­mu­ni­dad, con mi­ra a res­ta­ble­cer su ima­gen so­bre una es­tra­te­gia co­mu­ni­ca­cio­nal y un plan de res­pon­sa­bi­li­dad so­cial em­pre­sa­rial; pe­ro eso no quie­re de­cir, de nin­gu­na ma­ne­ra, que sea cons­trui­do que afec­te el ac­ce­so a la pla­ya de uso co­mu­ni­ta­rio. Es de­cir, hay que es­ta­ble­cer aná­li­sis téc­ni­cos que es­pe­ci­fi­quen su im­pac­to so­cial, más allá de la generación de em­pleos.

La in­for­ma­ción téc­ni­ca pa­ra desa­rro­llar cual­quier pro­yec­to re­pre­sen­ta una par­te vi­tal pa­ra ga­ran­ti­zar su éxi­to, los re­sul­ta­dos, be­ne­fi­cios es­ti­ma­dos o la má­xi­ma ga­nan­cia pa­ra las par­tes. En tan­to, el pres­ti­gio de to­do pro­yec­to es aquel que res­pon­da a to­das las va­ria­bles en su ela­bo­ra­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.