ENMIENDAS DEL HOM­BRE /

Pa­tro­nos jus­tos

BavaroNews - - AQUÍ NOSOTROS - ÁN­GEL LEO­NAR­DO RO­JAS PE­RAL­TA / in­gan­gel­ro­jas@hot­mail.com

Cuan­tas ve­ces he leí­do y es­cu­cha­do un prin­ci­pio que pa­re­ce ser bá­si­co pa­ra la sus­ten­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas: “El ac­ti­vo más im­por­tan­te son las per­so­nas”. Pe­ro al igual que en las re­li­gio­nes, don­de mu­chos par­ti­ci­pan pa­ra mos­trar­se pia­do­sos solo en apa­rien­cia, es­te enun­cia­do nos sir­ve co­mo una ex­pre­sión es­tra­té­gi­ca en el jue­go de las de­ma­go­gias ad­mi­nis­tra­ti­vas y so­cia­les. Me pa­re­ce que ma­ne­ja­mos ma­nua­les par­ti­cu­la­res que ayu­dan a ocul­tar nues­tro afe­rro a los in­tere­ses par­ti­cu­la­res, ol­vi­da­mos que so­mos simples ad­mi­nis­tra­do­res de los bie­nes y la au­to­ri­dad a nues­tro al­can­ce. Cuán­tas ve­ces ha­brá de re­cor­dar­se que ire­mos a la tum­ba sin na­da, que la me­jor he­ren­cia que po­de­mos dar a nues­tros hi­jos es una edu­ca­ción ba­sa­da en bue­nos prin­ci­pios y amor al pró­ji­mo, que el ma­yor apor­te a la so­cie­dad es crear me­dios sus­ten­ta­bles de desa­rro­llo in­te­gral hu­mano.

Qui­sie­ra po­der en­ten­der la ma­ne­ra en que tan­tos lle­van sus em­pre­sas, ha­cien­do de las per­so­nas simples ex­pe­dien­tes pres­cin­di­bles. Mu­chos jus­ti­fi­can su des­dén ha­cia sus su­bor­di­na­dos am­pa­ra­dos en el de­sin­te­rés que es­tos mues­tran, la falta de com­pro­mi­so, has­ta la po­ca fia­bi­li­dad de quie­nes in­te­gran nues­tra fuer­za la­bo­ral. Pe­ro les re­ba­to ba­sa­do en el he­cho de que las em­pre­sas son las res­pon­sa­bles de crear un cli­ma de iden­ti­dad de sus em­plea­dos, los pa­tro­nes tie­nen el de­ber de ha­cer sen­tir se­gu­ros la­bo­ral­men­te a quie­nes brin­dan sus ser­vi­cios.

Nos in­tran­qui­li­za, nos pre­sio­na y has­ta nos inu­ti­li­za un pa­trón que solo ve los erro­res, que pre­sio­na por lo que aún no se ha he­cho sin re­co­no­cer to­do lo ya lo­gra­do. Nos ha­ce falta que quien nos di­ri­gen son­rían y sa­lu­den, que le im­por­te nues­tra in­te­gri­dad y sa­lud fí­si­ca, que de­fien­da el vi­gor emo­cio­nal de los su­yos, que com­par­ta en cier­ta pro­por­ción nues­tra preo­cu­pa­ción por la fa­mi­lia.

Bien de­be­mos re­co­no­cer que tra­ba­ja­mos pa­ra vi­vir, no vi­vi­mos pa­ra tra­ba­jar. Si bien es cier­to que de­ben de­fen­der­se irres­tric­ta­men­te las normativas y pro­ce­di­mien­tos ad­mi­nis­tra­ti­vos, no me­nos cier­to es que no so­mos má­qui­nas per­fec­tas. Cuan­do al­gún in­di­vi­duo me­re­ce el des­pi­do, otros tan­tos me­re­cen re­com­pen­sas. Es ne­ce­sa­rio re­co­no­cer la in­men­sa res­pon­sa­bi­li­dad con la so­cie­dad, y es­pe­cial­men­te an­te Dios, de ha­cer uso ade­cua­do y jus­to de la co­sa ad­mi­nis­tra­da, el de­ber de lu­char por me­re­cer ser guías dig­nos de otros, lí­de­res an­tes que je­fes.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.