Hi­pó­li­to Me­jía, el pre­can­di­da­to que arras­tra la car­ga de un pe­río­do pre­si­den­cial som­brío

BavaroNews - - REGIONALES - Oscar Quezada

Ve­rón. A di­fe­ren­cia del es­ce­na­rio po­lí­ti­co-elec­to­ral que pri­ma­ba en el país en el 2000, el anun­cio de la pre­can­di­da­tu­ra pre­si­den­cial del ex pre­si­den­te Hi­pó­li­to Me­jía ape­nas mo­ti­vó ti­tu­la­res en los me­dios de co­mu­ni­ca­ción, más por el con­tex­to en que se pro­du­jo es­te even­to, que por el im­pac­to que de por sí cau­só en la opi­nión pú­bli­ca na­cio­nal.

Ra­zo­nes hay por de­más. En el 2000 Hi­pó­li­to dis­fru­ta­ba de una am­plia sim­pa­tía bá­si­ca­men­te en­dil­ga­da por la amis­tad que du­ran­te dé­ca­das lo unió al lí­der his­tó­ri­co del Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Do­mi­ni­cano (PRD), Jo­sé Francisco Pe­ña Gó­mez, ca­rac­te­rís­ti­ca in­dis­cu­ti­ble que de­mos­tró aún des­pués de muer­to.

Pe­ña mu­rió el 10 de ma­yo del 1998, jus­to en el mes cuan­do el país es­tre­na­ba el mo­de­lo de elec­ción pa­ra car­gos con­gre­sua­les y mu­ni­ci­pa­les se­pa­ra­do de los co­mi­cios pre­si­den­cia­les. El re­sul­ta­do de esa jor­na­da elec­to­ral fue ava­sa­llan­te pa­ra el prin­ci­pal par­ti­do de opo­si­ción del PRD, el de la Li­be­ra­ción Do­mi­ni­ca­na (PLD).

El PRD se que­dó en esos co­mi­cios con 24 se­na­du­rías, de las 30 que ha­bía dis­po­ni­bles has­ta ese año, el Par­ti­do Re­for­mis­ta So­cial Cris­tiano (PRSC) ob­tu­vo cua­tro y el PLD so­la­men­te dos. En el ám­bi­to mu­ni­ci­pal, la vo­ta­ción en tér­mi­nos por­cen­tua­les fue igual­men­te aplas­tan­te: el PRD y alia­dos con­ta­bi­li­za­ron el 50.58% de los vo­tos vá­li­dos emi­ti­dos; el PLD y alia­dos 31.11% y el PRSC y alia­dos 17.30%.

Los ana­lis­tas po­lí­ti­cos atri­bu­ye­ron ese triun­fo de­mo­le­dor del PRD al vo­to póstumo que los pe­rre­deís­ta die­ron a Pe­ña Gó­mez, fa­lle­ci­do de cán­cer seis días an­tes de las elec­cio­nes de ma­yo del 1998.

Y co­mo pa­ra dar­le la ra­zón a quie­nes así pen­sa­ban, ese mis­mo en­tu­sias­mo en el par­ti­do blan­co se pu­so de ma­ni­fies­to pa­ra las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año 2000. En esa con­tien­da, el PRD y alia­dos fue­ron vo­ta­dos con el 49.87%, fren­te al 24.94% y 24.60%, del PLD y el PRSC, res­pec­ti­va­men­te.

Aun­que Hi­pó­li­to no al­can­zó el 50 por cien­to más 1 que es­ta­ble­ce la Cons­ti­tu­ción pa­ra de­cla­rar ga­na­dor a un can­di­da­to pre­si­den­cial, no fue ne­ce­sa­ria una se­gun­da vuel­ta elec­to­ral, por­que el PLD y PRSC en­ten­die­ron que con la al­ta vo­ta­ción al­can­za­da por el PRD era un con­tra­sen­ti­do con­vo­car una nue­va com­pe­ti­ción. in­com­pa­ra­ble con otros ex man­da­ta­rios, in­clu­si­ve Joaquín Ba­la­guer, a quien la som­bra del tru­ji­llis­mo lo acom­pa­ñó has­ta el mo­men­to de su fa­lle­ci­mien­to.

Fue­ron duros años pa­ra Hi­pó­li­to Me­jía, quien del 2004 has­ta las elec­cio­nes con­gre­sua­les y mu­ni­ci­pa­les del 2006 tu­vo po­cas apa­ri­cio­nes pú­bli­cas. En el 2010, Hi­pó­li­to sor­pren­dió al país anun­cian­do que com­pe­ti­ría por la no­mi­na­ción pre­si­den­cial del PRD, con mi­ras en los co­mi­cios del 2012.

Co­mo vie­jo zo­rro de la po­lí­ti­ca crio­lla, Hi­pó­li­to sa­bía que era un mo­men­to pro­pi­cio pa­ra vol­ver al rue­do, pues ya su fa­ma de pre­si­den­te ma­lo ha­bía dis­mi­nui­do al­go. Sa­bía tam­bién que el PRD no se arries­ga­ría a pos­tu­lar a Mi­guel Var­gas, quien ve­nía de re­ci­bir una gran pa­li­za elec­to­ral de Leo­nel Fernández (53.83% a 40.48%) en las elec­cio­nes del 2008.

Con un dis­cur­so re­pe­ti­ti­vo, una can­di­da­tu­ra ga­na­da a ‘ja­cha y ma­che­te’ en el PRD y con el som­brío pe­río­do 2000-2004 a cuesta, Hi­pó­li­to Me­jía pu­do ser el can­di­da­to pre­si­den­cial pa­ra las elec­cio­nes del 2012. Y con su es­lo­gan de cam­pa­ña “Lle­gó pa­pá”, in­ten­tó re­con­quis­tar a los vo­tan­tes.

A pe­sar de los pe­sa­res, Hi­pó­li­to arran­có con buen pie pa­ra en­fren­tar otra vez a Da­ni­lo Medina con el mis­mo éxi­to que en el 2000. Una en­cues­ta pu­bli­ca­da en agos­to del 2011 por la fir­ma Ga­llup-hoy, a nue­ve me­ses de las elec­cio­nes, in­di­ca­ba que Hi­pó­li­to su­pe­ra­ba a Da­ni­lo por 14.5 pun­tos por­cen­tua­les en la pre­fe­ren­cia de ciu­da­da­nos ha­bi­li­ta­dos pa­ra vo­tar.

Pe­ro ya so­pla­ban otros vien­tos y Me­jía lo sin­tió en car­ne pro­pia. En esa jus­ta elec­to­ral, el PLD y alia­dos re­sul­ta­ron ga­na­do­res en una pri­me­ra vuel­ta, con el 51.21%, y el PRD y alia­dos que­da­ron en se­gun­do lu­gar, con 46.95%. Hi­pó­li­to ha­bía sa­bo­rea­do de nue­vo el néc­tar amar­go de su se­gun­da de­rro­ta, ocho años des­pués y del mis­mo PLD.

Seis años más tar­de de ese úl­ti­mo fra­ca­so elec­to­ral y 18 años des­pués de su pri­me­ra as­cen­sión a la pri­me­ra ma­gis­tra­tu­ra de la na­ción, Hi­pó­li­to di­ce que quie­re ser nue­va­men­te can­di­da­to pre­si­den­cial, y aho­ra por el Par­ti­do Re­vo­lu­cio­na­rio Moderno (PRM). ¿Lo lo­gra­rá?

Hi­pó­li­to Me­jía.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.