El do­lor de la muer­te de un hi­jo

BavaroNews - - PUNTOS DE VISTA -

Hoy no ha­bla­ré de fi­nan­zas, por­que de­di­ca­ré es­te es­pa­cio a unos que­ri­dos ami­gos: los se­ño­res Van der Horst, a su que­ri­da es­po­sa Ame­lia y a to­da su fa­mi­lia, que el sá­ba­do pa­sa­do per­die­ron un hi­jo, en ple­na ju­ven­tud, desa­rro­llo pro­fe­sio­nal y fa­mi­liar, un ser ex­tra­or­di­na­rio, que­ri­do por to­do aquel que lo co­no­cía.

Un jo­ven con una tra­yec­to­ria in­ta­cha­ble, tra­ba­ja­dor in­can­sa­ble, buen hi­jo, ex­ce­len­te es­po­so, pa­dre res­pon­sa­ble y amo­ro­so, her­mano ma­ra­vi­llo­so y un ami­go in­con­di­cio­nal. Así era Isaac, el cual no pu­do ha­ber te­ni­do me­jor nom­bre, por­que cu­yo sig­ni­fi­ca­do de Isaac en he­breo es: “La son­ri­sa de Dios”. Sí, siem­pre le en­tre­ga­ba esa son­ri­sa a to­do aquel que se cru­za­ba con él.

Cuan­do pa­san es­tas co­sas nos in­co­mo­da­mos y pen­sa­mos que la vi­da es in­jus­ta, por­que no en­ten­de­mos por qué per­so­nas co­mo Isaac, que son las que ne­ce­si­ta­mos aquí en la tie­rra pa­ra ha­cer un mun­do me­jor se tie­nen que ir a des­tiem­po. Yo pien­so, co­mo le di­je al se­ñor Re­nán en el fu­ne­ral, que per­so­nas co­mo él, nues­tro Dios los ne­ce­si­ta en el cie­lo, por­que son án­ge­les ce­les­tia­les que el Se­ñor nos los man­da a la tie­rra co­mo hués­pe­des; es de­cir, por cor­to tiem­po, y que Isaac era uno de esos án­ge­les en­via­dos por Dios, a cum­plir un co­me­ti­do y él lo cum­plió.

Me ha si­do muy di­fí­cil es­cri­bir es­tas líneas, pues pien­so que en es­tos mo­men­tos no hay pa­la­bras de con­sue­lo que pue­dan apa­ci­guar sus pe­nas. Pe­ro ten­go la se­gu­ri­dad que su hi­jo se en­cuen­tra en el cie­lo, pa­ra ayu­dar a otros a com­pren­der la im­por­tan­cia de la ri­sa sin­ce­ra, del llan­to pro­fun­do, del amor in­con­di­cio­nal, del ca­ri­ño sin lí­mi­tes, del per­dón sin cues­tio­na­mien­tos, de una sim­ple mi­ra­da que lle­na el al­ma y cal­ma el do­lor más pro­fun­do.

Es­toy se­gu­ro que lo ex­tra­ña­rán mu­chí­si­mo, y que es muy po­si­ble que des­de es­te mo­men­to des­per­ta­rán que­rien­do que to­do sea tan solo un mal sue­ño.

Sé que tus otros hi­jos, así co­mo tu es­po­sa, es­tán muy tris­tes y que no en­cuen­tran con­sue­lo; pe­ro, po­co a po­co sen­ti­rán que el tiem­po los ayu­da­rá a cal­mar en al­go la pe­na que es­tán sin­tien­do en es­tos ins­tan­tes.

Isaac, que­ri­do hi­jo-ami­go, tu pa­dre me pi­dió es­cri­bir al­go, pe­ro coin­ci­di­mos, por­que yo le ha­bía di­cho a Isa, mi es­po­sa, que sen­tía que te­nía que es­cri­bir y de­cir las cua­li­da­des ex­tra­or­di­na­rias co­mo ser hu­mano y ha­bi­li­da­des in­ter­per­so­na­les que solo tú te­nías.

No te ol­vi­da­re­mos. Des­ca­sa en paz Isaac.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.