Pa­rro­quias San­ta Cruz y Las Mer­ce­des

Re­ser­vas ar­qui­tec­tó­ni­cas e in­va­lua­bles de las pro­vin­cias El Sei­bo y Ha­to Ma­yor

BavaroNews - - IMPACTOS - Pa­tri­cia He­re­dia phe­re­dia@edi­to­ra­ba­va­ro.com

El Sei­bo. Los tem­plos re­li­gio­sos son una par­te im­por­tan­te de la ri­que­za his­tó­ri­ca que po­see ca­da pro­vin­cia de la re­gión Es­te, y son ele­men­tos sig­ni­fi­ca­ti­vos pa­ra pro­yec­tar tu­rís­ti­ca­men­te es­tas ciu­da­des. Ca­da uno de es­tos po­see un va­lor ar­qui­tec­tó­ni­co e his­tó­ri­co in­va­lua­ble. En la pro­vin­cia El Sei­bo, en la tie­rra de las co­rri­das de to­ros, se en­cuen­tra la pa­rro­quia San­ta Cruz; mien­tras que, en la hi­ja de és­ta, tie­rra de cí­tri­cos y reyes, Ha­to Ma­yor del Rey, fue eri­gi­da la pa­rro­quia Nues­tra Se­ño­ra de Las Mer­ce­des. Ca­da una de ellas tie­ne su his­to­ria y tie­nen par­ti­cu­lar for­ma de con­tar­la al aden­trar­te en su mun­do.

PA­RRO­QUIA SAN­TA CRUZ, BALUARTE DE EL SEI­BO

Ha­blar de la pa­rro­quia San­ta Cruz, es ha­blar de El Sei­bo, de las co­rri­das de to­ros y del ma­bí cham­pán Sei­bo, pues es­te tem­plo es el baluarte de la pro­vin­cia, don­de se desa­rro­lla la fe en su gran ex­pre­sión, co­mo tam­bién don­de se ini­cian sus fies­tas pa­tro­na­les, así co­mo mu­chas otras ce­le­bra­cio­nes y ac­ti­vi­da­des que rea­li­za es­ta la­bo­rio­sa co­mu­ni­dad.

Vi­si­tar la pa­rro­quia San­ta Cruz, es via­jar a tra­vés de la his­to­ria, la re­li­gión y la ar­qui­tec­tu­ra del si­glo XVII. Así lo ex­pre­só Dehiby Osiris Pe­gue­ro, his­to­ria­dor y ad­mi­nis­tra­dor tu­rís­ti­co.

Pe­gue­ro di­jo que la igle­sia es­ta­ba cons­trui­da an­tes con ma­te­ria­les de ma­de­ra, pa­ja y mam­pos­te­ría, que es co­mo se le­van­tan pa­re­des en la­dri­llos, con ba­rros y ar­ci­llas y se en­con­tra­ba del otro la­do del río So­co, don­de an­tes es­ta­ba ubi­ca­da la pro­vin­cia de El Sei­bo.

Ex­pli­có que la igle­sia se em­pe­zó a cons­truir don­de es­tá ubi­ca­da en 1506, y que lue­go de esa construcción, se le ane­xa­ron otras áreas, in­clu­yen­do unas ca­pi­llas con la coope­ra­ción de los fie­les, lla­ma­das ca­pi­llas de Las Áni­mas y Vir­gen de los Do­lo­res y, con paso del tiem­po, se le agre­gó el área del co­ro.

Ma­ni­fes­tó que es­te tem­plo de­be su nom­bre, San­ta Cruz, a que en 1969, el obis­po Fray Do­min­go Fernández reali­zó un in­for­me en el que men­cio­na­ba la exis­ten­cia de una cruz en la ciu­dad de El Sei­bo.

Co­men­tó que es­ta era una cruz de ébano, cha­pa­da en pla­ta, rea­li­za­da por los apor­tes de la co­mu­ni­dad y que fue re­co­no­ci­da co­mo signo de fe de la pro­vin­cia.

Se­ña­ló que la es­truc­tu­ra de la igle­sia San­ta Cruz por sí so­la ha­bla mu­cho, de­bi­do a la im­por­tan­cia religiosa, cul­tu­ral e his­tó­ri­ca que tie­ne es­te tem­plo pa­ra la pro­vin­cia y que és­ta se apoya en sus tra­di­cio­nes e im­por­tan­cia de la fe que se vi­ve en el mis­mo.

LA MA­JES­TUO­SA AR­QUI­TEC­TU­RA DE LA PA­RRO­QUIA SAN­TA CRUZ

El ar­qui­tec­to Héc­tor de Ve­ras Pa­re­des, des­cri­bió que la igle­sia San­ta Cruz fue cons­trui­da en el si­glo XVII y tie­ne un es­ti­lo co­lo­nial, por­que ese era en el que se cons­truía en Eu­ro­pa, prin­ci­pal­men­te por los es­pa­ño­les en esa épo­ca.

Se­ña­ló que en ese tiem­po esa pa­rro­quia era una de las cons­truc­cio­nes más avan­za­das, con ma­te­ria­les de ar­ci­llas y blo­ques de ba­rro.

Ex­pli­có que edi­fi­ca­da con ma­te­ria­les pe­re­ce­de­ros, y que es­tá cons­ti­tui­do por una plan­ta en for­ma de cruz

Fa­cha­da de ma­jes­tuo­sa igle­sia de San­ta Cruz de El Sei­bo.

El ele­gan­te y lla­ma­ti­vo al­tar de la pa­rro­quia San­ta Cruz de El Sei­bo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.