Ex­per­to in­mo­bi­lia­rio re­co­mien­da “cer­cio­rar­se bien” an­tes de com­prar un te­rreno en La Al­ta­gra­cia

BavaroNews - - IMPACTOS - Bá­va­ro. Gé­ne­sis Pa­che gpa­che@edi­to­ra­ba­va­ro.com

An­te las in­va­sio­nes de te­rre­nos y la re­ven­ta de so­la­res que con cier­ta re­gu­la­ri­dad ocu­rre tan­to en la zo­na de Ve­rón-pun­ta Ca­na co­mo en el res­to de la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia, el abo­ga­do in­mo­bi­lia­rio Jo­sé Mi­guel Martínez Cor­nie­lle re­co­mien­da a los po­si­bles com­pra­do­res ase­so­rar­se y cer­cio­ra­se bien an­tes de ad­qui­rir un in­mue­ble.

Martínez, quien es so­cio de la fir­ma Cor­nie­lle-men­do­za, ubi­ca­da en la Pla­za Pal­ma Real, acon­se­jó a los po­si­bles com­pra­do­res de te­rre­nos que in­ves­ti­guen pri­me­ro si el lu­gar en cues­tión es­tá des­lin­da­do o no, de­pen­dien­do de su con­di­ción ha­brá un pro­ce­di­mien­to a ago­tar.

Las ven­tas frau­du­len­tas de te­rre­nos son el pan de ca­da día en es­ta zo­na, uno de es­tos ca­sos es el que in­vo­lu­cra de­ce­nas de fa­mi­lias en el sec­tor de Vi­lla Eu­ro­pa III, don­de en los úl­ti­mos tres años se han com­pra­do pe­que­ñas par­ce­las que has­ta la fe­cha no se ha de­fi­ni­do quíe­nes son los pro­pie­ta­rios.

Una re­si­den­te de es­ta sec­tor (que pi­dió no ser iden­ti­fi­ca­da) y quien com­pró un so­lar di­jo a es­te me­dio que ha­ce tres años fi­nan­ció un pe­que­ño pe­da­zo de tie­rra don­de cons­tru­yó su ca­sa, pe­ro que ha­ce al­gún tiem­po re­ci­bie­ron la no­ti­cia de que el lu­gar don­de es­ta­ban no le per­te­ne­cía a quien les ven­dió, sino a otra fa­mi­lia.

La se­ño­ra le pa­gó la su­ma de cin­co mil pesos de ini­cial y abo­na­ba 2,500 de for­ma men­sual a tra­vés de una ins­ti­tu­ción ban­ca­ria. Se­ña­ló que en to­tal ha pa­ga­do en­tre 28,000 y 30,000 pesos por el so­lar en don­de cons­tru­yó la ca­sa en don­de re­si­de.

Ha­ce más de un año que de­ja­ron de pa­gar, tan­to ella co­mo otros com­pra­do­res, por­que el con­flic­to con los due­ños y nue­vos due­ños de los te­rre­nos en que vi­ven aún no se ha so­lu­cio­na­do.

Pre­ci­só que nun­ca han fir­ma­do nin­gún con­tra­to de ven­ta con na­die. Co­men­tó que: “la per­so­na que nos ven­dió esos te­rre­nos a no­so­tros su­pues­ta­men­te no es el due­ño, se lla­ma Car­los Al­mon­te, di­cen que los ver­da­de­ros due­ños son la fa­mi­lia Car­pio, pe­ro esa fa­mi­lia nun­ca se ha reuni­do con no­so­tros ni nos ha da­do la ca­ra”.

Se­gún su apre­cia­ción, los com­pra­do­res no sa­ben na­da de lo que su­ce­de con los te­rre­nos que les han ven­di­do, tam­po­co se les ha di­cho que pa­sa­rá con ellos.

La ne­go­cia­ción con el se­ñor Car­los Al­mon­te se ha he­cho a tra­vés de un re­pre­sen­tan­te, los tra­tos han si­do de pa­la­bras, nun­ca sen­ta­ron na­da por es­cri­to. El re­pre­sen­tan­te es la per­so­na que se en­car­gó de me­dir los te­rre­nos y de ven­der­le a los hoy re­si­den­tes en Vi­lla Eu­ro­pa III.

La com­pra­do­ra ex­pli­có que que­da­ron de en­viar el con­tra­to que de­bían, pe­ro que has­ta la fe­cha no ha lle­ga­do. “La úni­ca vez que vi a Car­los Al­mon­te fue un día a las 10:00 de la no­che”, pre­ci­só la se­ño­ra.

TE­RRENO SIN DESLINDE

El abo­ga­do in­mo­bi­lia­rio ex­hor­ta a los com­pra­do­res que, si el te­rreno no es­tá des­lin­da­do, lo pri­me­ro que de­ben ha­cer es so­li­ci­tar­le al ven­de­dor que le dé una car­ta cons­tan­cia y una co­pia de su cé­du­la, lue­go de­be pro­ce­der a con­tra­tar un agri­men­sor pa­ra que ha­ga una in­ves­ti­ga­ción en la que de­be­rá con­fir­mar el es­ta­do ju­rí­di­co, la ubi­ca­ción exac­ta del te­rreno, los me­tros que se es­tán ven­dien­do y que efec­ti­va­men­te la pro­pie­dad es de quien la es­tá ven­dien­do, es­to lo ha­rá pre­gun­tán­do­le a los co­lin­dan­tes.

Con­ti­nua­rá el pro­ce­so so­li­ci­tan­do el Cer­ti­fi­ca­do de Es­ta­do Ju­rí­di­co de la Pro­pie­dad, des­pués una certificación Im­pues­to al Pa­tri­mo­nio In­mo­bi­lia­rio (IPI), que es un im­pues­to anual que se apli­ca so­bre la su­ma to­tal del pa­tri­mo­nio in­mo­bi­lia­rio gra­va­do que tie­nen re­gis­tra­dos las per­so­nas fí­si­cas y Fi­dei­co­mi­sos.

Más ade­lan­te, de­be­rá so­li­ci­tar una certificación en el Tri­bu­nal Ci­vil, La­bo­ral y de Tie­rra, pa­ra ve­ri­fi­car si exis­te li­ti­gio pen­dien­te en con­tra del ven­de­dor y que no pue­da ser vi­si­ble en la Certificación del Es­ta­do Ju­rí­di­co.

Martínez re­co­men­dó tam­bién que lue­go de com­ple­tar los pa­sos an­te­rio­res, el ad­qui­rien­te sus­cri­ba en­ton­ces un con­tra­to de re­ser­va de pro­pie­dad o con­tra­to de pro­me­sa de ven­ta, en el cual se otor­ga un pla­zo de 30 días o más pa­ra rea­li­zar la in­ves­ti­ga­ción del in­mue­ble.

“Mi re­co­men­da­ción a los com­pra­do­res es ad­qui­rir un te­rreno con Cer­ti­fi­ca­do de Tí­tu­lo In­di­vi­dual de la pro­pie­dad en cues­tión”.

Las in­va­sio­nes de te­rre­nos y la re­ven­ta de so­la­res ocu­rren con cier­ta re­gu­la­ri­dad en la zo­na de Ve­rón-pun­ta Ca­na.

Abo­ga­do in­mo­bi­lia­rio Jo­sé Mi­guel Martínez Cor­nie­lle.

Te­rre­nos en Friu­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.