Cie­rre tar­dío mi­nas de agre­ga­dos re­ve­la fa­llas de su­per­vi­sión de Me­dio Am­bien­te

BavaroNews - - PORTADA - Ju­lio Gon­zá­lez jgon­za­lez@edi­to­ra­ba­va­ro.com

Aun­que ese mi­nis­te­rio tie­ne una ofi­ci­na pro­vin­cial cu­yo ra­dio de ac­ción abar­ca a to­da La Al­ta­gra­cia, va­rias mi­nas de­di­ca­das a la ex­trac­ción de are­na, gra­va y ca­li­che, ma­yor­men­te, ope­ra­ron du­ran­te años sin ha­ber con­clui­do el pro­ce­so téc­ni­co pa­ra ob­te­ner los per­mi­sos de aper­tu­ra le­gal de esas can­te­ras.

Re­cien­te­men­te, el Ser­vi­cio Na­cio­nal de Pro­tec­ción Am­bien­tal (Sen­pa) anun­ció el cie­rre de 20 mi­nas, que de ma­ne­ra irre­gu­lar ha­cían ex­trac­ción y trans­por­te de ma­te­ria­les de la cor­te­za te­rres­tre (are­na, gra­va y ca­li­che) en po­bla­dos ubi­ca­dos en las re­gio­nes Es­te y Nor­te del país.

En la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia fue­ron clau­su­ra­das va­rias mi­nas que ope­ra­ban sin per­mi­sos en ope­ra­ti­vos lle­va­dos a ca­bo por agen­tes y ofi­cia­les ads­cri­tos al Sen­pa, en coor­di­na­ción con el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y Re­cur­sos Na­tu­ra­les.

El Sen­pa, al mo­men­to del cie­rre de es­tas mi­nas, ex­pli­có que es­tas com­pa­ñías de ex­trac­ción es­tán ubi­ca­das en Verón, La Otra Ban­da y Ca­be­za de To­ro y que en jor­na­das si­mi­la­res se pro­ce­dió a la clau­su­ra de unas 7 mi­nas en la re­gión Nor­te, en la pro­vin­cia de San­tia­go, es­pe­cí­fi­ca­men­te en el mu­ni­ci­pio de Na­va­rre­te.

An­te es­ta ac­ción, ex­per­tos en ma­te­ria me­dioam­bien­tal con­si­de­ran po­si­ti­va la clau­su­ra de em­pre­sas mi­ne­ras con irre­gu­la­ri­da­des en el te­ma de los per­mi­sos y pa­go de im­pues­tos al Es­ta­do do­mi­ni­cano. Pe­ro que a su vez las ins­ti­tu­cio­nes con com­pe­ten­cia en la su­per­vi­sión de es­tas com­pa­ñías si­guen de­mos­tran­do de­bi­li­da­des en cuan­to al se­gui­mien­to de la per­mi­so­lo­gía y el cum­pli­mien­to de las dis­po­si­cio­nes en Ley 64-00 de Me­dio Am­bien­te y los re­gla­men­tos es­pe­cí­fi­cos de la ac­ti­vi­dad.

Con­ti­núan, ade­más, vien­do con preo­cu­pa­ción el im­pac­to que ge­ne­ran es­tas em­pre­sas, to­man­do en cuen­ta el asun­to de la es­ta­bi­li­dad de los sue­los, por los ni­ve­les de ex­ca­va­ción pa­ra la ex­trac­ción de agre­ga­dos, así co­mo tam­bién con el equi­li­brio de los ríos y man­gla­res, au­na­do a la su­per­vi­ven­cia de es­pe­cies de fau­na y flo­ra en­dé­mi­cas, más en una zo­na de gran po­ten­cia na­tu­ral y tu­rís­ti­co, co­mo la pro­vin­cia La Al­ta­gra­cia.

El bió­lo­go Luís Car­va­jal, con maes­tría en Cien­cias Bio­ló­gi­cas y quien se desem­pe­ña co­mo coor­di­na­dor de la Co­mi­sión Am­bien­tal de la Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de San­to Do­min­go (UASD) y miem­bro de la Aca­de­mia de Cien­cias, con­si­de­ró que la res­pues­ta del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y sus ór­ga­nos ads­cri­tos die­ron una res­pues­ta tar­día al cie­rre de es­tas mi­nas, ya que a su jui­cio es­ta ac­ción de­bió rea­li­zar­se des­de ha­ce mu­cho tiem­po.

“Lo pri­me­ro que hay que to­mar en cuen­ta es la im­por­tan­cia de una zo­na tu­rís­ti­ca y que cual­quier ti­po de ma­ne­jo que pue­da cho­car con cual­quier ti­po de or­de­na­mien­to, es­tá a con­tra­pe­lo de la es­tra­te­gia de desa­rro­llo. No es co­rrec­to que el prin­ci­pal apor­te de una re­gión sea el tu­ris­mo y co­lo­car ele­men­tos que rom­pan el pai­sa­je, que po­ten­cial­men­te da una vi­sión ne­ga­ti­va so­bre los acuí­fe­ros o so­bre otro con­cep­to”, sos­tu­vo.

Car­va­jal pun­tua­li­zó que la eva­lua­ción pa­ra otor­gar con­ce­sio­nes en una de­mar­ca­ción de im­por­tan­cia tu­rís­ti­ca de­be ser más rí­gi­da, que pro­te­ja va­rios com­po­nen­tes na­tu­ra­les co­mo el pai­sa­je y el sue­lo, con­si­de­ran­do la fra­gi­li­dad am­bien­tal de Verón-pun­ta Cana que in­clu­ye as­pec­tos co­mo el cre­ci­mien­to po­bla­cio­nal, ocu­pa­ción del te­rri­to­rio, acuí­fe­ros y otros.

Asi­mis­mo, ex­pli­có que el Es­ta­do no pue­de se­guir dan­do con­ce­sio­nes a com­pa­ñías mi­ne­ras sin dar­le el se­gui­mien­to co­rres­pon­dien­te en torno a las me­di­das que coad­yu­ven a la res­tau­ra­ción de áreas de­gra­da­das, a los fi­nes de que las in­ter­ven­cio­nes gol­peen lo me­nos po­si­ble a los re­cur­sos na­tu­ra­les.

“El Dis­tri­to Verón-pun­ta Cana no pue­de ser con­si­de­ra­do un pun­to pa­ra la ex­trac­ción mi­ne­ra, aun sea pa­ra ma­te­ria­les de la pro­pia zo­na, por­que no se tra­ta de in­su­mos que es­tén es­ca­sos en el país. Es­ta­mos obli­ga­dos a po­ner co­mo prio­ri­dad los es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal, ya que allí de­ben es­tar in­mer­sos has­ta los sec­to­res in­vo­lu­cra­dos co­mo mi­ne­ría, tu­ris­mo y cons­truc­ción”, ma­ni­fes­tó el ex­per­to.

Re­sal­tó que el Es­ta­do tie­ne que ha­cer una eva­lua­ción de las es­tra­te­gias uti­li­za­das pa­ra la in­ter­ven­ción de re­cur­sos na­tu­ra­les, ya que a su jui­cio el no ha­cer­lo re­fle­ja­ría una fal­ta de pla­ni­fi­ca­ción de con­ser­va­ción, y por ello la reac­ción tar­día de las ins­ti­tu­cio­nes con com­pe­ten­cia en la for­mu­la­ción y eje­cu­ción de las po­lí­ti­cas am­bien­ta­les.

SE­GUI­MIEN­TO

Pa­ra el in­ge­nie­ro en geo­lo­gía y mi­nas, Da­niel Que­za­da, quien ade­más se desem­pe­ñó en esa área en el Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te y el Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Re­cur­sos Hi­dráu­li­cos (Indrhi), la me­di­da de cie­rre de com­pa­ñías mi­ne­ras con irre­gu­la­ri­da­des en los per­mi­sos es po­si­ti­va, pe­ro que de­be dár­se­le un se­gui­mien­to cons­tan­te y con­tun­den­te.

“Esas mi­nas a las que se le die­ron esos per­mi­sos nun­ca ter­mi­na­ban el pro­ce­so, por­que ya es­ta­ban pro­du­cien­do y no te­nían la pre­sión de los en­tes. Eso, cuan­do es­tá­ba­mos allí en el mi­nis­te­rio, lo vi­mos, por­que se van unos per­mi­sos pro­vi­sio­na­les a ma­ne­ra de agi­li­zar la ope­ra­ti­vi­dad, pe­ro

lue­go se de­ter­mi­nó no dar es­te ti­po de au­to­ri­za­cio­nes”, pre­ci­só Que­za­da.

En­tien­de que es­tas ac­cio­nes de cie­rre no son del to­do tar­días, por­que el pa­si­vo am­bien­tal es­tá allí y re­quie­re de re­cu­pe­ra­ción, lo cual es acer­ta­do en cuan­to a la pre­sión a las com­pa­ñías mi­ne­ras pa­ra que tra­mi­ten sus per­mi­sos y apli­quen los pla­nes de ma­ne­jo con­tem­pla­dos en los es­tu­dios de im­pac­to am­bien­tal.

De acuer­do a su apre­cia­ción, el Es­ta­do si­gue de­mos­tran­do de­bi­li­da­des en el fiel cum­pli­mien­to de la Ley 64-00 de Me­dio Am­bien­te y así se re­fle­ja en la fal­ta de pla­nes y ac­cio­nes de se­gui­mien­to a las con­ce­sio­nes otor­ga­das, mo­ti­vo por el que lue­go de­tec­tan irre­gu­la­ri­da­des en el te­ma de los per­mi­sos.

“De­be ha­ber un se­gui­mien­to ri­gu­ro­so a esos pro­ce­sos y esa es la par­te dé­bil del Es­ta­do, pa­ra que no ocu­rran es­te ti­po de si­tua­cio­nes, ya que lo pri­mor­dial tie­ne que ser la re­cu­pe­ra­ción de las áreas de­gra­da­das por la ac­ti­vi­dad mi­ne­ra de agre­ga­dos”, se­ña­ló Que­za­da.

El di­rec­tor pro­vin­cial de Me­dio Am­bien­te, Ra­mi­ro Sán­chez Me­lo, pre­ci­só que en La Al­ta­gra­cia el cie­rre de mi­nas se de­bió a que mu­chas de las em­pre­sas del sec­tor no te­nían sus im­pues­tos al día pa­ra la ex­trac­ción de ca­li­che y trans­por­ta­ción.

Afir­mó que en la ac­tua­li­dad las com­pa­ñías mi­ne­ras tra­mi­tan sus pro­ce­sos de per­mi­sos y la car­ta de pa­go de los im­pues­tos, ra­zón por la que mu­chas de es­tas fue­ron clau­su­ra­das has­ta tan­to cum­plan con to­dos es­tos re­qui­si­tos.

“Tie­nen que ges­tio­nar to­do los per­mi­sos y el pa­go de im­pues­tos pa­ra que pue­dan ope­rar; no­so­tros co­mo mi­nis­te­rio es­ta­mos ha­cien­do el se­gui­mien­to que co­rres­pon­de y ha­ce­mos las eva­lua­cio­nes de ri­gor, en aras de dar cum­pli­mien­to a la ley”, di­jo Sán­chez

MI­NE­ROS

Ar­nold Mo­ra­les, en re­pre­sen­ta­ción de los pro­pie­ta­rios y arren­da­ta­rios de mi­nas en el área de Ca­be­za de To­ro, ex­pli­có que son al­re­de­dor de unas sie­te mi­nas las que es­tán en ple­na ope­ra­ción y unas cua­tro las que fue­ron ce­rra­das, al me­nos en es­ta zo­na de Verón-pun­ta Cana.

De­ta­lló que las mi­nas en fun­cio­na­mien­to son Cons­truc­to­ra Mo­ya, Juan de Dios Ro­drí­guez, Juan Mo­ra­les, Wan­der So­ler, Jo­sé Mar­te, Luís Ju­lián Ri­ve­ro y Agre­ga­dos Pun­ta Cana, mien­tras que las que per­ma­ne­cen ce­rra­das por Me­dio Am­bien­te son Fa­mi­lia Or­tiz, Ma­nuel Eu­se­bio, Don Ra­fael y Ju­lio Mo­ta.

Mo­ra­les ase­gu­ró que es­tas com­pa­ñías se es­tán po­nien­do al día con el mi­nis­te­rio y ca­da una de ellas de­be ha­cer un es­tu­dio de im­pac­to am­bien­tal que de­ta­lle una se­rie de ac­cio­nes que per­mi­tan la res­tau­ra­ción de áreas de­gra­da­das.

“No­so­tros co­mo mi­ne­ros nos com­pro­me­ti­mos a re­cu­pe­rar es­tos es­pa­cios y lo es­ta­mos ha­cien­do, es por ello que rea­li­za­mos siem­bras en la zo­na y re­ci­bi­mos las cons­tan­tes ins­pec­cio­nes del Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te. Va­mos pau­la­ti­na­men­te a ir re­fo­res­tan­do to­do el área y dar cum­pli­mien­to a los pla­nes de ma­ne­jo”, ex­pre­só Mo­ra­les.

En mar­zo del año pa­sa­do, es­te en­te del Es­ta­do emi­tió una nue­va re­gu­la­ción es­pe­cí­fi­ca que bus­ca nor­mar, agi­li­zar y tras­pa­ren­tar las au­to­ri­za­cio­nes am­bien­ta­les en ma­te­ria de ex­trac­ción de ma­te­ria­les de la cor­te­za te­rres­tre. En­tre otras con­di­cio­nan­tes, la nor­ma enu­me­ra una do­cu­men­ta­ción bá­si­ca que per­mi­ti­rá la re­gu­la­ri­za­ción de cien­tos de em­pre­sas que han ope­ra­do du­ran­te años y que por tra­bas bu­ro­crá­ti­cas y otras ra­zo­nes rea­li­zan sus ac­ti­vi­da­des sin que ha­yan te­ni­do una su­per­vi­sión efec­ti­va.

Ex­per­tos ase­gu­ran que lue­go que el Es­ta­do otor­gue una con­ce­sión pa­ra la ex­trac­ción de agre­ga­dos, de­be exis­tir un ri­gu­ro­so plan de se­gui­mien­to a las ac­cio­nes re­cu­pe­ra­ti­vas del área afec­ta­da.

En Ca­be­za de To­ro, las mi­nas que fue­ron ce­rra­das por el Sen­pa con­ti­núan sin ope­ra­ción has­ta que se pon­gan al día con Me­dio Am­bien­te.

Luís Car­va­jal, Coor­di­na­dor de Co­mi­sión Am­bien­tal de la UADS.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Dominican Republic

© PressReader. All rights reserved.